Revista Cambio
  • Menú Navegación Menú Navegación
  • Suscribirse Suscribirse
  • Búsqueda
    Buscar
    Cerrar menú
  • Facebook
  • Twitter
  • Instagram
  • Búsqueda
    Buscar
    Cerrar
  • Menú
  • Capital Coahuila
  • Capital Hidalgo
  • Capital Jalisco
  • Capital Morelos
  • Capital Oaxaca
  • Capital Puebla
  • Capital Quintana Roo
  • Capital Querétaro
  • Capital Veracruz
  • Capital México
  • Capital Michoacán
  • Capital Mujer
  • Reporte Índigo
  • Estadio Deportes
  • The News
  • Efekto
  • Diario DF
  • Capital Edo. de Méx.
  • Green TV
  • Revista Cambio
Radio Capital
Pirata FM
Capital Máxima
Capital FM
Digital
Prensa
Radio
TV
CerrarCerrar
CONTACTO Revista Cambio SUSCRÍBETE
Facebook Twitter Youtube
Youtube Twitter Facebook
Cerrar
Revista Cambio
Suscríbase a nuestro newsletter y reciba noticas y promociones exclusivas.
Opinión
Opinión

De la fiesta a 
la conciencia

POR Revista Cambio Fecha: Hace 4 months
Facebook Twitter Whatsapp

POR AURÉLIEN GUILABERT*

Tamaño, color o forma: hoy, los supermercados y sus redes de mercadotecnia han impuesto estereotipos y desarrollado hábitos de consumo hacia la búsqueda permanente de la fruta o la verdura “perfecta”.

A nivel mundial, entre un cuarto y un tercio de los alimentos producidos anualmente para consumo humano se desperdicia. Entre el 40 y el 50 % de dicho desperdicio, que podría alimentar a más de 2 000 millones de personas, son raíces, frutas, hortalizas y semillas oleaginosas, según datos de la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO).

El desperdicio es provocado por la decisión de eliminar los alimentos que todavía son comestibles y nutritivos, y en gran parte por el comportamiento de los vendedores de comida o por los consumidores mismos, en general por estas simples “irregularidades” estéticas.

En México, donde más de 28 millones de personas no satisfacen sus necesidades alimenticias, se sigue despilfarrando aún más que el promedio mundial. El desperdicio  representa 37 % de lo que se produce cada año. Estas cifras pueden alcanzar niveles todavía más dramáticos según el tipo de alimento, como el nopal o el mango (más del 63 % y del 54 % de su producción nacional, respectivamente).

Frente a este contexto, la sociedad civil ha encontrado respuestas solidarias como la red de Bancos de Alimentos que recaban y donan comestibles a 1.2 millones de personas en México. Manchadas, retorcidas, deformadas o golpeadas, las frutas y verduras son muy valiosas y no debería terminar su vida en un bote de basura, pues todavía son una fuente de energía para el consumo humano, animal o para la composta y la generación de biogás en mercados públicos o en casa.

Así es también como en 2012 en Europa nació Disco Sopa, a iniciativa de la organización internacional Slow Food: un acto gastronómico y musical gratuito de protesta. La Disco Sopa consiste en juntar a personas de distintas edades en lugares públicos con el propósito de cocinar con frutas y verduras recolectadas en mercados y destinadas a perderse, al sonido de una programación musical; y celebrar la nueva vida de dichos alimentos mediante una reunión comunitaria de intercambios intergeneracionales, entre distintos grupos sociales hacia un mismo fin: luchar contra el desperdicio. Sopas, ensaladas, guacamole y guisados originales son elaborados en plazas, calles y jardines, y regalados a todos los invitados.

Francia, Grecia, Estados Unidos, Corea del Sur, Brasil y muchos más: Disco Sopa se convirtió en un movimiento internacional de colectivos locales. Cuatro años después de nuestra primera Disco Sopa en México, en el Huerto Roma Verde, se celebrará nuestra próxima Disco Sopa “Niñas y Niños al rescate de alimentos”, en el marco del World Disco Soup Day y del Día del Niño, desde la explanada delegacional de Iztapalapa. El civismo y la conciencia del no desperdicio se inician desde la infancia y con la educación; y mejor aún, a través de la diversión, de la cocina, de la música, del baile y talleres dinámicos sobre la alimentación saludable. Lo único que se necesita: buena onda (y tu tabla y cuchillo por si quieres integrarte al equipo de cocineros voluntarios).

Las soluciones existen, la voluntad también. En Espacio Progresista, de la mano con el colectivo Disco Sopa, proponemos a las autoridades gubernamentales a comprometerse en contra del desperdicio, y en pro de los procesos de economía circular promoviendo la reutilización de residuos como fuente de energía sustentable a través de la composta.

Hagamos de una iniciativa ciudadana festiva una acción de gobierno incluyente. Convoquemos Disco Sopas de manera periódica con las autoridades con el objetivo de fomentar el no desperdicio de alimentos, la cultura sustentable y la concientización cívica para un mayor bienestar común.

*Fundador de Espacio Progresista, A. C. Asesor en estrategias de políticas públicas, incidencia social y cooperación internacional.

@aurel_gt

Comparte Facebook Twitter Whatsapp Comentarios Ver
Comentarios Ver
LO ÚLTIMO
Lo Último
Tras bambalinas

Una noche en 
la Gran Muralla

POR Rogelio Segoviano Hace 7 daysHace 7 days
Rodada 2.0

Amor sin filtros

POR Elizabeth Santana *Hace 7 days
Impulso progresista

Jóvenes por la paz

POR Aurélien Guilabert Hace 7 daysHace 7 days

La pasión de Ameyalli

POR Elizabeth Palacios *Hace 1 week

Editorial: la resiliencia es...

POR Elizabeth Palacios Hace 1 weekHace 1 week
Tras bambalinas

Cine con celular

POR Rogelio Segoviano Hace 2 weeksHace 2 weeks
LEYENDAS SEXUALES
Leyendas Sexuales
No hay contenido disponible.
Revista Cambio
Facebook Twitter Instagram Capital Media Digital
Aviso de privacidad