Revista Cambio
  • Menú Navegación Menú Navegación
  • Suscribirse Suscribirse
  • Búsqueda
    Buscar
    Cerrar menú
  • Facebook
  • Twitter
  • Instagram
  • Búsqueda
    Buscar
    Cerrar
  • Menú
  • Capital Coahuila
  • Capital Hidalgo
  • Capital Jalisco
  • Capital Morelos
  • Capital Oaxaca
  • Capital Puebla
  • Capital Quintana Roo
  • Capital Querétaro
  • Capital Veracruz
  • Capital México
  • Capital Michoacán
  • Capital Mujer
  • Reporte Índigo
  • Estadio Deportes
  • The News
  • Efekto
  • Capital Edo. de Méx.
  • Green TV
  • Revista Cambio
Radio Capital
Pirata FM
Capital Máxima
Capital FM
Digital
Prensa
Radio
TV
CerrarCerrar
CONTACTO Revista Cambio SUSCRÍBETE
Facebook Twitter Youtube
Youtube Twitter Facebook
Cerrar
Revista Cambio
Suscríbase a nuestro newsletter y reciba noticas y promociones exclusivas.
Opinión
Opinión
Más allá del cliché

Casa de retiro, casa de terror

POR Revista Cambio Fecha: Hace 3 weeks
Facebook Twitter Whatsapp

POR VALERIA GALVÁN*

Siempre pensé que una casa de retiro para personas de la tercera edad sería la mejor opción para vivir los últimos años de mi vida, en caso de que esta sea longeva.

He pensado varias veces en esto –y pocos lo reflexionan con seriedad–. Muchos no queremos tener hijos, y gran parte de las personas que los tienen “aseguran” que se harán cargo de ellos durante la última etapa de su vida.

Esto lo pensé hasta hace un par de semanas cuando supe de una fuente confiable lo que pasa realmente en uno de estos centros de retiro para personas de la tercera edad. Esta tercera edad que, aunque nos gustaría negarlo, representa un grupo de incapacidad. Alzheimer, ceguera, incapacidad funcional y sordera son las limitaciones a las que se enfrentan las personas mayores, a quienes en muchos casos abandonan porque, según sus familiares, representan una “carga”.

Existe un lugar en los límites del municipio de Tlalnepantla y Atizapán en donde la vida digna para las personas de la tercera edad no tiene lugar.

En los pasillos de este lugar las empleadas chismorrean sobre la vida privada de los dueños. “La cuñada y la esposa se aprovechan del señor”, “antes era diferente con la mamá a cargo”, “el dueño no tiene carácter”, “cobran 20 000 pesos mensuales por cada viejito y no los alimentan bien”.

Lolita es una anciana que hasta hace poco trabajaba; sin embargo, tuvo un accidente que la dejó ciega, y sus familiares optaron por llevarla a la casa de retiro con el fin de que la cuidaran. Lo que no saben es que dentro de ese lugar no la alimentan bien y las empleadas la amarran (órdenes de los responsables) con el propósito de que no se caiga.

Don Ignacio es un hombre que padece esclerosis. Las empleadas comentan que tiene mal carácter por su condición y no se atreven a hablar con él.

El señor Ramón es el único con una habitación VIP. Su “colegiatura” paga los autos y la comodidad de las responsables del centro mejor que las de otros internos. Su habitación es más grande y tiene más “comodidades”.

La lista es larga, pueden ser 50 o 60 ancianos de los cuales más del 50 % ha sido olvidado por sus hijos o nietos. Algunos de estos sólo han ido a visitarlos para que firmen los documentos que los acreditan como dueños de todo lo que “merecen”.

Los habitantes de este lugar son personas que alguna vez tuvieron una vida cómoda, propiedades y una familia; no obstante, quienes están afuera los han declarado incapaces, un estorbo, un bulto que sólo merece ser encerrado bajo el mal cuidado de personas que detestan su trabajo y el hedor que emana de este lugar.

Desde hace unos años, todos hemos estado preocupados por la discapacidad infantil; nos estamos preparando para donar el próximo 8 de octubre a la cuenta 9999. Me pregunto: ¿alguno de los donantes tendrá un familiar en un asilo? En esos lugares se vive una incapacidad olvidada a voluntad. Continuará…

*Buscadora de historias urbanas de sus contemporáneos millennials. Ponte atento, tu historia puede ser la próxima.

@valeria_galvanl

Comparte Facebook Twitter Whatsapp Comentarios Ver
Comentarios Ver
LO ÚLTIMO
Lo Último
Impulso progresista

¿Cambio de rumbo?

POR Aurélien Guilabert Hace 4 hoursHace 4 hours
Más allá del cliché

Leyendas 
del gabacho

POR Revista Cambio *Hace 4 hours
Rodada 2.0

Sentir internacional

POR Elizabeth Santana Hace 4 hoursHace 4 hours
Tras bambalinas

La ruta de Lance (parte I)

POR Rogelio Segoviano *Hace 7 hours

Editorial: más que migrantes

POR Laura Cordero Hace 7 hoursHace 7 hours
Rodada 2.0

Derechos ciclistas para dummies

POR Elizabeth Santana Hace 1 weekHace 1 week
LEYENDAS SEXUALES
Leyendas Sexuales
No hay contenido disponible.
Revista Cambio
Facebook Twitter Instagram Capital Media Digital
Aviso de privacidad