Revista Cambio
  • Menú Navegación Menú Navegación
  • Suscribirse Suscribirse
  • Búsqueda
    Buscar
    Cerrar menú
  • Facebook
  • Twitter
  • Instagram
  • Búsqueda
    Buscar
    Cerrar
  • Menú
  • Capital Coahuila
  • Capital Hidalgo
  • Capital Jalisco
  • Capital Morelos
  • Capital Oaxaca
  • Capital Puebla
  • Capital Quintana Roo
  • Capital Querétaro
  • Capital Veracruz
  • Capital México
  • Capital Michoacán
  • Capital Mujer
  • Reporte Índigo
  • Estadio Deportes
  • The News
  • Efekto
  • Capital Edo. de Méx.
  • Green TV
  • Revista Cambio
Radio Capital
Pirata FM
Capital Máxima
Capital FM
Digital
Prensa
Radio
TV
CerrarCerrar
CONTACTO Revista Cambio SUSCRÍBETE
Facebook Twitter Youtube
Youtube Twitter Facebook
Cerrar
Revista Cambio
Suscríbase a nuestro newsletter y reciba noticas y promociones exclusivas.
Mundo

Tus datos valen, ¡y mucho!

24-26

El día que Andrew Lewis tuiteó ‘Si un servicio es gratuito es porque el producto eres tú’ puso el dedo en la llaga de una de las caras más polémicas de las redes sociales y las aplicaciones que usamos a diario: su modelo de negocio, que se basa en la información que les compartimos. ¿Estás listo para saber cuánto vale el mercado de recolección y almacenamiento de datos?

POR Revista Cambio Fecha: Hace 6 months
Facebook Twitter Whatsapp

POR LUCÍA BURBANO

Existe una cita atribuida al usuario de Twitter Andrew Lewis (@andlewis) que dice que “Si un servicio es gratuito es porque el producto eres tú”. Esta es seguramente la frase que mejor define una de las caras más polémicas de las redes sociales, aplicaciones móviles, wearables y otros servicios en línea que empleamos a diario sin pagar nada a cambio, monetariamente hablando; la recolecta y el almacenamiento de datos que generamos cada vez que navegamos en Internet y cuyo valor, según el Foro Económico Mundial, alcanzará el trillón de euros en 2020, lo que equivale a casi el 8 % del producto interno bruto de la Unión Europea (UE).

El mercado justifica su cotización porque los datos individuales permiten la segmentación de compradores y votantes potenciales, así como profundizar en su comportamiento y sus preferencias con el objetivo de influir en su toma de decisiones. Forman parte de la estrategia que permite a las compañías mantener su competitividad ajustando su target, precios, adquisiciones y otras decisiones clave para su negocio. En la actualidad, entre todos producimos 2.5 quintillones de datos al día, y el 90 % de los datos totales se generó en los últimos dos años, una auténtica orgía que posiblemente no hará sino crecer. Normalmente, estos se recolectan luego de que el usuario acepta unos términos y condiciones a menudo ininteligibles, tediosos y extremadamente largos, lo que provoca que se acaten sin leerlos, ajenos a su valor comercial.

El precio que se paga varía en función de lo genérico o detallados que estos sean. Según un estudio del Financial Times, información como la edad, sexo o localización tiene un valor de 0.0005 dólares por persona, mientras que los datos médicos alcanzan los 0.26 dólares. En el momento que Facebook adquirió WhatsApp por 19 billones de dólares, estaba pagando, entre otras cosas, casi 30 dólares por cada uno de los 600 millones de usuarios que la aplicación de mensajería tenía en 2014, cuando se produjo la compra.

El almacenamiento y explotación de estos datos crece cuatro veces más rápido que la economía mundial. No es extraño, pues, que desde hace unos años se les haya bautizado como el nuevo petróleo. De hecho, si comparamos el ranking de las compañías con mayor valor de mercado en 2006 y en 2016, descubriremos que hace una década cinco de ellas pertenecían al sector energético. De las tecnológicas, sólo Microsoft aparecía entre las diez primeras. Ahora, las condiciones han cambiado, y son cinco gigantes de la tecnología de la información –con Apple a la cabeza– las más poderosas por tan solo una energética, Exxon Mobil, según una información del Foro Económico Mundial.

“Los datos se han convertido en una mercancía muy valiosa, y su mercado actual es gigantesco. La diferencia es que el petróleo se extrae del suelo y los datos los generamos nosotros aunque, paradójicamente, no nos beneficiemos de ello. Ha llegado el momento de que el usuario sea recompensado o que al menos participe de este mercado”, afirma Roger Haenni, CEO de Datum.

Repartir el pastel

Datum es una startup suiza nacida en 2017. De momento funciona en modo beta, y en principio acabará de implementarse en junio de 2018, cuando debería estar disponible en formato web y app para Android e iOS. Fue creada con dos objetivos: proveer al usuario y a las empresas un sistema de almacenamiento de datos, así como un mercado de compraventa que permita monetizar la información personal. Según la calculadora de datos de Datum, que se basa en los ingresos medios por usuario de compañías como Twitter, Google, LinkedIn, etcétera, una persona genera un exceso de 2 000 dólares al año con sus datos privados. Aunque esta no es la cantidad que su fundador promete a aquellos que se inscriban, la idea es que la mercantilización de su propia información “cumpla una función similar a la de una renta básica universal; no da para vivir, pero sí para empoderarse económicamente hablando”, explica Haenni.

