Revista Cambio
  • Menú Navegación Menú Navegación
  • Suscribirse Suscribirse
  • Búsqueda
    Buscar
    Cerrar menú
  • Facebook
  • Twitter
  • Instagram
  • Búsqueda
    Buscar
    Cerrar
  • Menú
  • Capital Coahuila
  • Capital Hidalgo
  • Capital Jalisco
  • Capital Morelos
  • Capital Oaxaca
  • Capital Puebla
  • Capital Quintana Roo
  • Capital Querétaro
  • Capital Veracruz
  • Capital México
  • Capital Michoacán
  • Capital Mujer
  • Reporte Índigo
  • Estadio Deportes
  • The News
  • Efekto
  • Capital Edo. de Méx.
  • Green TV
  • Revista Cambio
Radio Capital
Pirata FM
Capital Máxima
Capital FM
Digital
Prensa
Radio
TV
CerrarCerrar
CONTACTO Revista Cambio SUSCRÍBETE
Facebook Twitter Youtube
Youtube Twitter Facebook
Cerrar
Revista Cambio
Suscríbase a nuestro newsletter y reciba noticas y promociones exclusivas.
Nación

Ciencia para prevenir

POR Revista Cambio Fecha: Hace 4 weeks
Facebook Twitter Whatsapp

Los problemas de conducta en los niños pueden ir desde ignorar las órdenes de padres y maestros, tomar cosas que no le pertenecen, hasta golpear a otras personas. Si estas conductas no se atienden y se resuelven a tiempo, cuando los niños entran en la adolescencia, los problemas pueden escalar y convertirse en situaciones de riesgo, como el consumo de drogas, explica Nancy Amador, psicóloga e investigadora del Instituto Nacional de Psiquiatría “Ramón de la Fuente Muñiz” (INPRFM).

La Encuesta nacional de consumo de drogas, alcohol y tabaco 2016-2017 señala que 6.2 por ciento de los mexicanos entre 12 y 17 años de edad ha consumido drogas ilegales al menos una vez, y que la mediana de edad de inicio de consumo en el país es a los 17.8 años.

Estos datos indican que el momento adecuado para prevenir las conductas adictivas es antes de que los niños entren a la secundaria, comenta Nancy Amador.

Por esta razón, la psicóloga, junto con dos investigadores del instituto, María de Lourdes Gutiérrez López y Jorge Villatoro Velázquez, diseñó y evaluó dos programas de intervención (CAPAS-MX y Huellitas) para prevenir, tratar y reducir los problemas de conducta en escolares y evitar que escalen a problemas más graves en la adolescencia.

Los resultados arrojaron que, de manera individual, los programas ayudan a mejorar la conducta de los niños y además disminuyen los niveles de estrés y la sintomatología depresiva en padres y docentes; pero cuando se aplican en conjunto, la respuesta de niños, padres y docentes es todavía mejor.

“Algo muy importante de estos programas es que su evaluación esté basada en ciencia, pues así como cuando nos tomamos un medicamento y sabemos que es seguro, debemos saber que participar en este tipo de intervenciones es seguro y va a traer un beneficio real”.

Con información de la Agencia Informativa Conacyt.

Comparte Facebook Twitter Whatsapp Comentarios Ver
Comentarios Ver
DESTACADO
Destacado
Mundo

Un sueño de verano

Durante la universidad, era común ver a mis amigos pasar sus vacaciones en Estad ... Hace 4 hours
Nación

Dulce tradición

En Tlaquepaque, una familia que se dedica únicamente a vender dulces típicos del ... Hace 4 hours
OTRAS NOTAS
1

Nuevas sociedades

Hace 4 hours
2

Sopa de migrantes

Hace 4 hours
3

¿Cambio de rumbo?

Hace 4 hours
4

Leyendas 
del gabacho

Hace 4 hours
5

Ser o no ser… del pueblo

Hace 4 hours
EDICIÓN IMPRESA
Edición Impresa
No hay contenido disponible.
Facebook
Facebook/REVISTACAMBIOMX
Twitter
Twitter/REVISTACAMBIOMX
Revista Cambio
Facebook Twitter Instagram Capital Media Digital
Aviso de privacidad