Revista Cambio
  • Menú Navegación Menú Navegación
  • Suscribirse Suscribirse
  • Búsqueda
    Buscar
    Cerrar menú
  • Facebook
  • Twitter
  • Instagram
  • Búsqueda
    Buscar
    Cerrar
  • Menú
  • Capital Coahuila
  • Capital Hidalgo
  • Capital Jalisco
  • Capital Morelos
  • Capital Oaxaca
  • Capital Puebla
  • Capital Quintana Roo
  • Capital Querétaro
  • Capital Veracruz
  • Capital México
  • Capital Michoacán
  • Capital Mujer
  • Reporte Índigo
  • Estadio Deportes
  • The News
  • Efekto
  • Diario DF
  • Capital Edo. de Méx.
  • Green TV
  • Revista Cambio
Radio Capital
Pirata FM
Capital Máxima
Capital FM
Digital
Prensa
Radio
TV
CerrarCerrar
CONTACTO Revista Cambio SUSCRÍBETE
Facebook Twitter Youtube
Youtube Twitter Facebook
Cerrar
Revista Cambio
Suscríbase a nuestro newsletter y reciba noticas y promociones exclusivas.
Opinión
Opinión
, elitrtato

Editorial: oficios y profesiones sin prejuicios

POR Elizabeth Palacios Fecha: Hace 5 months
Facebook Twitter Whatsapp

Se acerca el 8 de marzo, Día Internacional de la Mujer, y la Organización de las Naciones Unidas ha enfocado la conmemoración este año en cómo las activistas rurales y urbanas transforman la vida de las mujeres.

En los últimos meses, y a raíz de movimientos en los que se ha hecho un llamado a denunciar la violencia y el acoso, las mujeres hemos tomado la voz para hablar de cosas que antes eran impensables, como el acoso sexual en el contexto laboral.

El movimiento #MeToo puso a hombres poderosos de la industria del entretenimiento, el deporte y el cine en el ojo del huracán ante las denuncias que empezaron a caer en cascada. Lo anterior nos obliga a retomar la discusión en torno a los principales problemas con los que las mujeres hemos tenido que cargar por generaciones: la desigualdad, la discriminación y la violencia.

Sin embargo, esto no empieza cuando una mujer es agredida, sino mucho antes. Si como sociedad no cuestionamos las estructuras desiguales creadas y evidentes en temas como la educación, el acceso a la salud o el trabajo, será difícil arrancar el problema de raíz.

Por ello, esta edición está enfocada en los cambios que debemos ocasionar; por ejemplo, la eliminación de los prejuicios de género en torno a los oficios y las profesiones.

En esta edición buscamos las historias de aquellas mujeres que, tras aprender un oficio tradicionalmente asociado a lo masculino, no sólo han logrado tener un ingreso digno, también han roto con el círculo vicioso de la dependencia económica y la violencia.

La ciencia y la tecnología también son una asignatura pendiente, pues la brecha de género en esas áreas del conocimiento sigue siendo amplia.

Encontrar historias inspiradoras de mujeres que se han abierto paso en profesiones científicas es clave para que las niñas y jóvenes se atrevan a romper los estigmas y apuesten por carreras como la ingeniería, la astronomía o la informática avanzada. Por ello, entrevistamos a la mujer mexicana que logró llegar a la NASA. Y es que, ¿quién se empeñó en hacernos querer ser princesas y no astronautas?

Hablar de equidad de género no es hablar sólo de mujeres, sino de una sociedad incluyente que respete los derechos de todas las personas. Elegir qué estudiar, más allá de los prejuicios de género o clase social, debería ser el camino para apostar por el desarrollo humano y económico del país.

México tiene una tasa de empleo baja porque la tasa de empleo de mujeres también es baja: 45.1 %; lo que significa 14.3 puntos porcentuales menos que el promedio de los países de la OCDE (59.4 %) –y sustancialmente menor que en Brasil (53.8 %), Chile (51.9 %), y Colombia (56.0 %).

Se necesitaría estar ciego para no darse cuenta de que esta baja participación femenina en el mercado laboral es un problema económico, un freno al desarrollo del país. La OCDE estima que una reducción de 50 % en la brecha de género respecto a la participación laboral generaría US $1 100 adicionales al PIB per cápita en 2040. Entonces, ¿urge o no terminar con la discriminación y la exclusión de género en el ámbito laboral?

A esta brecha debemos sumar que en nuestro país la educación parece ir varios pasos atrás del desarrollo empresarial y tecnológico; por tanto, estudiar ha dejado de ser una garantía para encontrar un empleo, y contratar egresados de las mejores universidades tampoco asegura que esas personas tendrán las competencias que las industrias demandan.

¿Qué profesiones se necesitan en el presente y en el futuro? ¿Cómo el ser profesional independiente o emprendedor puede ser una alternativa si no cambiamos hábitos como la cultura de los pagos tardíos? ¿Cómo manejaremos temas como la energía, el agua o los residuos en las ciudades sostenibles que necesitamos diseñar para sobrevivir? Estas son sólo algunas de las preguntas que tratamos de responder con las historias que contamos en estas páginas.

Por ello, sin dejar de lado ni restar mérito al activismo, también es importante reconocer la labor de las emprendedoras, científicas, educadoras y ciudadanas que trabajan a diario a fin de abrir nuevos espacios laborales en condiciones de equidad, porque el impacto del rezago económico derivado de la brecha de género nos pasa una cara factura a todas y todos.

Comparte Facebook Twitter Whatsapp Comentarios Ver
Comentarios Ver
LO ÚLTIMO
Lo Último
Dinero Para Todos

¿Qué esperar de AMLO?

POR Ricardo Chavero Hace 3 daysHace 3 days

Actitud y autonomía

POR Revista Cambio *Hace 3 days

Diplomacia ambiental

POR Revista Cambio Hace 3 daysHace 3 days
Tras bambalinas

Atrapados 
por Luismi

POR Rogelio Segoviano *Hace 3 days

Editorial: ¿startups del futuro?

POR Elizabeth Palacios Hace 5 daysHace 5 days
Leyendas Sexuales

Locación: naturaleza

POR Rocío Sánchez Hace 5 daysHace 5 days
LEYENDAS SEXUALES
Leyendas Sexuales

Locación: naturaleza

POR Rocío Sánchez *Hace 5 days
Revista Cambio
Facebook Twitter Instagram Capital Media Digital
Aviso de privacidad