Revista Cambio
  • Menú Navegación Menú Navegación
  • Suscribirse Suscribirse
  • Búsqueda
    Buscar
    Cerrar menú
  • Facebook
  • Twitter
  • Instagram
  • Búsqueda
    Buscar
    Cerrar
  • Menú
  • Capital Coahuila
  • Capital Hidalgo
  • Capital Jalisco
  • Capital Morelos
  • Capital Oaxaca
  • Capital Puebla
  • Capital Quintana Roo
  • Capital Querétaro
  • Capital Veracruz
  • Capital México
  • Capital Michoacán
  • Capital Mujer
  • Reporte Índigo
  • Estadio Deportes
  • The News
  • Efekto
  • Diario DF
  • Capital Edo. de Méx.
  • Green TV
  • Revista Cambio
Radio Capital
Pirata FM
Capital Máxima
Capital FM
Digital
Prensa
Radio
TV
CerrarCerrar
CONTACTO Revista Cambio SUSCRÍBETE
Facebook Twitter Youtube
Youtube Twitter Facebook
Cerrar
Revista Cambio
Suscríbase a nuestro newsletter y reciba noticas y promociones exclusivas.
Opinión
Opinión
Leyendas Sexuales

Después del amor

Lo que viene después del coito es, a veces, tan importante como el sexo mismo

POR Rocío Sánchez Fecha: Hace 3 meses
Facebook Twitter Whatsapp

Los encuentros sexuales no terminan con los orgasmos. Puede haber sido un acostón espectacular, pero algo que pasa después del sexo podría echarlo todo a perder. En contraste, casi nunca sucede al revés; es decir, cuando el sexo ha salido muy mal, prácticamente no hay nada que pueda suceder después que sea capaz de reparar el mal rato.

El punto es que lo que viene después del coito es, a veces, tan importante como el sexo mismo. No es igual quedar los dos con una sonrisa en los labios y comenzar a intercambiar caricias y comentarios halagadores, que darse la media vuelta y comenzar a roncar, o levantarse y vestirse de prisa porque no se siente la suficiente comodidad como para esperar a recuperar el aliento.

El momento inmediato posterior a la relación sexual no es ni tendría por qué ser igual para todos los casos, relaciones o personas. Por ejemplo, sabemos que amor y sexo son dos elementos independientes, No obstante es cierto que para muchas personas es requisito que ambos vayan juntos. Para otras, en cambio, es fácil separar una entidad de la otra y eso posiblemente cambie la actitud que se tiene hacia la pareja íntima después de haber culminado la relación.

Lo curioso del asunto es que, dado que no se ha estudiado –como tantos otros temas de la sexualidad–, cada uno de nosotros da por hecho que la reacción propia y, en todo caso, la de la pareja, es la “normal” y que no existen otras posibilidades. No está de más decir que no es así.

El estereotipo más común es que los hombres sientan una tremenda somnolencia después del sexo. No digo que esto sea un invento, pues hay una causa hormonal para ello, pero también es verdad que no todos los hombres se quedarán dormidos automáticamente una vez que han eyaculado; esa es sólo una posibilidad. Para el caso de las mujeres, mientras algunas pueden experimentar un grado alto de relajación y conciliar el sueño, otras se sentirán más alertas que cuando sonó su despertador esa misma mañana.

Existe también una forma de reaccionar que les permite a los involucrados sentirse más entusiasmados y felices: las llamaremos pláticas filosóficas postcoito. Suelen presentarse cuando una relación empieza, o bien, cuando el sexo es casual pero resulta que el compañero o compañera de cama también es un excelente conversador. ¿Nunca te has quedado horas desnudo, dando vueltas por todo el colchón, hablando de películas, libros o países favoritos, en una charla que no quisieras terminar nunca? Es un lapso en donde, definitivamente, ninguno de los dos tiene sueño.

Sin embargo, también hay un escenario contrario donde aparece una sensación de vacío y que, por lo que hasta ahora se sabe, es algo frecuente: la disforia postcoital. Este es el término psicológico para designar a la tristeza y melancolía que alguien puede sentir después del sexo. Ha sido asociado más con las mujeres, pero esto puede deberse a que nosotras somos más propensas a expresar nuestras emociones, y no significa que a los hombres no les pase. Según algunos sexólogos, la disforia postcoital puede tener su origen en sentimientos negativos que ya estaban ahí antes a la relación sexual, como hacerlo bajo presión, cargar con culpa, sentirse utilizado o haber vivido episodios de violencia sexual durante la infancia.

Lo cierto es que este trastorno no ha sido estudiado en profundidad y lo que se puede recomendar a una persona que lo sufra con frecuencia es que consulte a un terapeuta sexual que pueda ayudarla a sanar aquello que no la deja disfrutar el sexo desde el principio hasta el fin.

* Periodista especializada en salud sexual.
@RocioSanchez

Comparte Facebook Twitter Whatsapp Comentarios Ver
Comentarios Ver
LO ÚLTIMO
Lo Último

Editorial

POR Elizabeth Palacios Hace 6 díasHace 6 días
Tras bambalinas

Escuela de músicos

POR Rogelio Segoviano *Hace 6 días
Leyendas Sexuales

Papacitos

POR Rocío Sánchez Hace 6 díasHace 6 días
Lecciones de Dharma

Aquí dejo mi primera vida

POR Dharma Queen *Hace 6 días
Dinero Para Todos

Costear la paternidad

POR Ricardo Chavero Hace 6 díasHace 6 días

Editorial

POR Revista Cambio Hace 2 semanasHace 2 semanas
LEYENDAS SEXUALES
Leyendas Sexuales

Papacitos

POR Rocío Sánchez *Hace 6 días
Revista Cambio
Facebook Twitter Instagram CAPITALMEDIA