Revista Cambio
  • Menú Navegación Menú Navegación
  • Suscribirse Suscribirse
  • Búsqueda
    Buscar
    Cerrar menú
  • Facebook
  • Twitter
  • Instagram
  • Búsqueda
    Buscar
    Cerrar
  • Menú
  • Capital Coahuila
  • Capital Hidalgo
  • Capital Jalisco
  • Capital Morelos
  • Capital Oaxaca
  • Capital Puebla
  • Capital Quintana Roo
  • Capital Querétaro
  • Capital Veracruz
  • Capital México
  • Capital Michoacán
  • Capital Mujer
  • Reporte Índigo
  • Estadio Deportes
  • The News
  • Efekto
  • Diario DF
  • Capital Edo. de Méx.
  • Green TV
  • Revista Cambio
Radio Capital
Pirata FM
Capital Máxima
Capital FM
Digital
Prensa
Radio
TV
CerrarCerrar
CONTACTO Revista Cambio SUSCRÍBETE
Facebook Twitter Youtube
Youtube Twitter Facebook
Cerrar
Revista Cambio
Suscríbase a nuestro newsletter y reciba noticas y promociones exclusivas.
Cine-TV

Oscar 2017: 
con dedicatoria

Twitter

El conflicto de Hollywood con Trump es frontal. La meca del cine occidental depende en gran medida de su flujo comercial con el mundo, de ahí que este año, el foco del evento esté en la política y no en el arte cinematográfico

POR Alejandro Alemán Fecha: Hace 10 months
Facebook Twitter Whatsapp

El cliché suele llamar al Oscar como “el premio que reconoce lo mejor del cine”, pero sólo se requiere una búsqueda elemental en Internet para comprobar que, históricamente, la Academia ha sido consistentemente miope al momento de decidir a qué cinta le levanta el brazo como Mejor Película.

La lista de cintas que han ganado el Oscar, así como la lista de aquellos legendarios filmes y directores que jamás se hicieron de una presea fortalecen el argumento: el Oscar no parece ser un premio que se otorgue al mérito artístico, a lo más es el reconocimiento de una industria que utiliza los premios y la ceremonia misma como una gran vitrina donde se confiere el poder cultural del año. Es, en todo caso, un evento político.

Entendido así, la ceremonia y los premios resultan no sólo más honestos, sino incluso tremendamente efectivos en su función de ser el mensaje anual que lanza la industria de cine en Hollywood tanto a la nación norteamericana, como al mundo entero.

Esta cualidad del Oscar como evento político hace que la ceremonia de este año sea una de las más importantes en la historia y una de las más esperadas. Lo menos relevante en esta ocasión es quién gana (todo indica que será el musical La La Land que, dicho de paso, merece la gran mayoría de las 14 nominaciones que ha alcanzado), lo que verdaderamente importa será el nivel del mensaje que Hollywood enviará al presidente de los Estados Unidos, Donald Trump.

Hollywood llegó tarde y mal a la elección presidencial del año pasado. La industria del cine más poderosa del orbe pecó de ingenuidad al pensar que era imposible que Trump ganara la presidencia. Hasta que el peligro se volvió latente, actores, directores y demás comenzaron a hacer activismo a favor de Hillary Clinton, pero el triunfo de Trump ya era inevitable.

El conflicto de Hollywood con Trump es frontal. La meca del cine occidental depende en gran medida de su flujo comercial con el mundo. Las grandes ganancias de un blockbuster no están en el mercado doméstico, sino en la recaudación con Asia, México, América Latina, países que cada día consumen más cine. Hollywood también depende fuertemente del trabajo inmigrante: actores, directores, fotógrafos y técnicos de todo el mundo que llegan a Los Ángeles convocados por los propios estudios para consumar proyectos importantes. La política de cerrar fronteras y aislarse del mundo es el suicidio para Hollywood.

La industria aprovechará su evento anual para expresar el descontento. Lo ha hecho ya con la lista de nominadas a Mejor Película. No sin sorpresa, en su mayoría se trata de cintas que de una u otra forma parecen tener dedicatoria al presidente y sus políticas migratorias. Va una rápido repaso de las mismas: Arrival (Denis Villeneuve) es una cinta cuyo mensaje principal es no caer en el pánico a la otredad, los aliens (en inglés se usa la misma palabra para nombrar a los que vienen de otro lado) no necesariamente son enemigos; Moonlight (Barry Jenkins), todo un ensayo sobre el racismo latente en Estados Unidos, así como de inclusión y tolerancia a las diferentes preferencias sexuales; Hidden Figures (Theodore Melphi), una cinta que demuestra cómo es que el talento de los migrantes ha hecho grande a los Estados Unidos; Lion (Garth Davis), con un subtexto sobre la importancia de dar asilo a los refugiados; Hacksaw Ridge (Gibson), sobre un soldado con creencias religiosas diferentes que termina volviéndose héroe de guerra.

Hell or High Water (Mackenzie) es, en esta tesitura, la más interesante de todas: un par de ladrones de bancos en el sur de Texas, zona devastada por la economía, la falta de empleo y los bancos que amagan con las hipotecas. Esa es la América profunda, la que supuestamente votó por Trump. La cinta no los condena, al contrario, nos hace pensar si en esas condiciones no era entendible su voto para el ahora presidente.

Hollywood no desperdiciará la ocasión para mandar su mensaje al presidente y este –dado que sus ocupaciones al parecer no lo han despegado de la televisión– seguramente acusará de recibido: esperen algunos tuits amenazantes durante la mañana del día siguiente.

#cine#Donald Trump#Nominadas#Oscar
Comparte Facebook Twitter Whatsapp Comentarios Ver
Comentarios Ver
DESTACADO
Destacado
Mundo

Puntos para entender la cumbre glob ...

Hace 3 hours
Nación

Consumo 3.0 Electrónico e informado ...

Latinoamérica es una de las regiones de mayor crecimiento del e-commerce en el m ... Hace 2 days
OTRAS NOTAS
1

Que la belleza no dañe al planeta

Hace 2 days
2

Despensa sin basura

Hace 2 days
3

EDITORIAL

Hace 2 days
4

Vivir con un Fairphone

Hace 2 days
5

Adicción a las compras

Hace 2 days
EDICIÓN IMPRESA
Edición Impresa
No hay contenido disponible.
Facebook
Facebook/REVISTACAMBIOMX
Twitter
Twitter/REVISTACAMBIOMX
Revista Cambio
Facebook Twitter Instagram Capital Media Digital