Revista Cambio
  • Menú Navegación Menú Navegación
  • Suscribirse Suscribirse
  • Búsqueda
    Buscar
    Cerrar menú
  • Facebook
  • Twitter
  • Instagram
  • Búsqueda
    Buscar
    Cerrar
  • Menú
  • Capital Coahuila
  • Capital Hidalgo
  • Capital Jalisco
  • Capital Morelos
  • Capital Oaxaca
  • Capital Puebla
  • Capital Quintana Roo
  • Capital Querétaro
  • Capital Veracruz
  • Capital México
  • Capital Michoacán
  • Capital Mujer
  • Reporte Índigo
  • Estadio Deportes
  • The News
  • Efekto
  • Capital Edo. de Méx.
  • Green TV
  • Revista Cambio
Radio Capital
Pirata FM
Capital Máxima
Capital FM
Digital
Prensa
Radio
TV
CerrarCerrar
CONTACTO Revista Cambio SUSCRÍBETE
Facebook Twitter Youtube
Youtube Twitter Facebook
Cerrar
Revista Cambio
Suscríbase a nuestro newsletter y reciba noticas y promociones exclusivas.
Cine-TV

Misión imposible: Repercusión

Con un Tom Cruise invulnerable, el escritor y ahora director Christopher McQuarrie dirige una sinfonía portentosa, exuberante, dinámica y divertida; demuestra que el cine de acción, el cine escapista, puede ser una obra de arte sublime

POR Alejandro Alemán Fecha: Hace 5 months
Facebook Twitter Whatsapp

H ablar de Misión imposible es hablar del mito del hombre indestructible, y hoy día no hay estrella tan poderosa como Tom Cruise. Con 55 años de edad, 42 películas filmadas, más de 8 billones recaudados en taquilla durante toda su carrera, Cruise bien podría abandonar ya el cine de acción y tomarse las cosas con calma. Pero no, el actor sabe que ser una estrella de Hollywood requiere compromiso, y no hay nadie más comprometido con el arte de entretener que Tom Cruise.

Heredero espiritual de Buster Keaton, Cruise no sabe de límites: ha escalado el Burj Khalifa (el rascacielos más alto del mundo), ha saltado de un edificio a otro en Shanghai, se ha colgado de la parte externa de un avión en pleno despegue, ha volado aviones F-14 y conducido motocicletas a gran velocidad.

Cruise es de los últimos reductos análogos en una era completamente digital. ¿Pantallas verdes?, ¿efectos por computadora?, Tom no sabe ni quiere saber qué es eso. Está dispuesto siempre a ser él, y no un doble, el que salte al vacío. ¿Necedad?, ¿locura?, por supuesto, sin embargo está convencido de que el ojo humano distingue siempre la diferencia entre lo real y lo digital, sabe que el público aprecia el esfuerzo, sabe que la taquilla se gana a pulso de golpes y no de bytes.

¿Que se rompió el tobillo saltando de una azotea?, no importa, mientras el director no grite “¡Corte!”, Cruise seguirá con la escena como si no pasara nada, ya habrá tiempo de ir al hospital. El show debe continuar.

Poseedor de una habilidad envidiable para rodearse de gente talentosa, Tom Cruise ha trabajado con directores de la talla de Martin Scorsese, Steven Spielberg, Brian de Palma, Francis Ford Coppola, John Woo, Ridley Scott, Tony Scott, Oliver Stone, Barry Levinson, Sydney Pollack, Michael Mann, J.J. Abrams y por supuesto, con el mejor: Stanley Kubrick.

El escritor y ahora director Christopher McQuarrie, se ha ganado a pulso su lugar en esta lista. Si en la pasada entrega, Rogue Nation (2015), rompía el molde con una cinta que se aleja del cliché de Misión imposible, en esta nueva película, Fallout (2018), McQuarrie dirige una sinfonía de acción en 6 actos. Portentosa, exuberante, dinámica y divertida. McQuarrie demuestra en este filme que el cine de acción, el cine escapista, puede ser una obra de arte sublime.

Podría resumir la trama, pero esta es un mero accesorio, un McGuffin que desata el show de ver a Tom Cruise siendo él mismo en escenas de acción imposibles y con una cinematografía que claramente homenajea a los que llegaron antes: Hitchcock, De Palma, Kubrick y –marcadamente– a Christopher Nolan.

Si sólo se puede usar una palabra para describir esta cinta, esa palabra es elegancia. Y es que McQuarrie se da el lujo de filmar secuencias donde, pese a que muestra una brutal pelea a puño limpio, una persecución en motocicleta, lo hace mediante escenas donde los diálogos no se escuchan, donde la música domina, o donde de plano la película se vuelve silente, todo ello sin perder el momentum, sin tornarse aburrido o solemne.

Olvídense de Star Wars, olvídense de Marvel: la mejor película del verano 2018 (y seguramente una de las mejores del año) se llama Misión imposible: Repercusión.

 

Dirección: Christopher McQuarrie.

Guion: Christopher McQuarrie, basado 
en los personajes de Bruce Geller.

Producción: Christopher McQuarrie, 
Tom Cruise, J.J. Abrams. EU, 2018.

Fotografía: Rob Hardy.

Edición: Eddie Hamilton.

Música: Lorne Balfe.

Con: Tom Cruise, Rebecca Ferguson, 
Henry Cavill, entre otros.

#Acción#Alejandro Alemán#cine#Misión Imposible#Repercusión#Tom Cruise
Comparte Facebook Twitter Whatsapp Comentarios Ver
Comentarios Ver
DESTACADO
Destacado
Nación

¿Y los derechos humanos, señor pres ...

No cabe duda de que el nuevo gobierno recibió un país en números rojos en materi ... Hace 1 day
Nación

Nación desconectada

Mientras que tú pides la cena por Uber Eats, hay un montón de gente en México qu ... Hace 1 day
OTRAS NOTAS
1

Derechos ciclistas para dummies

Hace 1 day
2

‘Pues si no te gusta, vete en taxi’ ...

Hace 1 day
3

Proteger a los defensores

Hace 1 day
4

Pintorieta: el cambio de Cambio

Hace 1 day
5

Todos somos personas

Hace 1 day
EDICIÓN IMPRESA
Edición Impresa
No hay contenido disponible.
Facebook
Facebook/REVISTACAMBIOMX
Twitter
Twitter/REVISTACAMBIOMX
Revista Cambio
Facebook Twitter Instagram Capital Media Digital
Aviso de privacidad