Revista Cambio
  • Menú Navegación Menú Navegación
  • Suscribirse Suscribirse
  • Búsqueda
    Buscar
    Cerrar menú
  • Facebook
  • Twitter
  • Instagram
  • Búsqueda
    Buscar
    Cerrar
  • Menú
  • Capital Coahuila
  • Capital Hidalgo
  • Capital Jalisco
  • Capital Morelos
  • Capital Oaxaca
  • Capital Puebla
  • Capital Quintana Roo
  • Capital Querétaro
  • Capital Veracruz
  • Capital México
  • Capital Michoacán
  • Capital Mujer
  • Reporte Índigo
  • Estadio Deportes
  • The News
  • Efekto
  • Capital Edo. de Méx.
  • Green TV
  • Revista Cambio
Radio Capital
Pirata FM
Capital Máxima
Capital FM
Digital
Prensa
Radio
TV
CerrarCerrar
CONTACTO Revista Cambio SUSCRÍBETE
Facebook Twitter Youtube
Youtube Twitter Facebook
Cerrar
Revista Cambio
Suscríbase a nuestro newsletter y reciba noticas y promociones exclusivas.
Nación

Rito de los muertos

POR Revista Cambio Fecha: Hace 3 weeks
Facebook Twitter Whatsapp

Francisco Samaniega Altamirano, arqueólogo adscrito a la coordinación nacional del INHA, realizó una investigación etnográfica entre indígenas coras sobre la celebración del Día de Muertos en las comunidades de Jesús María y Mesa del Nayar, en el municipio de El Nayar.

Refiere que previo al primero de noviembre, a cinco hombres –los más ancianos del lugar– se les impone el nombre de “taboasimas” o muertos, y son vestidos con mortajas exhumadas, permanecen en la catedral de Jesús María y cerca del altar preparado al Rey Nayarit, en el caso de la comunidad de Mesa del Nayar.

La noche del primero de noviembre en ambas comunidades se apagan las luces y se guarda silencio, mientras un hombre sube a la torre de la catedral mestiza e imita el canto del tecolote: la señal con la que inician los rituales.

En Mesa del Nayar se erige un altar gigante con una tela negra colgante que simula el cuerpo de una persona, coronado por un cráneo que, entre los lugareños, se cree que es del último rey indígena cora, Hueitlacatl Tonati, considerado el Huei taboasima o “Gran muerto”.

“A los pies del altar son colocadas veladoras, recipientes con copal, tamales, atole, y a veces miel, a veces calabaza en dulce”, menciona.

Las ofrendas que recogieron los taboasimas durante la noche, y hasta la madrugada luego de recorrer las casas, se llevan al altar.

El ritual del Gran muerto termina el dos de noviembre cuando se reparten las ofrendas entre los pobladores de ambas comunidades y se devuelven a su sitio las mortajas con las que estuvieron vestidos los taboasimas.

“Esta ceremonia se trataría aparentemente de una visión completa del rito de los muertos de tradición mesoamericana y aridoamericana, posiblemente compartido por una parte importante de los indígenas de América del norte y central, entonces encontramos la figura del altar de muertos que hasta ahora se practica en México, y lo que podría ser considerado el antepasado del Halloween en Estados Unidos”, destaca el arqueólogo.

Con información de la Agencia Informativa Conacyt.

Comparte Facebook Twitter Whatsapp Comentarios Ver
Comentarios Ver
DESTACADO
Destacado
Nación

Hecho en casa

Ellas decidieron dar un giro a su vida. Comenzaron a buscar productos más limpio ... Hace 5 days
Nación

El crédito eterno

Natalia sacó su primer tarjeta con un tope de 2000 pesos, pasó la prueba y se ar ... Hace 5 days
OTRAS NOTAS
1

Examen de conciencia

Hace 5 days
2

La maldita obsolescencia programada

Hace 5 days
3

Compras por Internet

Hace 5 days
4

Editorial: Consumo responsable

Hace 5 days
5

Arriba del ring

Hace 5 days
EDICIÓN IMPRESA
Edición Impresa
No hay contenido disponible.
Facebook
Facebook/REVISTACAMBIOMX
Twitter
Twitter/REVISTACAMBIOMX
Revista Cambio
Facebook Twitter Instagram Capital Media Digital
Aviso de privacidad