Revista Cambio
  • Menú Navegación Menú Navegación
  • Suscribirse Suscribirse
  • Búsqueda
    Buscar
    Cerrar menú
  • Facebook
  • Twitter
  • Instagram
  • Búsqueda
    Buscar
    Cerrar
  • Menú
  • Capital Coahuila
  • Capital Hidalgo
  • Capital Jalisco
  • Capital Morelos
  • Capital Oaxaca
  • Capital Puebla
  • Capital Quintana Roo
  • Capital Querétaro
  • Capital Veracruz
  • Capital México
  • Capital Michoacán
  • Capital Mujer
  • Reporte Índigo
  • Estadio Deportes
  • The News
  • Efekto
  • Diario DF
  • Capital Edo. de Méx.
  • Green TV
  • Revista Cambio
Radio Capital
Pirata FM
Capital Máxima
Capital FM
Digital
Prensa
Radio
TV
CerrarCerrar
CONTACTO Revista Cambio SUSCRÍBETE
Facebook Twitter Youtube
Youtube Twitter Facebook
Cerrar
Revista Cambio
Suscríbase a nuestro newsletter y reciba noticas y promociones exclusivas.
Opinión
Opinión
Foto: Especial
Tras bambalinas

Doña Urraca 
y el Santo Grial

POR Rogelio Segoviano Fecha: Hace 3 months
Facebook Twitter Whatsapp

En el norte de España, muy cerca de Oviedo, Gijón y el Golfo de Vizcaya, se localiza León, una de las ciudades más hermosas de Europa, donde sobresale la arquitectura medieval y se pueden admirar impresionantes castillos. Pero si algo más llama la atención en esta ciudad, es el Museo de San Isidoro, una parada obligada para los turistas.

La visita al museo incluye el acceso al Panteón de los Reyes, conocido mundialmente como la Capilla Sixtina del Románico por sus elaborados frescos en un excepcional estado de conservación.

El museo muestra también una valiosa selección de piezas procedentes, en su mayoría, de donaciones reales, entre las que se encuentran el Arca de los Marfiles (siglo XI), la Arqueta de Limoges (siglo XII) y la Arqueta de San Isidoro (siglo XI).

También se puede conocer la excepcional biblioteca del museo, compuesta por más de 300 incunables, 800 pergaminos y 150 códices, siendo una de las piezas más destacadas la Biblia visigótico-mozárabe del siglo X. Asimismo, el visitante puede apreciar otros volúmenes de gran valor como la Biblia románica del siglo XII, el Códice Morales de Job, el Chronicon mundi y la obra de Santo Martino.

La visita al Museo de San Isidoro finaliza en el claustro románico más antiguo de España, donde se celebraron, al comienzo del reinado de Alfonso IX, las Cortes de León de 1188, cuyos Decreta (o Carta Magna Leonesa), han sido reconocidos por la Unesco como “el testimonio documental más antiguo del sistema parlamentario europeo”, lo cual concedió a León el distintivo de Memoria de la Humanidad y convirtió a la ciudad en Cuna del Parlamentarismo.

Sin embargo, a pesar de que cuenta con todos esos tesoros, desde hace tres años el Museo de San Isidoro se ha transformado en el centro de atención del cristianismo, pues de acuerdo con una investigación realizada por Margarita Torres y José Miguel Ortega, dos de los más reconocidos historiadores de arte medieval en el mundo, se asegura que en una de sus vitrinas se encuentra escondido (y a la vista de todos, paradójicamente) uno de los objetos más buscados por el hombre en los últimos dos mil años: El Santo Grial, la copa en la que Jesús bebió durante la última cena y que se manchó de su sangre cuando fue crucificado.

Ahora, la estrella del museo es una copa de madera recubierta con láminas de oro y decorada con piedras preciosas, que hasta hace poco era conocida como el cáliz de doña Urraca, por haber pertenecido originalmente a la infanta doña Urraca, hija del rey Fernando I.

Así, luego de la publicación de Los reyes del Grial, la enigmática joya de la orfebrería medieval pasó de exhibirse en una vitrina con el resto del tesoro del museo a brillar en solitario. Los visitantes se la encuentran ahora, entre exclamaciones de admiración, en el centro de una sala con temperatura controlada, protegida por cristales antibalas y cuidadosamente iluminada desde todos los ángulos.

Según el libro de Torres y Ortega, el Santo Grial se encontraba originalmente en la Iglesia del Santo Sepulcro, en Jerusalén; luego fue enviado a Egipto y de ahí llegó a las manos del emir de la taifa de Denia (una ciudad árabe en España), quien se lo obsequió al rey Fernando I, el gobernante más poderoso de la península ibérica. El rey, a su vez, se lo heredó a su hija, doña Urraca. Para ponerlo en contexto, todo esto sucedió unos 450 años antes del descubrimiento de América.

La polémica y las acusaciones de fraude no se han hecho esperar, sin embargo, en el último año el museo de San Isidoro ha incrementado 50 % su número de visitantes, el libro ya va en su quinta reedición, los actores Jim Caviezel y María de Medeiros ya iniciaron el rodaje de esa historia para llevarla al cine, y hasta una pastelería local vende “chocogriales”, réplicas comestibles del cáliz de Cristo. 

*Periodista especializado en cultura.

@rogersegoviano.

Comparte Facebook Twitter Whatsapp Comentarios Ver
Comentarios Ver
LO ÚLTIMO
Lo Último

EDITORIAL

POR Elizabeth Palacios Hace 4 daysHace 4 days
Leyendas Sexuales

Ejercicio pélvico 2.0

POR Rocío Sánchez *Hace 4 days
Dinero Para Todos

Invertir 
en tus hijos

POR Ricardo Chavero Hace 4 daysHace 4 days

Regalos bien planeados

POR Revista Cambio *Hace 4 days
Tras bambalinas

Sueños 
guajiros

POR Rogelio Segoviano Hace 4 daysHace 4 days
Dinero Para Todos

Millonarios 
de papel

POR Ricardo Chavero Hace 2 weeksHace 2 weeks
LEYENDAS SEXUALES
Leyendas Sexuales

Ejercicio pélvico 2.0

POR Rocío Sánchez *Hace 4 days
Revista Cambio
Facebook Twitter Instagram Capital Media Digital