Revista Cambio
  • Menú Navegación Menú Navegación
  • Suscribirse Suscribirse
  • Búsqueda
    Buscar
    Cerrar menú
  • Facebook
  • Twitter
  • Instagram
  • Búsqueda
    Buscar
    Cerrar
  • Menú
  • Capital Coahuila
  • Capital Hidalgo
  • Capital Jalisco
  • Capital Morelos
  • Capital Oaxaca
  • Capital Puebla
  • Capital Quintana Roo
  • Capital Querétaro
  • Capital Veracruz
  • Capital México
  • Capital Michoacán
  • Capital Mujer
  • Reporte Índigo
  • Estadio Deportes
  • The News
  • Efekto
  • Diario DF
  • Capital Edo. de Méx.
  • Green TV
  • Revista Cambio
Radio Capital
Pirata FM
Capital Máxima
Capital FM
Digital
Prensa
Radio
TV
CerrarCerrar
CONTACTO Revista Cambio SUSCRÍBETE
Facebook Twitter Youtube
Youtube Twitter Facebook
Cerrar
Revista Cambio
Suscríbase a nuestro newsletter y reciba noticas y promociones exclusivas.
Opinión
Opinión
, elitrtato

Editorial: ¿cómo queremos querernos?

POR Elizabeth Palacios Fecha: Hace 5 months
Facebook Twitter Whatsapp

¡Ah, el amor! Esa aparente obsesión que compartiremos todas las generaciones por los siglos de los siglos o… ¿no? Y es que si bien cada 14 de febrero nos siguen inundando con corazones rojos y flores rosas en el ambiente, la realidad es que el amor romántico comienza a ser seriamente cuestionado.

Y es que monogamia, matrimonio, compromiso y felices por siempre parecen términos que hoy en día se nos van directo al baúl de la abuela. Vivimos los tiempos en los que el “me gustas” inicia con un like para tu foto de perfil; el compromiso se reduce a cambiar tu estatus de soltero a “en una relación”; la pasión se puede verter en infinitas conversaciones candentes por WhatsApp; y con el sexting se le gana, por un día al menos, la batalla a la infidelidad carnal.

Dicen que el amor ahora se demuestra no compartiendo la vida, sino el password de tu smartphone. ¿Qué tan cierto es esto?, ¿qué tanto nos estamos ocultando del amor verdadero cubriéndonos con encuentros superficiales y efímeros? Pues nos lanzamos a preguntar a las personas y a meternos hasta las entrañas de su vida amorosa.
Por ello, y de manera abiertamente provocadora, iniciamos con las confesiones de un millennial infiel que pregunta “¿Quién dijo que sólo se podía amar a una persona a la vez?”, para luego adentrarnos en las historias de aquellos que han comenzado –o terminado– una relación amorosa gracias a las redes sociales.

Y en un mundo disruptivo, donde las familias diversas cada vez son más, en donde el poliamor va ganando terreno y los príncipes azules de las chick flicks pierden credibilidad a pasos agigantados, nos damos la oportunidad de escuchar las historias de quienes han sobrevivido la sobredosis excitante del enamoramiento para llegar a la etapa del amor maduro, cotidiano y real, en cualquiera de sus manifestaciones.

Somos humanos, nos gusta amar y ser amados. La pregunta que hoy flota en el aire es ¿cómo queremos querernos? Los amores posesivos, enfocados en el control sobre las libertades del otro, tal vez son justo los que están dejando de tener sentido.

Podemos querernos bonito, o podríamos hacerlo si entendiéramos que el amor no se compra ya hecho, como lo hacemos con la caja de chocolates con moño que regalaremos este día de San Valentín. Que incluso hablar de “el amor” en singular es algo completamente alejado de la realidad porque los amores hoy en día son eso, plurales y diversos, tanto como cada una de las personas que quieren dejar su vida en el intento de amar, o las que, simplemente, quieren dejarse llevar, sin apostar por el futuro.

Lo cierto es que, por muchas historias de amor que hayamos leído, por muchas películas con las que hayamos llorado mientras comemos litros de helado, a veces el amor no basta para afianzar una relación sólida y duradera entre dos –o más– personas.

El amor, como explica el psicoterapeuta Demián Bucay en su Manual para estar en pareja, tal vez es sólo un ingrediente más de los que la receta de las relaciones felices requiere. Confiar en que únicamente el puro amor nos llevará en vuelo directo a la felicidad eterna es hoy en día no sólo ingenuo, sino inverosímil. Formar una pareja –o una relación poliamorosa– es apenas el primer paso de una larga carrera de obstáculos. A las mujeres, por ejemplo, nos enseñaron a que nuestra vida girara en torno al amor –a la pareja, a los hijos, a la familia–, por eso tal vez es el momento de ponernos a pensar si la manera en la que hemos definido nuestras prioridades nos ha llevado a donde hemos querido estar, ¿ustedes qué piensan?

Comparte Facebook Twitter Whatsapp Comentarios Ver
Comentarios Ver
LO ÚLTIMO
Lo Último
Dinero Para Todos

¿Qué esperar de AMLO?

POR Ricardo Chavero Hace 2 daysHace 2 days

Actitud y autonomía

POR Revista Cambio *Hace 2 days

Diplomacia ambiental

POR Revista Cambio Hace 2 daysHace 2 days
Tras bambalinas

Atrapados 
por Luismi

POR Rogelio Segoviano *Hace 2 days

Editorial: ¿startups del futuro?

POR Elizabeth Palacios Hace 3 daysHace 3 days
Leyendas Sexuales

Locación: naturaleza

POR Rocío Sánchez Hace 3 daysHace 3 days
LEYENDAS SEXUALES
Leyendas Sexuales

Locación: naturaleza

POR Rocío Sánchez *Hace 3 days
Revista Cambio
Facebook Twitter Instagram Capital Media Digital
Aviso de privacidad