Revista Cambio
  • Menú Navegación Menú Navegación
  • Suscribirse Suscribirse
  • Búsqueda
    Buscar
    Cerrar menú
  • Facebook
  • Twitter
  • Instagram
  • Búsqueda
    Buscar
    Cerrar
  • Menú
  • Capital Coahuila
  • Capital Hidalgo
  • Capital Jalisco
  • Capital Morelos
  • Capital Oaxaca
  • Capital Puebla
  • Capital Quintana Roo
  • Capital Querétaro
  • Capital Veracruz
  • Capital México
  • Capital Michoacán
  • Capital Mujer
  • Reporte Índigo
  • Estadio Deportes
  • The News
  • Efekto
  • Capital Edo. de Méx.
  • Green TV
  • Revista Cambio
Radio Capital
Pirata FM
Capital Máxima
Capital FM
Digital
Prensa
Radio
TV
CerrarCerrar
CONTACTO Revista Cambio SUSCRÍBETE
Facebook Twitter Youtube
Youtube Twitter Facebook
Cerrar
Revista Cambio
Suscríbase a nuestro newsletter y reciba noticas y promociones exclusivas.
Nación

Agresión vs. violencia

POR Laura Cordero Fecha: Hace 9 months
Facebook Twitter Whatsapp

La capacidad de los humanos de razonar nos ha alejado de sentir, al grado de convertirnos en el peor depredador del planeta y sus habitantes, afirma Paulina Rivero Weber, académica de la Facultad de Filosofía y Letras de la UNAM.

Durante su participación en la Cuarta Conferencia Internacional Minding Animals, la investigadora dijo que parte de esta depredación tiene su origen en la diferencia económica y que, por ello, provoca hambre y enfermedad, situación que ocasiona, a su vez, violencia, pobreza, extinción masiva de especies e inseguridad, tanto de los animales humanos y de los animales no humanos.

La agresión es una conducta natural en los animales, para defenderse y sobrevivir, y es totalmente diferente a la violencia. “Es decir, cuando un animal agrede, no mata; lucha para ahuyentar al contrincante, eso lo fundamentó el etólogo austriaco Konrad Lorenz: la violencia no tiene sentido, esta no responde a ningún instinto”, refirió en la conferencia magistral “Violencia, humanismo y zooética”.

En el auditorio Alfonso Caso, la filósofa aclaró que la agresión en sí misma no es un mal, aunque cualquier instinto podría tener terribles consecuencias cuando las condiciones de vida se transforman rápidamente.

De acuerdo con la universitaria, la agresión sin sentido, propia del ser humano, es a lo que debemos llamar violencia, y esta es resultado del alejamiento de la moral natural (presente en los animales). No contar con los mecanismos adecuados nos lleva a destruir el planeta. La agresión en los animales tiene un sentido: conseguir comida, mientras que la violencia indiscriminada en el ser humano no tiene ninguno.

Por último, la académica dijo que la humanidad no es la cúspide de la evolución, sino una de muchas, aunque estamos destruyendo al resto. “Debemos encontrar la manera de revertir esta tendencia violenta, destructiva y autodestructiva, mediante formas constructivas de agresión, es decir ‘ritualizarla’ –tal como lo hacen los animales–, eso nos evitaría lastimar a otros.

Comparte Facebook Twitter Whatsapp Comentarios Ver
Comentarios Ver
DESTACADO
Destacado
Nación

El irresistible mundo de la comida ...

La comida de la calle no discrimina. Profesionistas, gente de distintos oficios ... Hace 2 days
Nación

El sabor de la sustentabilidad

Mi misión era comprar unas truchas, pero luego de hablar con los vendedores que ... Hace 2 days
OTRAS NOTAS
1

El gen mexicano de las garnachas

Hace 2 days
2

¿Lo barato cuesta caro?

Hace 2 days
3

Plataforma 
sin desperdicio

Hace 2 days
4

Disyuntiva alimentaria

Hace 2 days
5

Sobrepeso y obesidad 
en mexicanos

Hace 2 days
EDICIÓN IMPRESA
Edición Impresa
No hay contenido disponible.
Facebook
Facebook/REVISTACAMBIOMX
Twitter
Twitter/REVISTACAMBIOMX
Revista Cambio
Facebook Twitter Instagram Capital Media Digital
Aviso de privacidad