Revista Cambio
  • Menú Navegación Menú Navegación
  • Suscribirse Suscribirse
  • Búsqueda
    Buscar
    Cerrar menú
  • Facebook
  • Twitter
  • Instagram
  • Búsqueda
    Buscar
    Cerrar
  • Menú
  • Capital Coahuila
  • Capital Hidalgo
  • Capital Jalisco
  • Capital Morelos
  • Capital Oaxaca
  • Capital Puebla
  • Capital Quintana Roo
  • Capital Querétaro
  • Capital Veracruz
  • Capital México
  • Capital Michoacán
  • Capital Mujer
  • Reporte Índigo
  • Estadio Deportes
  • The News
  • Efekto
  • Capital Edo. de Méx.
  • Green TV
  • Revista Cambio
Radio Capital
Pirata FM
Capital Máxima
Capital FM
Digital
Prensa
Radio
TV
CerrarCerrar
CONTACTO Revista Cambio SUSCRÍBETE
Facebook Twitter Youtube
Youtube Twitter Facebook
Cerrar
Revista Cambio
Suscríbase a nuestro newsletter y reciba noticas y promociones exclusivas.
Opinión
Opinión
kiko

Dios ha resucitado

POR Revista Cambio Fecha: Hace 2 years
Facebook Twitter Whatsapp

Mientras escribo estas líneas, veo desde mi ventana una masa compacta y multicolor de tiendas de campaña. Afganos, sirios, iraquís se desperezan bajo los tibios rayos del sol parisino. En mi barrio, el Canal san Martin, barrio también de los atentados del 13 de noviembre, se han instalado desde hace varios meses tres mil migrantes venidos de países en guerra con occidente. Hace más de treinta años que vivo en París y nunca he visto nada igual.

Llegué de Madrid con 23 años, en 1985; huía de la noche y la movida madrileñas. Trabajé de pintor de brocha gorda, transportista, camarero. Luego dirigí espectáculos grotescos y en 1996 fundé con un amigo una galería de arte independiente. Hace dos años, publiqué un libro escrito en francés que enseguida la editorial mexicana Sexto Piso tradujo al castellano, Arde Madrid.

Todo el mundo en el mundo se acuerda de lo que hacía el 11 de septiembre del 2001; todos los parisinos saben donde estaban el 13 de noviembre del 2015. Todos menos los muertos, claro. Donde estuve yo, es anecdótico. Lo que nunca olvidaré es el vacío y el silencio de las calles del día después. Habíamos entrado en el infierno. Dios, que según Nietzsche había muerto, resucitaba aquella tarde con una kalashnikov en la mano. Desde entonces, no habría en Francia una conversación, un programa de radio o de televisión, una mirada en la calle sin que se insinuara el dios único y sus tres avatares: musulmanes, judíos y cristianos. Los valores humanistas se habían ahogado en el baño de sangre de aquel otoño.

“¡Francia está en guerra!”, pronunció François Hollande, el presidente francés, pocos minutos después de la masacre. ¿En guerra contra quién? ¿Contra una banda de desesperados kamikazes que además habían nacido aquí? ¿Una guerra civil? Eso era lo más terrible: los asesinos eran franceses o belgas, se vestían igual, frecuentaban las mismas terrazas, las mismas discotecas. Eran tan iguales que podrían haber sido ellos mismos sus propias victimas.

A las pocas horas, el presidente identificó otro enemigo de la patria: el Estado Islámico. Mandó el portaaviones Charles de Gaulle para bombardear desde el aire a… no sabía muy bien a quién, mas para bombardear a alguien y que no se dijera que se había quedado con los brazos cruzados. En Occidente, todo lo resolvemos con tanques y aviones que luego vendemos a los países pobres que luego volvemos a bombardear para que una vez destruidos los podamos reconstruir (con su dinero, claro). En aquellos momentos, la extrema derecha no se pronunciaba mucho. Ya lo hacían bastante todos los demás: periodistas, políticos, prelados…

Pese a los confusos sentimientos de pena, rabia e impotencia, los parisinos no se han dejado llevar por la sed de venganza y el racismo. Les es imposible dar un sentido a lo incomprensible, pero han vuelto a ocupar las terrazas, a salir hasta tarde, a ir al cine y al teatro. Después de un año, la sangre no está todavía coagulada. La gente no olvida, pero continúa su vida. En mi barrio, los vecinos bajan colchones, abrigos, comida, se solidarizan con los miles de refugiados que en la calle ven llegar el invierno.

Francia es un país doble: el de la monarquía y el de la revolución; el de la colaboración con los nazis y el de la resistencia; el colonialista y el de la revolución del 68. Hoy vivimos una nueva etapa regresiva y reaccionaria: religiosos de todo tipo y extremistas vuelven a dominar el debate. El 13 de noviembre no solo hubo 130 muertos, sino que cayó herido mortalmente el espíritu de Voltaire. No sé cuándo volverá a levantarse, si se levanta.

*Escritor madrileño residente en París. Director de la galería de arte parisina ÉOF y autor de la novela Arde Madrid.

#bombardeo#columna#kiko#madrid#opinión#París#resistencia
Comparte Facebook Twitter Whatsapp Comentarios Ver
Comentarios Ver
LO ÚLTIMO
Lo Último
Dinero Para Todos

La industria 
del cine

POR Ricardo Chavero Hace 6 daysHace 6 days
Rodada 2.0

Una cámara 
en el casco

POR Elizabeth Santana *Hace 6 days
Más allá del cliché

Lentejuelas 
en el ropero

POR Revista Cambio Hace 6 daysHace 6 days
Impulso progresista

Memoria histórica

POR Aurélien Guilabert *Hace 6 days

Editorial: historias fuera del pape ...

POR Laura Cordero Hace 7 daysHace 7 days
Tras bambalinas

El caso de Willy Toledo (I)

POR Rogelio Segoviano Hace 7 daysHace 7 days
LEYENDAS SEXUALES
Leyendas Sexuales
No hay contenido disponible.
Revista Cambio
Facebook Twitter Instagram Capital Media Digital
Aviso de privacidad