Si bien esta idea no es completamente novedosa, lo que diferencia a Datum de otros servicios como Datacoup, CitizenMe o Data Wallet –también permiten vender datos en línea– es su arquitectura blockchain, la misma empleada por Bitcoin, y que permite descentralizar el sistema con la finalidad de que no pertenezca a un solo propietario. “Varias empresas han florecido en los últimos cinco años, pero están construidas alrededor de una base de datos centralizada que todavía presenta problemas de gobernanza y confianza. En cambio, blockchain y su distribución paritaria significa que no somos nosotros los que dirigimos esta infraestructura. El sistema se basa en una serie de nodos de almacenamiento encriptados que mantienen el anonimato de los usuarios y sus datos hasta que estos deciden venderlos parcial o totalmente a un tercero”.

Haenni asegura que también es ventajoso para las empresas, ya que al ser el usuario el que sube su datos privados y el que da su consentimiento a una posible venta, la calidad, seguridad y transparencia de los mismos es superior, algo que los intermediarios no siempre pueden garantizar. Estos dos últimos factores serán además de obligado cumplimiento en la UE, cuando a partir del 25 de mayo entre en vigor el Reglamento General de Protección de Datos que protege mejor al usuario y endurece las multas para las empresas que no cumplan la nueva jurisdicción.

En vez de cobrar en divisas, los usuarios de Datum reciben DATs, que son unas fichas que actualmente equivalen a 2 o 3 céntimos de dólar y que pueden intercambiarse por criptomonedas. Como sucede con Bitcoin, el número de DATs se limitará a los 3 000 millones con el propósito de evitar la inflación y la especulación. El monto a recibir depende de la audiencia objetiva que le interese a la empresa compradora, y el usuario podrá elegir si quiere ceder toda su información privada o sólo parte de ella. “De momento, tenemos un caso disponible, que es el envío de un correo electrónico por parte de un banco dirigido a usuarios interesados en criptomonedas y por el que esta entidad paga diez dólares”, explica Haenni.

Una subasta pionera

En 2014, el holandés Shawn Buckles llevó a cabo una pequeña revolución, cuando decidió subastar públicamente sus datos privados mediante una web que habilitó con este propósito. Hasta el 12 de abril de aquel año, quienes lo desearan podían pujar por su calendario, agenda, el contenido de su correo electrónico, las rutas que realizaba en tren, sus preferencias como consumidor o sus conversaciones en línea. En definitiva, su alma digital. “Mi intención era remover el debate sobre el tema de la privacidad”, explica por correo electrónico el escritor y copy de 27 años de edad.

Tras 53 pujas recibidas en el transcurso de una semana, el sitio The Next Web se llevó el paquete completo tras pagar 350 euros y el ofrecimiento de emplear su historia como caso práctico en una conferencia sobre la protección de datos. Una promesa, dice, que el medio cumplió. Para él, es “prácticamente imposible” que alguien pueda proteger nuestra privacidad, que se desglosa en lo digital y cuesta mucho borrar. “Si realmente te importara deberías evitar participar en cualquier novedad tecnológica, lo cual te coloca en una encrucijada”, opina.

Con la finalidad de recopilar sus datos, sólo necesitó tiempo y paciencia, y admite que desde entonces ha cambiado su comportamiento online y offline. “No me suscribo a programas de fidelización al cliente ni empleo servicios de localización basados en el GPS o chats como el de Facebook porque permite que se analicen tus conversaciones privadas con intenciones publicitarias. Entro y salgo de las redes sociales e intento no compartir información a menos que sea absolutamente necesario”, explica.

Buckles dice que jamás concede acceso a terceras partes si no es “un requisito indispensable para su bienestar”. El problema, como él mismo admite, es que cada uno de nosotros es responsable de fijar dónde comienza la línea que marca el comienzo de la privacidad y el final del confort.

Comparte Facebook Twitter Whatsapp Comentarios Ver
Comentarios Ver
DESTACADO
Destacado
Nación

Tobacco free

Hace 12 hours
Nación

Me llamo ____ y soy adicto a la tec ...

¿Sientes que el corazón se te detiene durante unos segundos si sospechas que per ... Hace 13 hours
OTRAS NOTAS
1

El humo blanco también mata

Hace 13 hours
2

Sexo, amor y otras adicciones

Hace 13 hours
3

Cambio de paradigma

Hace 13 hours
4

Pintorieta: adicciones modernas

Hace 13 hours
5

Puentes culturales

Hace 13 hours
EDICIÓN IMPRESA
Edición Impresa
No hay contenido disponible.
Facebook
Facebook/REVISTACAMBIOMX
Twitter
Twitter/REVISTACAMBIOMX
Revista Cambio
Facebook Twitter Instagram Capital Media Digital
Aviso de privacidad