Revista Cambio
  • Menú Navegación Menú Navegación
  • Suscribirse Suscribirse
  • Búsqueda
    Buscar
    Cerrar menú
  • Facebook
  • Twitter
  • Instagram
  • Búsqueda
    Buscar
    Cerrar
  • Menú
  • Capital Coahuila
  • Capital Hidalgo
  • Capital Jalisco
  • Capital Morelos
  • Capital Oaxaca
  • Capital Puebla
  • Capital Quintana Roo
  • Capital Querétaro
  • Capital Veracruz
  • Capital México
  • Capital Michoacán
  • Capital Mujer
  • Reporte Índigo
  • Estadio Deportes
  • The News
  • Efekto
  • Diario DF
  • Capital Edo. de Méx.
  • Green TV
  • Revista Cambio
Radio Capital
Pirata FM
Capital Máxima
Capital FM
Digital
Prensa
Radio
TV
CerrarCerrar
CONTACTO Revista Cambio SUSCRÍBETE
Facebook Twitter Youtube
Youtube Twitter Facebook
Cerrar
Revista Cambio
Suscríbase a nuestro newsletter y reciba noticas y promociones exclusivas.
Mundo

Ataque de la nueva generación

Foto: AP

Los nuevos narcóticos sinténticos provocan la más mortífera crisis de adicción en Estados Unidos

POR Revista Cambio Fecha: Hace 8 meses
Facebook Twitter Whatsapp

Por Erika Kinetz / Associated Press

No se sabía lo que había en la bolsita. Era un polvo cristalizado confiscado, agrupado en lo que parecían ser diminutos cubitos de hielo a medio derretir.

Emily Dye, una química de 27 años en el Laboratorio de Sustancias Especiales de la Agencia Antidrogas estadounidense (DEA), no sabía si alguien había perdido la vida al ingerir ese polvo, ni cuánto sería suficiente para matar a una persona.

Lo que sí sabía era esto: cada dos semanas llegaba una droga distinta al laboratorio, algo jamás visto en este gran edificio en Sterling, Virginia. Al analizarlas, se veía que eran opioides sintéticos fabricados para emular al fentanilo, un potente analgésico con 50 veces la fuerza de la heroína.

Este paquete, sospechó Dye, era probablemente una de esas nuevas drogas.

La proliferación de nuevas generaciones de opioides sintéticos ha sido tan feroz que la DEA las considera ahora una categoría distinta de droga, la cual provoca la más mortífera crisis de adicción en la historia de Estados Unidos.

Los estupefacientes llegan principalmente de China, dicen las autoridades de Estados Unidos, aunque Beijing comenta que no hay prueba de ello. Las leyes no se aprueban lo suficientemente rápido para alcanzar la creación de nuevas sustancias.

Tan pronto una sustancia queda prohibida, las mafias inventan una distinta que sí es técnicamente legal y empiezan a venderla por internet a los hogares estadounidenses.

Actualmente mueren más estadounidenses por sobredosis de drogas que por accidentes viales. Casi las dos terceras partes –más de 33 000 solo en el 2015– habían ingerido algún tipo de opioide, ya sea heroína, analgésicos recetados o, lo más reciente, sustancias sintéticas como la U-47700 y la furanyl fentanilo, elaboradas por químicos astutos capaces de mantenerse dentro de la ley.

Hoy en día, son químicos forenses como Dye los que están en el frente de batalla en la guerra contra las drogas, descifran los andamios moleculares de cada sustancia a fin de darle un nombre, rastrearla y regularla.

Con sus manos enguantadas, Dye sostuvo recientemente la bolsita con el polvo misterioso. “Ahora me toca descubrir qué exactamente es esto”, comentó.

Dye tenía una idea sobre cómo empezar. La bolsita había llegado con una nota, la cual decía que probablemente se trataba de fentanilo.

La experta en química alzó un tubo de ensayo con 2 miligramos de fentanilo que tenía en su laboratorio. Parecía estar vacio, pero al verlo con detenimiento se veían unas diminutas partículas de polvo blanco. Esas diminutas partículas son capaces de matar al 99 % de la gente que las ingiera.

Fue hace tres años la primera vez que Dye trabajó con fentanilo . Si lo aspiraba o lo tocaba, podría morir. Era en ese entonces algo sumamente aterrador, y todavía lo es.

