Revista Cambio
  • Menú Navegación Menú Navegación
  • Suscribirse Suscribirse
  • Búsqueda
    Buscar
    Cerrar menú
  • Facebook
  • Twitter
  • Instagram
  • Búsqueda
    Buscar
    Cerrar
  • Menú
  • Capital Coahuila
  • Capital Hidalgo
  • Capital Jalisco
  • Capital Morelos
  • Capital Oaxaca
  • Capital Puebla
  • Capital Quintana Roo
  • Capital Querétaro
  • Capital Veracruz
  • Capital México
  • Capital Michoacán
  • Capital Mujer
  • Reporte Índigo
  • Estadio Deportes
  • The News
  • Efekto
  • Diario DF
  • Capital Edo. de Méx.
  • Green TV
  • Revista Cambio
Radio Capital
Pirata FM
Capital Máxima
Capital FM
Digital
Prensa
Radio
TV
CerrarCerrar
CONTACTO Revista Cambio SUSCRÍBETE
Facebook Twitter Youtube
Youtube Twitter Facebook
Cerrar
Revista Cambio
Suscríbase a nuestro newsletter y reciba noticas y promociones exclusivas.
Opinión
Opinión
Leyendas Sexuales

Calzones usados

Tan popular es la atracción por las esencias de la entrepierna que esos olores han sido envasados para venderlos en forma de espray aromatizante.

POR Rocío Sánchez Fecha: Hace 7 meses
Facebook Twitter Whatsapp

¿Cuántas veces han olido secretamente la ropa interior de su crush/affaire/pareja/amante? Quizás no todos los días, pero sí alguna vez por añoranza, por curiosidad o por una mezcla extraña de repulsión e incontenible atracción, muchos hombres y mujeres han pegado con vehemencia su nariz a ese fragmento de tela.

Hay otras personas que de plano se declaran fetichistas del olor que despide la prenda que ha cubierto los genitales ajenos durante todo un día. Muchas veces oí hablar de mujeres que vendían, en foros en Internet, sus pantaletas (o tangas) usadas. Si había oferta significa que satisfacía una demanda, ¿no es así?

La fascinación por el olor genital no es una perversión ni una desviación por la cual haya que atar a la persona con una camisa de fuerza. Es bastante frecuente. ¿O acaso no has presenciado nunca ese viejo ademán de un hombre olfateando gustoso sus dedos, supuesta o verdaderamente después de haber tocado una vulva?

Tan popular es esta atracción por las esencias de la entrepierna que esos olores han sido envasados para venderlos en forma de espray aromatizante. La estadounidense Casey Scott fundó la compañía Love Juice (El jugo del amor) con el objetivo de ofrecer un producto que aportara esa experiencia sexual intensa a las personas fanáticas de oler ropa interior, pero de una manera más fácil, segura y legal (en vez de andar robando pantaletas en la lavandería, por ejemplo).

La línea, que hizo su gran debut hace un año en la mayor expo de entretenimiento adulto –conocida como AVN–, comenzó con tres distintos aromas a genitales femeninos: Squeaky Clean, es el más suave, pues evoca a una mujer joven, depilada y prácticamente recién bañada. El olor intermedio se llama Oh So Natural y emula a una prenda que ha acumulado el olor de un día normal (un poco de sudor y de humedad, para ser más precisos). Finalmente, el olor más fuerte es Big & Bushy, inspirado en una mujer madura con actitud de dominatriz, que ha llevado puestas sus pantis durante un par de días.
Una opción es comprar el pequeño bote de espray de 5 ml que puede rociarse sobre varias superficies (una revista, la almohada, una prenda). Sin embargo también se puede adquirir un paquete para cada aroma: calzoncitos de algodón vienen con Squeaky Clean, pantis satinadas acompañan a Oh So Natural, y un sexy bikini de encaje llega al ordenar Big & Bushy. De esta forma no se requiere nada al recibir el pedido (se vende por Internet) más que rociar y disfrutar.

Pero eso no es todo, este 2017 la compañía lanzó sus esencias de hombre que vienen en dos variantes y con un giro interesante: una opción es copia del olor de un actor porno gay llamado Armond Rizzo, mientras la otra versión está basada en un bailarín conocido como Cisco. Para su creación, se obtuvieron muestras de estos personajes y se imitó su olor en el laboratorio. Los aromas masculinos también se pueden comprar solos o en paquete (¡ja!) con un bóxer.

Love Juice, según explica Cassey Scott en su sitio web, es un accesorio para la masturbación de hombres y mujeres que viven un fetiche bastante extendido y que puede ser vivido con menos riesgo y más placer. Su uso es tan simple que es posible combinarlo con la masturbación tradicional, con una sesión de videos pornográficos o incluso con los múltiples programas de realidad virtual para adultos que están disponibles hoy en día.
Entonces, que no se diga que en este mundo tecnológico se olvida lo primordial, pues ¿qué puede ser más primordial que el estímulo sexual a través del olfato?

*Periodista especializada en salud sexual
@RocioSanchez

#Casey Scott#Love Juice
Comparte Facebook Twitter Whatsapp Comentarios Ver
Comentarios Ver
LO ÚLTIMO
Lo Último
Leyendas Sexuales

Fuera testículos

POR Rocío Sánchez Hace 3 díasHace 3 días
Tras bambalinas

El Chapo, Penn y Bukowski

POR Rogelio Segoviano *Hace 3 días

Sin miedo

POR Elizabeth Palacios Hace 3 díasHace 3 días

Editorial

POR Elizabeth Palacios *Hace 3 días

Pintorieta: Chapultepec salsero

POR Revista Cambio Hace 4 díasHace 4 días

Editorial

POR Elizabeth Palacios Hace 1 semanaHace 1 semana
LEYENDAS SEXUALES
Leyendas Sexuales

Fuera testículos

POR Rocío Sánchez *Hace 3 días
Revista Cambio
Facebook Twitter Instagram Capital Media Digital