Revista Cambio
  • Menú Navegación Menú Navegación
  • Suscribirse Suscribirse
  • Búsqueda
    Buscar
    Cerrar menú
  • Facebook
  • Twitter
  • Instagram
  • Búsqueda
    Buscar
    Cerrar
  • Menú
  • Capital Coahuila
  • Capital Hidalgo
  • Capital Jalisco
  • Capital Morelos
  • Capital Oaxaca
  • Capital Puebla
  • Capital Quintana Roo
  • Capital Querétaro
  • Capital Veracruz
  • Capital México
  • Capital Michoacán
  • Capital Mujer
  • Reporte Índigo
  • Estadio Deportes
  • The News
  • Efekto
  • Diario DF
  • Capital Edo. de Méx.
  • Green TV
  • Revista Cambio
Radio Capital
Pirata FM
Capital Máxima
Capital FM
Digital
Prensa
Radio
TV
CerrarCerrar
CONTACTO Revista Cambio SUSCRÍBETE
Facebook Twitter Youtube
Youtube Twitter Facebook
Cerrar
Revista Cambio
Suscríbase a nuestro newsletter y reciba noticas y promociones exclusivas.
Opinión
Opinión
Rocío Sánchez
Leyendas Sexuales

Desnudos metálicos

POR Rocío Sánchez Fecha: Hace 1 year
Facebook Twitter Whatsapp

El cuerpo humano desnudo ha sido desde siempre una fuente de inspiración para el arte. Del mármol de la antigua Grecia al óleo sobre tela de grandes pintores en toda la historia, el desnudo, sobre todo el femenino, ha aparecido sin cesar, aunque no siempre con una carga erótica.

En la mayoría de los casos, uno puede asistir a un museo y admirar cuerpos sin ropa sin mayor problema, pues se considera que las obras de arte son sutiles y estéticas, nada que ver con lo pornográfico que se observa, por ejemplo, en algunos videos o fotografías.

Crear arte de desnudos era lo que se proponía Skye Ferrante, un escultor que vive entre Nueva York, Londres y París. Él no sospechaba el giro que en poco tiempo iba a dar su carrera artística.

Para comenzar, contactó a algunas modelos y se puso a trabajar en la técnica que domina: una especie de dibujos con alambre delgado. Sus obras son como si dibujara todo un cuerpo (o a veces una frase) sin despegar el lápiz del papel, con una línea continua, pero esa línea es alambre.

Con esta técnica es capaz de elaborar retratos sugestivos, de un tamaño más bien pequeño que cabe, digamos, en la superficie de una almohada.
Según la historia que dio a conocer el New York Times, una de las modelos de Ferrante era trabajadora sexual de alto nivel (de las llamadas escorts), y le dijo que seguramente a uno de sus adinerados clientes le encantaría adquirir su escultura/retrato. Le propuso al artista que, si convencía al comprador, se irían a mitad con las ganancias. Ella le habló a su cliente sobre el trabajo artístico y este adquirió la pieza por 10 mil dólares.

De esta forma corrió rápidamente la voz, y cada vez más de sus modelos –aquellas que se dedicaban al comercio sexual, que eran unas 75– hacían este tipo de tratos con sus clientes, quienes con frecuencia se mostraban encantados con la idea. Al autor le pareció una excelente forma de correduría de arte, pues se eliminaba la necesidad de un intermediario y las mujeres lograban posicionar sin más problemas cada pieza con el comprador adecuado.

Incluso algunos clientes de estas chicas –además de otras personas que no tenían nada que ver con el negocio– comenzaron a pedirle a Ferrante que les hiciera un retrato. ¿Soy yo o esto tiene mucha similitud con la necesidad del ser humano de preservar su efigie en una obra de arte, tan socorrida desde los griegos hasta la realeza europea? La única diferencia es que, en este caso, las y los retratados no necesariamente ostentan poder político, aunque sí económico (digo, si cada pieza va a costar 
10 mil billetes verdes…).

Si bien los retratos no tienen calidad fotográfica, sí son lo suficientemente precisos para delinear algunos rasgos de quien modela. Por esto cada vez más clientes del trabajo sexual se interesaron en ellos: podían llevarlos a su casa, colgarlos en la pared de la sala y contar con la abierta aprobación de sus esposas sin que ellas llegaran a sospechar nada sobre sus infidelidades.

Es evidente que este ejercicio encierra el morbo de llevar la escultura de un cuerpo que el esposo identifica perfectamente, que le trae recuerdos y que le puede dar incluso una sensación de triunfo mientras ve que su mujer sonríe y le dice “qué bello trabajo”. Yo a esto, honestamente, le llamaría cinismo, pero seguramente habrá quien le llame de otra forma.

Si quiere conocer más sobre el trabajo de Skye Ferrante o si quiere invertir sus dolaritos en una pieza de arte, puede encontrarlo en la red social Instagram con el nombre 
@Manofwire.

*Periodista especializada en salud sexual

#Chicas#Cuerpo humano#grecia#leyendas#Rocío Sánchez#sexuales#Skye Ferrante
Comparte Facebook Twitter Whatsapp Comentarios Ver
Comentarios Ver
LO ÚLTIMO
Lo Último

EDITORIAL

POR Elizabeth Palacios Hace 16 hoursHace 16 hours
Leyendas Sexuales

Ejercicio pélvico 2.0

POR Rocío Sánchez *Hace 16 hours
Dinero Para Todos

Invertir 
en tus hijos

POR Ricardo Chavero Hace 16 hoursHace 16 hours

Regalos bien planeados

POR Revista Cambio *Hace 16 hours
Tras bambalinas

Sueños 
guajiros

POR Rogelio Segoviano Hace 16 hoursHace 16 hours

Buen viaje

POR Revista Cambio Hace 7 daysHace 7 days
LEYENDAS SEXUALES
Leyendas Sexuales

Ejercicio pélvico 2.0

POR Rocío Sánchez *Hace 16 hours
Revista Cambio
Facebook Twitter Instagram Capital Media Digital