Revista Cambio
  • Menú Navegación Menú Navegación
  • Suscribirse Suscribirse
  • Búsqueda
    Buscar
    Cerrar menú
  • Facebook
  • Twitter
  • Instagram
  • Búsqueda
    Buscar
    Cerrar
  • Menú
  • Capital Coahuila
  • Capital Hidalgo
  • Capital Jalisco
  • Capital Morelos
  • Capital Oaxaca
  • Capital Puebla
  • Capital Quintana Roo
  • Capital Querétaro
  • Capital Veracruz
  • Capital México
  • Capital Michoacán
  • Capital Mujer
  • Reporte Índigo
  • Estadio Deportes
  • The News
  • Efekto
  • Capital Edo. de Méx.
  • Green TV
  • Revista Cambio
Radio Capital
Pirata FM
Capital Máxima
Capital FM
Digital
Prensa
Radio
TV
CerrarCerrar
CONTACTO Revista Cambio SUSCRÍBETE
Facebook Twitter Youtube
Youtube Twitter Facebook
Cerrar
Revista Cambio
Suscríbase a nuestro newsletter y reciba noticas y promociones exclusivas.
Opinión
Opinión
Impulso progresista

Un despertar 
a medias

POR Aurélien Guilabert Fecha: Hace 1 month
Facebook Twitter Whatsapp

¿Y si hoy volviera a temblar, qué pasaría con respecto a la organización ciudadana? Se recuerda con emoción el voluntariado fulgurante del septiembre pasado. Sin distinción de nivel socioeconómico, entre todas las generaciones, desde otras naciones: el despertar solidario inundó las calles de la capital. Pese a las características intrínsecas de la Ciudad de México, recordadas recientemente en las crónicas compiladas por Héctor de Mauleón en el libro Grandes desastres de la Ciudad de México, la efervescencia social no ha sido canalizada u organizada mediante una respuesta adecuada por parte de las autoridades competentes.

En varios de sus artículos, la Constitución de la CDMX contempla y garantiza la participación social en los procesos de toma de decisión en materia de planeación urbana, a través del Instituto de Planeación, y con base en el apartado del innovador Derecho al Buen Gobierno y a la Buena Administración. Sin embargo, sigue sin existir algún mecanismo de vinculación y organización con el voluntariado de la población, que puede fungir como un capital humano trascendental, pero que a falta de coordinación puede llegar también a entorpecer la eficiencia de los trabajos de las autoridades competentes en caso de desastre.

Si bien las instituciones gubernamentales no han definido todavía algún modelo de cooperación público/privado para la prevención y atención integral de riesgos desde una visión de resiliencia humana, algunas organizaciones sociales y expertos han desarrollado respuestas concretas.

A la fecha, queda pendiente la publicación del Atlas de Riesgos de la Ciudad de México, como bien lo señala la Ley de Reconstrucción, por lo que algunos colectivos de la sociedad civil, como la organización Derecho sin Fronteras, con académicos de la UNAM, ya han presentado algunos fragmentos de su propio Atlas; un Atlas de Riesgos Ciudadano que incluso contiene más datos que el propio Cenapred. El acceso a la información de interés público es un derecho fundamental garantizado en el marco legal vigente local, nacional e internacional.

La información y la educación en materia de prevención y atención integral de riesgos son herramientas indispensables para una sociedad resiliente adecuadamente preparada frente a un contexto de alerta permanente en materia de desastre natural por la situación natural y territorial del Valle de México, especialmente hacia las generaciones jóvenes. Al respecto, y en el marco del anunciado programa Jóvenes Construyendo Futuro, se podría imaginar un modelo de capacitación masivo para personas de entre 16 y 18 años en materia de primeros auxilios y atención integral de riesgos. Dicha capacitación podría también dar pie a una inversión en los cuerpos de bomberos, del ejército o con el propósito de crear una fuerza reservista de personas capacitadas potencialmente disponibles en caso de desastre o emergencia, sobre la base de modelos europeos exitosos.

El colectivo Huerto Roma Verde y la Cuadra A.C. han desarrollado un modelo de laboratorios comunitarios resilientes. La propuesta consiste en instalar espacios verdes sustentables en barrios urbanos que cumplan distintas funciones resilientes: punto de reunión seguro en caso de emergencia, espacio de difusión de sostenibilidad humana y urbana, capacitación y fortalecimiento de habilidades humanas frente al cambio climático y potenciales desastres, organización comunitaria, mitigación medioambiental de los efectos del cambio climático y de la contaminación, etcétera.

El Huerto Roma Verde integra dichas funciones y ha demostrado sus efectos positivos al respecto. Valdría la pena desarrollar un programa piloto de réplica de este espacio, de la mano con la población local y con el conocimiento de los expertos, para impulsar la creación de espacios similares en cada una de las dieciséis demarcaciones territoriales, en cada una de las colonias de nuestra urbe, propensa a las catástrofes naturales.

 

*Fundador de Espacio Progresista, A. C. Asesor en estrategias de políticas públicas, incidencia social  y cooperación internacional.

@aurel_gt

Comparte Facebook Twitter Whatsapp Comentarios Ver
Comentarios Ver
LO ÚLTIMO
Lo Último
Tras bambalinas

El caso de Willy Toledo (II)

POR Rogelio Segoviano Hace 2 daysHace 2 days
Más allá del cliché

Tacos 
El Camello

POR Revista Cambio *Hace 2 days
Impulso progresista

¿Moda, ética 
o necesidad?

POR Aurélien Guilabert Hace 2 daysHace 2 days
Rodada 2.0

¿Al cuerpo lo que pida?

POR Elizabeth Santana *Hace 2 days

Editorial: la comida de la calle en ...

POR Revista Cambio Hace 2 daysHace 2 days
Dinero Para Todos

La industria 
del cine

POR Ricardo Chavero Hace 1 weekHace 1 week
LEYENDAS SEXUALES
Leyendas Sexuales
No hay contenido disponible.
Revista Cambio
Facebook Twitter Instagram Capital Media Digital
Aviso de privacidad