Revista Cambio
  • Menú Navegación Menú Navegación
  • Suscribirse Suscribirse
  • Búsqueda
    Buscar
    Cerrar menú
  • Facebook
  • Twitter
  • Instagram
  • Búsqueda
    Buscar
    Cerrar
  • Menú
  • Capital Coahuila
  • Capital Hidalgo
  • Capital Jalisco
  • Capital Morelos
  • Capital Oaxaca
  • Capital Puebla
  • Capital Quintana Roo
  • Capital Querétaro
  • Capital Veracruz
  • Capital México
  • Capital Michoacán
  • Capital Mujer
  • Reporte Índigo
  • Estadio Deportes
  • The News
  • Efekto
  • Diario DF
  • Capital Edo. de Méx.
  • Green TV
  • Revista Cambio
Radio Capital
Pirata FM
Capital Máxima
Capital FM
Digital
Prensa
Radio
TV
CerrarCerrar
CONTACTO Revista Cambio SUSCRÍBETE
Facebook Twitter Youtube
Youtube Twitter Facebook
Cerrar
Revista Cambio
Suscríbase a nuestro newsletter y reciba noticas y promociones exclusivas.
Opinión
Opinión
Leyendas Sexuales

El reto de las reggaetoneras

POR Rocío Sánchez Fecha: Hace 1 month
Facebook Twitter Whatsapp

Me subo al microbús y me siento junto a un hombre ya mayor. El conductor va escuchando reggaetón a un volumen que no se puede ignorar, tal vez porque de otra forma sería imposible que se entendiera la música detrás del escándalo del motor. De pronto, mi vecino de asiento voltea y me dice con firmeza: “Disculpe, ¡qué fea música! ¿Qué es?”.

“Reggaetón”, le contesto, y parece que no hubiera escuchado esa palabra jamás. “Pues está muy fea, sólo es un sonsonete”, remata. Estuve de acuerdo con él, pero como se bajó en el semáforo siguiente no tuve tiempo de abundar sobre el hecho de que el reggaetón es algo mágico-maléfico-musical. No es un ritmo que me guste, aunque no puedo negar que cuando escucho esas canciones se quedan en mi cabeza por días.

No tengo conocimientos musicales, así que me abstendré de hablar sobre la virtuosidad del género en cuestión. Sin embargo, hay otro aspecto que sí me incumbe: el machismo. La industria de la música ha encumbrado a varios reggaetoneros y sus canciones, así que la idea general es que es una música repetitiva en la que las mujeres no son más que cuerpos que pueden (¿deben?) ser usados.

No obstante, el mundo del reggaetón no es sólo masculino, al menos no en los márgenes del mainstream y en la web. Las mujeres que se han apropiado del género están ahí, y debo decir que escucharlas me hizo replantear completamente mi percepción de él. No quiero decir que ahora lo encuentro elevado, sigue siendo un ritmo simple y pegajoso, pero las letras de estas mujeres y, sobre todo, su actitud, sí que le dan la vuelta al asunto.

Por ejemplo, Planta Carnívora. Su música no podía ser sino contundente. En su canción “Vagina dentada” menciona el disgusto de los hombres por la menstruación y advierte: “Voy a juntar sangre en una taza y hacer terapia de shock”. Los hombres fans del reggaetón podrían sentirse ofendidos por esta frase, mas no veo que suceda así cuando Maluma canta: “Me dijeron que eres posesiva y que te tragas la vitamina”, o si Daddy Yankee frasea: “Si fuera un delito eso de que estás hermosa, te arresto en mi cama y te pongo las esposas”.

Una prueba muy sencilla que ayuda a detectar los estereotipos de género consiste en intercambiar papeles. Es decir, si algo que hace un hombre parece ridículo cuando lo hace una mujer (o viceversa), se trata de un estereotipo. Así, para muchos podría parecer absurdo que Planta Carnívora pida con todas sus letras: “Toca mi vulva”, pero en lo único que se distingue de las letras de los hombres es en que llama a sus genitales por su nombre científico, sin eufemismos.

Hoy, el punto de discusión no es si la música hipersexualizada es correcta o no, sino por qué las mujeres no han tenido la oportunidad de apropiarse de su hipersexualización, al menos, no ante los públicos masivos. Se antoja extraño, porque artistas como La Goony Chonga son claramente sexys y abrazan la carga sexual que implica el reggaetón. ¿Será porque asumen un papel activo, hacen uso de su voz y dejan de ser parte de la escenografía para plantarse en el reflector? Es una duda genuina.

Trato de pensar en este tema evitando a toda costa aquel otro estereotipo de que “las mujeres deben copiar lo bueno de los hombres, no lo malo”. Falso: las mujeres también podemos ser “malas”, porque asumir que eso no es posible es también un estereotipo.

Las reggaetoneras tienen todavía un gran reto frente a ellas: abrir los espacios de la industria musical para posicionar sus voces. A final de cuentas, aunque se trate de sexo, fiesta y diversión, ellas tienen todavía todo por decir.

* Periodista especializada en salud sexual.

@RocioSanchez

Comparte Facebook Twitter Whatsapp Comentarios Ver
Comentarios Ver
LO ÚLTIMO
Lo Último
Leyendas Sexuales

Autoerotismo en lo oscurito

POR Rocío Sánchez Hace 6 daysHace 6 days
Dinero Para Todos

Arma de 
doble filo

POR Ricardo Chavero *Hace 6 days

Pueblos bicicleteros

POR Revista Cambio Hace 6 daysHace 6 days

Gastronomía Sostenible

POR Revista Cambio *Hace 6 days

Editorial: la comida como un punto ...

POR Elizabeth Palacios Hace 7 daysHace 7 days

Bourdain me enseñó a volar

POR Elizabeth Palacios Hace 1 weekHace 1 week
LEYENDAS SEXUALES
Leyendas Sexuales

Autoerotismo en lo oscurito

POR Rocío Sánchez *Hace 6 days
Revista Cambio
Facebook Twitter Instagram Capital Media Digital
Aviso de privacidad