Revista Cambio
  • Menú Navegación Menú Navegación
  • Suscribirse Suscribirse
  • Búsqueda
    Buscar
    Cerrar menú
  • Facebook
  • Twitter
  • Instagram
  • Búsqueda
    Buscar
    Cerrar
  • Menú
  • Capital Coahuila
  • Capital Hidalgo
  • Capital Jalisco
  • Capital Morelos
  • Capital Oaxaca
  • Capital Puebla
  • Capital Quintana Roo
  • Capital Querétaro
  • Capital Veracruz
  • Capital México
  • Capital Michoacán
  • Capital Mujer
  • Reporte Índigo
  • Estadio Deportes
  • The News
  • Efekto
  • Capital Edo. de Méx.
  • Green TV
  • Revista Cambio
Radio Capital
Pirata FM
Capital Máxima
Capital FM
Digital
Prensa
Radio
TV
CerrarCerrar
CONTACTO Revista Cambio SUSCRÍBETE
Facebook Twitter Youtube
Youtube Twitter Facebook
Cerrar
Revista Cambio
Suscríbase a nuestro newsletter y reciba noticas y promociones exclusivas.
Opinión
Opinión
Impulso progresista

Consumo consciente

POR Aurélien Guilabert Fecha: Hace 5 days
Facebook Twitter Whatsapp

¿Cuántos litros de agua fueron contaminados por los alimentos industriales preparados para una comida? ¿Cuánto gana un cafetero de Chiapas por la compra de un café en Starbucks? ¿Cuál es el impacto de una sola persona en materia de huella de carbono y contaminación de suelos por comer diario carne? La consciencia colectiva todavía no responde de manera informada, consciente y responsable en cuanto al consumismo. Los mercados y sus herramientas se han apoderado de las masas en contra de la sostenibilidad ambiental y humana. El consumismo no solamente es el opio del pueblo, también de los Estados y de las autoridades, que no han tomado medidas tajantes con el fin de sentar las bases del consumo responsable.

El Objetivo 12 de la Agenda para el Desarrollo Sostenible de la Organización de las Naciones Unidas apunta la importancia de promover e impulsar acciones de Producción y de Consumo Responsable. Es decir, abogar para un sistema que satisfaga las necesidades humanas basado en la ética, en la sostenibilidad, en la inclusión social, pero sobre todo en la información en cuanto a las consecuencias del uso de los recursos naturales y de los residuos o desechos originados por consumir. Se trata también de difundir y observar el cumplimiento de las aristas del consumo justo; de exigir estructuras laborales dignas y condiciones profesionales que tengan como base irrenunciable una estrategia productiva primordial: la del respeto a los derechos humanos fundamentales.

Las opciones existen. Privilegiar lo local mediante compras a productores o cooperativas agrícolas locales –bajo los lemas del campo o del huerto al plato– contribuyen a reducir la huella de carbono de los traslados y también activa la red de la economía circular. Las recientes campañas de las organizaciones sociales, organismos internacionales como ONU Medio Ambiente, así como el liderazgo político de algunas personas representantes del pueblo han permitido en México promover cada vez más el consumo libre de plástico. En el mismo sentido, la película francesa Demain, de Melanie Laurent y Cyril Dion, plantea alternativas sin caer en un pesimismo catastrofista y relata soluciones adecuadas, desde una perspectiva viable.

Este documental propone un balance del desarrollo terrestre y humano enfatizando acciones concretas posibles con el fin de enfrentar y mitigar los efectos del cambio climático. Varias grandes ciudades globales se han comprometido también a fortalecer las redes de producción y consumo responsable gracias a la apertura de espacios de encuentros entre la oferta y la demanda, ferias de promoción y demás acciones clave con el propósito de empoderar a los actores emergentes del cambio de paradigma bruto capitalista del consumismo tradicional.

No se trata de dejar de consumir, se trata de crear y creer en el efecto transformador de una nueva forma de consumo. Dicha conciencia ya no puede depender solamente de nuestra opinión individual. Por un lado, las autoridades deben tomar las decisiones pertinentes con el objetivo de detonar, acompañar y reforzar las redes de ofertas productivas para el consumo responsable; no únicamente por incentivos fiscales, sino con una normatividad incisiva e indiscutible al respecto. Se tiene que trabajar sobre una propuesta de iniciativa de ley que informe al comprador los impactos de su consumo desde la mercadotecnia y etiquetado de las mercancías.

Y, por otro lado, integrar desde la más temprana edad en el sistema educativo, y a lo largo de las etapas del desarrollo humano, la historia del ciclo de un producto y los valores indispensables del consumo responsable y consciente: solidaridad, justicia social, sostenibilidad y redistribución.

La reflexión, fuera de dogmatismo y basada en la evidencia científica, debe dar lugar a la elaboración constructiva, plural e incluyente de una gran estrategia nacional para el consumo consciente y responsable, con la participación de cada uno de los sectores de la sociedad, con compromisos reales y medibles en el tiempo.

 

Aurélien Guilabert es Fundador de Espacio Progresista, A. C. Asesor en estrategias de políticas públicas, incidencia social  y cooperación internacional.

@aurel_gt

Comparte Facebook Twitter Whatsapp Comentarios Ver
Comentarios Ver
LO ÚLTIMO
Lo Último

Editorial: Consumo responsable

POR Laura Cordero Hace 5 daysHace 5 days
Más allá del cliché

La belleza… ¿cuesta?

POR Revista Cambio *Hace 5 days
Rodada 2.0

Ahorra en bici

POR Elizabeth Santana Hace 5 daysHace 5 days
Rodada 2.0

Mi más sentido bésame

POR Elizabeth Santana *Hace 2 weeks
Impulso progresista

Diseño y paz social

POR Aurélien Guilabert Hace 2 weeksHace 2 weeks
Más allá del cliché

4 días sin agua

POR Revista Cambio Hace 2 weeksHace 2 weeks
LEYENDAS SEXUALES
Leyendas Sexuales
No hay contenido disponible.
Revista Cambio
Facebook Twitter Instagram Capital Media Digital
Aviso de privacidad