Revista Cambio
  • Menú Navegación Menú Navegación
  • Suscribirse Suscribirse
  • Búsqueda
    Buscar
    Cerrar menú
  • Facebook
  • Twitter
  • Instagram
  • Búsqueda
    Buscar
    Cerrar
  • Menú
  • Capital Coahuila
  • Capital Hidalgo
  • Capital Jalisco
  • Capital Morelos
  • Capital Oaxaca
  • Capital Puebla
  • Capital Quintana Roo
  • Capital Querétaro
  • Capital Veracruz
  • Capital México
  • Capital Michoacán
  • Capital Mujer
  • Reporte Índigo
  • Estadio Deportes
  • The News
  • Efekto
  • Diario DF
  • Capital Edo. de Méx.
  • Green TV
  • Revista Cambio
Radio Capital
Pirata FM
Capital Máxima
Capital FM
Digital
Prensa
Radio
TV
CerrarCerrar
CONTACTO Revista Cambio SUSCRÍBETE
Facebook Twitter Youtube
Youtube Twitter Facebook
Cerrar
Revista Cambio
Suscríbase a nuestro newsletter y reciba noticas y promociones exclusivas.
Opinión
Opinión
, elitrtato

Editorial: somos diversos

POR Elizabeth Palacios Fecha: Hace 2 weeks
Facebook Twitter Whatsapp

El 28 de junio de 1969, durante la madrugada, la policía de Nueva York realizó una redada en el bar Stonewall, ubicado en Greenwich Village. Este lugar era frecuentado por hombres gay.

Tras la intervención de los policías, comenzó una serie de protestas espontáneas de los habitantes de Greenwich Village; la comunidad gay se organizó rápidamente y elevó su descontento, que pasó de criticar la actuación de la policía a exigir el cese a la discriminación por sus preferencias sexuales.

Un año más tarde, el mismo día, se conmemoraron las primeras marchas, llamadas entonces “del orgullo gay” en Nueva York y Los Ángeles. Ocho años después, la marcha nacía también en México.

De todo aquello han pasado más de cuatro décadas y, si bien la sociedad ha dado importantes pasos hacia adelante en materia de tolerancia, inclusión y respeto hacia la diversidad sexual, lo cierto es que siguen pareciendo “concesiones” de una heteronormatividad que se vuelve “permisiva” y no una verdadera cultura en la que se acepte que la diversidad sexual es un hecho sin discusión. Como bien nos planteaba el cineasta cubano Tomás Gutiérrez Alea en la noventera cinta Fresa y Chocolate, los sabores de los helados ahí están, coexisten; las distintas expresiones y preferencias sexo-genéricas también, no necesitan el permiso de nadie para existir.

El hecho indiscutible es que no todas las personas somos iguales ni nos gusta lo mismo ni eso nos hace mejores o peores que otras personas. Así de simple. Así de claro.

Por ello quisimos dedicar esta edición a la diversidad, y no sólo hablamos de las preferencias sexuales, sino a la diversidad de identidades de género, de manifestaciones eróticas y de formas de vivir la sexualidad desde lo individual a fin de consolidar una sociedad más incluyente en lo colectivo.

Empezamos con una historia inspiradora de una niña que con orgullo dice: “Mis mamás son lesbianas… ¿y?”. Una niña que es fuente de inspiración y fortaleza para cualquier otro niño o niña que alguna vez se haya sentido perdido frente al bullying por tener una familia diferente a lo que se nos ha vendido como normalidad.

Y de la historia de Gala pasamos a un análisis de cómo podría quedar configurado el Congreso de la Unión después de las próximas elecciones, y cómo la composición de las bancadas legislativas podría ser una oportunidad o un reto para los derechos de las personas LGBTI+.

En nuestro recorrido, mientras buscábamos historias, encontramos nuevas formas de crear familias alternativas en la escena drag de la Ciudad de México, exposiciones y manifestaciones artísticas como la música, el cine y hasta las series más populares que intentan gritarle al mundo que las cosas han cambiado y que no hay marcha atrás: hoy queremos una sociedad donde quepamos todas las personas, sin etiquetas, con los mismos derechos y las mismas responsabilidades.

Pero sabemos que uno de los principales obstáculos para la inclusión es la falta de información, por ello también diseñamos un útil glosario (que tiene una versión ampliada en nuestro sitio web) con el propósito de que nos familiaricemos todos con los términos adecuados para cada una de las expresiones sexo-genéricas de la diversidad.

Basta ya de ignorar o violentar lo que nos es ajeno, lo que consideramos “anormal” cuando en realidad sólo es distinto. Dejemos de lado los prejuicios y demos paso al respeto y la tolerancia, porque hay una cosa indiscutible, más allá de fobias o filias, algo que nadie puede negar: somos diversos, y en ello radica nuestra grandeza como humanidad.

Comparte Facebook Twitter Whatsapp Comentarios Ver
Comentarios Ver
LO ÚLTIMO
Lo Último
Leyendas Sexuales

Autoerotismo en lo oscurito

POR Rocío Sánchez Hace 6 daysHace 6 days
Dinero Para Todos

Arma de 
doble filo

POR Ricardo Chavero *Hace 6 days

Pueblos bicicleteros

POR Revista Cambio Hace 6 daysHace 6 days

Gastronomía Sostenible

POR Revista Cambio *Hace 6 days

Editorial: la comida como un punto ...

POR Elizabeth Palacios Hace 7 daysHace 7 days

Bourdain me enseñó a volar

POR Elizabeth Palacios Hace 1 weekHace 1 week
LEYENDAS SEXUALES
Leyendas Sexuales

Autoerotismo en lo oscurito

POR Rocío Sánchez *Hace 6 days
Revista Cambio
Facebook Twitter Instagram Capital Media Digital
Aviso de privacidad