Revista Cambio
  • Menú Navegación Menú Navegación
  • Suscribirse Suscribirse
  • Búsqueda
    Buscar
    Cerrar menú
  • Facebook
  • Twitter
  • Instagram
  • Búsqueda
    Buscar
    Cerrar
  • Menú
  • Capital Coahuila
  • Capital Hidalgo
  • Capital Jalisco
  • Capital Morelos
  • Capital Oaxaca
  • Capital Puebla
  • Capital Quintana Roo
  • Capital Querétaro
  • Capital Veracruz
  • Capital México
  • Capital Michoacán
  • Capital Mujer
  • Reporte Índigo
  • Estadio Deportes
  • The News
  • Efekto
  • Diario DF
  • Capital Edo. de Méx.
  • Green TV
  • Revista Cambio
Radio Capital
Pirata FM
Capital Máxima
Capital FM
Digital
Prensa
Radio
TV
CerrarCerrar
CONTACTO Revista Cambio SUSCRÍBETE
Facebook Twitter Youtube
Youtube Twitter Facebook
Cerrar
Revista Cambio
Suscríbase a nuestro newsletter y reciba noticas y promociones exclusivas.
Nación

La máscara: 100% creación mexicana

Foto: Especial

¿Qué obtienes si mezclas a un luchador irlandés y a un zapatero mexicano, con 17 medidas únicas y un poco de piel de cabra? Descubre cómo esta receta única dio origen al máximo símbolo de la lucha libre

POR Elizabeth Palacios Fecha: Hace 1 mes
Facebook Twitter Whatsapp

Aunque no existe una versión confirmada, algunos historiadores aseguran que los orígenes de la Lucha Libre en México se remontan a épocas poco sospechadas. Se dice que este deporte fue introducido en nuestro país durante la intervención francesa, en el año de 1863.

Toma su nombre del hecho de que en esta disciplina se permiten muchos más movimientos que en la lucha grecorromana, de la cual se desarrolló. La lucha libre se hizo popular en México en la década de 1930.

En esos años hay una fecha grabada en la historia de este deporte, es el 21 de septiembre de 1933, cuando se fundó la empresa más importante de lucha libre en el mundo: la Empresa Mexicana de Lucha Libre.

Si bien este deporte no es estrictamente mexicano, hay algo que sí nació en nuestro país y que ahora es parte esencial de la lucha libre: la máscara.

El uso de máscaras comenzó casi al mismo tiempo, cuando un luchador irlandés que vivía en México, conocido como Ciclón McKey, quiso convertirse en el primer luchador enmascarado.

El Ciclón McKey, quien años más tarde protagonizaría ni más ni menos que la primera función de lucha libre que se dio en la entonces llamada Arena Modelo –hoy Arena México–, empezó usando una máscara de piel de cabra confeccionada para él por un zapatero mexicano llamado Antonio Martínez.

A pesar de que no le gustó el primer diseño, el irlandés comenzó a solicitarle más, y rápidamente otros luchadores lo imitaron y pidieron a Martínez sus propias máscaras.

Víctor Martínez , hijo de aquel humilde zapatero, saca la vieja máscara de piel de cabra de una vitrina donde la guarda como el más preciado tesoro familiar. Hoy él atiende uno de los principales negocios de venta de máscaras profesionales.

El negocio se llama Deportes Martínez, y se ubica en la colonia Doctores, en el centro de la Ciudad de México, a unos pasos de la famosa Arena México. Este lugar es uno de los pocos que aún fabrican máscaras tradicionales de lucha libre en el país.

Produce 450 por semana, a partir de diseños que requieren 17 medidas de la cara del luchador. Las máscaras más económicas confeccionadas por los Martínez cuestan entre 1 500 y 2 000 pesos, sin embargo, hay luchadores que han pedido diseños especiales y por supuesto el costo aumenta, también dependiendo de los materiales, aunque todas están hechas con fibras sintéticas para hacerlas más ligeras y porosas.

A pesar de la disponibilidad de las máscaras chinas, mucho más baratas, Deportes Martínez se ha conservado como el negocio que posee el legendario secreto del diseño de la máscara perfecta, diseño que incluso está patentado como una propiedad industrial. Nadie tiene acceso a las 17 misteriosas medidas que el zapatero Martínez dejó como jugosa herencia a sus hijos y nietos.

Y es que Víctor ahora provee a casi 250 luchadores profesionales en México, y en los últimos años creó un sitio web para vender a los fanáticos de la lucha en todo el mundo.

“Mi padre era un perfeccionista y me dejó ese legado. Es mi responsabilidad mantener su prestigio”, dice Víctor Martínez, sin ocultar ni un poco el orgullo de su apellido.

#Nación#Revista Cambio
Comparte Facebook Twitter Whatsapp Comentarios Ver
Comentarios Ver
DESTACADO
Destacado
Opinión

EDITORIAL

Hace 23 horas
Estados

Educación con futuro

El gobernador de Guanajuato destaca el crecimiento de la cobertura escolar duran ... Hace 7 días
OTRAS NOTAS
1

Juntos se puede lograr

Hace 7 días
2

Mejor movilidad

Hace 7 días
3

Tres cosas que todos debemos reconstru ...

Hace 7 días
4

Campaña emergente

Hace 7 días
5

¿Quieres 
rentar o comprar? 
¡En esto ...

Hace 7 días
EDICIÓN IMPRESA
Edición Impresa
No hay contenido disponible.
Facebook
Facebook/REVISTACAMBIOMX
Twitter
Twitter/REVISTACAMBIOMX
Revista Cambio
Facebook Twitter Instagram Capital Media Digital