“No hay nada más espeluznante que manejar una dosis letal de una sustancia”, comentó la científica, oriunda de Bluefield, Virginia.

Dye tenía todo el equipo protector necesario: anteojos de seguridad, bata de laboratorio cerrada, guantes de goma desechables, máscara para respirar. Siempre tiene cerca una inyección de naloxona, un antídoto para casos de sobredosis. Y en casos como este, nunca trabaja sola.

El Laboratorio de Pruebas Especiales es uno de ocho laboratorios forenses administrados por la DEA. Tienen un diseño práctico y un ambiente académico. A lo largo de sus amplios pasillos, los salones están poblados con máquinas de alta tecnología de las que salen cables y tubos, y lavaderos llenos de frascos secándose. Por doquier se ven letreros con la frase “La seguridad es la prioridad”. Reina un gran silencio.

Allí trabajan 40 químicos. Su trabajo es identificar sustancias decomisadas por la policía en las calles antes de que puedan hacer daño. Una de las sustancias que han identificado es carfentanil, tan potente que era usada como un arma química antes de ser introducida en el mercado norteamericano el verano pasado.

“En estos momentos lo que estamos presenciando es el surgimiento de una nueva generación de opioides en base al fentanilo “, declaró Jill Head, supervisora de Dye. “Usando esa estructura molecular, podría haber gran cantidad de variaciones de esa droga que ni siquiera hemos visto”. Químicos aficionados desde hace años han creado versiones artificiales de cannabis, anfetaminas, cocaína y éxtasis; no obstante, esta nueva generación de narcóticos es mucho más letal.

En el 2012 y el 2013, cuando empezaron a llegar muestras de derivados del fentanilo a la Oficina de la ONU Contra las Drogas y la Violencia en Viena, los expertos las catalogaron como “otras”. Hoy en día esas “otras” son uno de los grupos de drogas de
más rápida proliferación.

“A cada rato surge otro opioide”, comentó Martin Raithelhuber, experto en drogas sintéticas ilícitas en la ONU. Dijo que habrá que crear una nueva categoría para esos nuevos estupefacientes, pero ello tomará tiempo.

Era otra época cuando los químicos forenses como Dye trabajaban con drogas conocidas como metanfetaminas, cocaína, heroína. Narcotraficantes, adictos y la DEA por lo general sabían lo que tenían entre manos.

Sin embargo hoy en día las cosas han cambiado. Vivimos una época dorada de descubrimientos químicos y de uso delictivo.

Los mismos traficantes podrían no saber que la heroína de alta pureza que llega de México ha sido alterada con fentanilo, y así la venden. Los adictos quizás no saben que las pastillas azules de oxycodone que se toman han sido mezcladas con acetylfentanilo .

Si los agentes antidrogas allanan un laboratorio de narcóticos clandestino y venvolar por los aires una nube de polvo blanco, ya no dan por sentado que se trata de cocaína. Lo que hacen es correr.

“Si yo hubiera estado trabajando aquí en una época en que lo que se veía era cocaína, heroína, metanfetamina y marihuana, no hubiera sido tan emocionante”, dijo Dye.

“Ahora vengo a mi trabajo y veo cosas que nunca se han visto antes, y son cosas capaces de matar gente”, agregó.

#DEA#Drogas#Metanfetaminas#Opiaceos#Sintéticas
Comparte Facebook Twitter Whatsapp Comentarios Ver
Comentarios Ver
DESTACADO
Destacado
Nación

¡Que vuelva la naturaleza a la ciu ...

La posibilidad de ver un águila sobrevolar el Viaducto Miguel Alemán es mínima e ... Hace 3 días
Nación

Campeones de la calle

Debajo de un puente, en uno de los municipios más violentos de México, se ha cre ... Hace 3 días
OTRAS NOTAS
1

La ciudad, su gran patio de juego

Hace 3 días
2

Los necios del Tepeyac

Hace 3 días
3

Aquí sigo

Hace 3 días
4

Urbanismo táctico

Hace 3 días
5

Diálogos teatrales

Hace 3 días
EDICIÓN IMPRESA
Edición Impresa
No hay contenido disponible.
Facebook
Facebook/REVISTACAMBIOMX
Twitter
Twitter/REVISTACAMBIOMX
Revista Cambio
Facebook Twitter Instagram Capital Media Digital