Revista Cambio
  • Menú Navegación Menú Navegación
  • Suscribirse Suscribirse
  • Búsqueda
    Buscar
    Cerrar menú
  • Facebook
  • Twitter
  • Instagram
  • Búsqueda
    Buscar
    Cerrar
  • Menú
  • Capital Coahuila
  • Capital Hidalgo
  • Capital Jalisco
  • Capital Morelos
  • Capital Oaxaca
  • Capital Puebla
  • Capital Quintana Roo
  • Capital Querétaro
  • Capital Veracruz
  • Capital México
  • Capital Michoacán
  • Capital Mujer
  • Reporte Índigo
  • Estadio Deportes
  • The News
  • Efekto
  • Diario DF
  • Capital Edo. de Méx.
  • Green TV
  • Revista Cambio
Radio Capital
Pirata FM
Capital Máxima
Capital FM
Digital
Prensa
Radio
TV
CerrarCerrar
CONTACTO Revista Cambio SUSCRÍBETE
Facebook Twitter Youtube
Youtube Twitter Facebook
Cerrar
Revista Cambio
Suscríbase a nuestro newsletter y reciba noticas y promociones exclusivas.
Cine-TV

El cliente

Especial

Hubo dos momentos en la entrega del Oscar en los que se criticó de manera dura a Trump: cuando Gael García habló contra el muro, y en el discurso de agradecimiento por la presea a Mejor Película Extranjera, que finalmente llega a México.

POR Alejandro Alemán Fecha: Hace 2 meses
Facebook Twitter Whatsapp

En la pasada entrega de los premios Oscar, Hollywood no sólo hizo el ridículo al entregar –erróneamente– la presea a Mejor Película, también, y contra todo pronóstico, optó por la tibieza al momento de pronunciarse contra Trump y sus políticas migratorias. Aunque el presentador, Jimmy Kimmel, lanzó algunos dardos, Hollywood en general se replegó de nueva cuenta (como lo hizo al inicio de la campaña) y perdió la oportunidad en el escaparate más importante de la industria, además le permitió a Trump burlarse de ellos mismos en un mensaje por Twitter al día siguiente. “Si no hubieran estado tan preocupados en criticarme, esos errores no hubiera ocurrido”.

Sólo hubo dos momentos que con seriedad se criticó a Trump: cuando Gael García tomó la tribuna para presentar un premio y aprovechó para expresar su descontento contra el muro, y en el discurso de agradecimiento por la presea a Mejor Película Extranjera, misma que ganó –como se esperaba– el iraní Asghar Farhadi.

Farhadi anunció días antes que –como una forma de protestar– no acudiría a la ceremonia ante el peligro de que por su nacionalidad no lo dejaran entrar al país. El director, que ya previamente había ganado un Oscar por su cinta A Separation (2011), envió esta ocasión a una representante quien dio un mensaje escrito por el director. “Siento mucho no estar con ustedes esta noche, mi ausencia es por respeto a mi país y a las seis naciones a las que se les ha faltado el respeto por las leyes antimigratorias de los Estados Unidos”.

“Dividir al mundo entre ‘nosotros’ y ‘el enemigo’ sólo crea miedo […] los cineastas debemos prender nuestras cámaras para capturar las cualidades humanas que nos unen y romper estos estereotipos entre naciones”, finaliza Farhadi.

Aunque queda la impresión de que el triunfo de Farhadi fue por razones políticas, lo cierto es que The Salesman merecía ganar. Sin llegar a las alturas de cintas anteriores, esta nueva película es un absorbente estudio sobre un matrimonio en lento pero seguro deterioro.

Titulada en México como El cliente, en esta cinta conocemos a Emad Etesami (Shahab Hosseini) y Rana (Taraneh Alidoosti), un matrimonio de profesores que además tienen como pasatiempo la actuación. Junto con unos amigos han montado en un teatro local la obra Death of a Salesman de Arthur Miller. A punto de estrenar la obra, la pareja debe mudarse de departamento pues el que habitan está a punto de derrumbarse debido a los trabajos de una obra de construcción aledaña.

Una noche, ya en el nuevo departamento, Rana es atacada luego de dejar entrar a un extraño pensando que se trataba de su marido. Es ahí donde inicia otro derrumbe, el de la relación entre Rana y Emad, pues este último empieza a sospechar que el ataque a su esposa no fue un simple robo, sino que pudo tener incluso un tamiz de ataque sexual.

Siempre filmando en interiores (viejo truco del cineasta para eludir la censura estatal), Farhadi demuestra un dominio absoluto en el manejo de sus actores, al hacer de esto un drama con tintes de thriller en el que no sólo se critica el machismo patético de su personaje (que en realidad es una crítica la machismo de su propio país), sino que además retrata la crisis de pareja en la clase media, donde la confianza y la cordura salen por la ventana cuando el fantasma de los celos y el patetismo viril se apoderan del marido.

Al final es imposible escapar del juego moral en el que te atrapa la cinta, al grado que, como público, por un momento dudamos qué lado tomar (es obvio que se debe buscar una venganza ante la afrenta a la esposa, ¿o no?), no obstante, sin importar los bandos, queda claro que no habrá nada que detenga el derrumbe de este matrimonio, del cual no podrán escapar simplemente cambiándose –una vez más– de departamento. 

#cine#El cliente#Oscar#presea#trump
Comparte Facebook Twitter Whatsapp Comentarios Ver
Comentarios Ver
DESTACADO
Destacado
Cultura

Colecciones de cuatro décadas

Han pasado 40 años desde aquel 25 de mayo, cuando se estrenó la primera de lo qu ... Hace 2 días
Opinión

De lo sublime a la basura

A Neil deGresse y al Potro los separa únicamente un par de canales de televisión ... Hace 3 días
OTRAS NOTAS
1

¿Innovación u optimización?

Hace 3 días
2

Efecto Peluche

Hace 3 días
3

Los otros chilangos

Hace 3 días
4

Buscador de ‘dragoncitos’

Hace 3 días
5

La prosa que nos arrebataron

Hace 3 días
EDICIÓN IMPRESA
Edición Impresa
No hay contenido disponible.
Facebook
Facebook/REVISTACAMBIOMX
Twitter
Twitter/REVISTACAMBIOMX
Revista Cambio
Facebook Twitter Instagram CAPITALMEDIA