Revista Cambio
  • Menú Navegación Menú Navegación
  • Suscribirse Suscribirse
  • Búsqueda
    Buscar
    Cerrar menú
  • Facebook
  • Twitter
  • Instagram
  • Búsqueda
    Buscar
    Cerrar
  • Menú
  • Capital Coahuila
  • Capital Hidalgo
  • Capital Jalisco
  • Capital Morelos
  • Capital Oaxaca
  • Capital Puebla
  • Capital Quintana Roo
  • Capital Querétaro
  • Capital Veracruz
  • Capital México
  • Capital Michoacán
  • Capital Mujer
  • Reporte Índigo
  • Estadio Deportes
  • The News
  • Efekto
  • Diario DF
  • Capital Edo. de Méx.
  • Green TV
  • Revista Cambio
Radio Capital
Pirata FM
Capital Máxima
Capital FM
Digital
Prensa
Radio
TV
CerrarCerrar
CONTACTO Revista Cambio SUSCRÍBETE
Facebook Twitter Youtube
Youtube Twitter Facebook
Cerrar
Revista Cambio
Suscríbase a nuestro newsletter y reciba noticas y promociones exclusivas.
Opinión
Opinión
ROCÍO
Leyendas Sexuales

El VIH sí existe

POR Rocío Sánchez Fecha: Hace 8 months
Facebook Twitter Whatsapp

Hace poco más de diez años tuve mi primer contacto con el grupo de los llamados negacionistas del sida. Así los bautizaron desde el ala científica, aunque ellos mismos se  nombraban “movimiento disidente del sida”. Su premisa era que el virus de la inmunodeficiencia humana, el VIH, no existía.

Me acerqué a ellos mediante un reportaje y debo confesar que me hicieron dudar cuando afirmaron, con toda certeza, que el VIH jamás había sido fotografiado, por tanto, no podía probarse su existencia. Aseguraban también que el sida era, en efecto, una enfermedad, pero que provenía de una especie de “intoxicación” provocada por estrés, por los mismos medicamentos antirretrovirales y por otros factores ambientales y que, por tanto, podía curarse al cambiar los hábitos dañinos, por ejemplo, abandonando el tratamiento antisida. Uno de los líderes negacionistas, el doctor Roberto Giraldo, afirmaba incluso en uno de sus libros que usar ropa de algodón y de colores claros podía contribuir a la make-essay makeessay.com makeessay.com sanación.

Los documentos en los que se basaba el “movimiento” eran endebles y, sobre todo, estaban muy lejos del método científico. El argumento era que no podían publicar sus investigaciones en revistas científicas puesto que sus afirmaciones iban en contra de los intereses millonarios de las farmacéuticas y de organismos internacionales a los que les convenía tener en el panorama una epidemia con la cual atemorizar a la población.

La mesa estaba puesta para una teoría de la conspiración. Los argumentos negacionistas encontraron terreno fértil en la desconfianza que generaba en ciertas personas la Organización Mundial de la Salud, así como los inmensos negocios que representaba la venta de medicamentos antirretrovirales para las farmacéuticas. Si a esto le sumamos la desesperación de miles de personas que habían sido diagnosticadas con una enfermedad (más bien, infección) permanente y hasta ahora incurable, que además trae consigo una gran carga de estigma, no fue extraño que esta corriente consiguiera adeptos alrededor del mundo, entre ellos un presidente de Sudáfrica, Thabo Mbeki, quien al inicio de su mandato (en 1999) prohibió la entrada de antirretrovirales a su país.

Ojalá todo esto fuera historia. Ojalá tales falacias, cuestionamientos y sinsentidos se hubieran quedado en el pasado, pero no. Todavía hoy hay personas que creen en esas mentiras –porque eso es lo que son– y que se dedican a divulgarlas. Quiero pensar que no es por maldad, sino porque en realidad creen en ellas. Sin embargo, la ciencia no se trata de fe, sino de pruebas materiales.

Sólo con el propósito de no dejar los cabos sueltos: el VIH sí ha sido fotografiado con microscopios, sí fue aislado y sí fue comprobada su relación de causa-efecto con el síndrome de inmunodeficiencia adquirida, el sida. Por otro lado, aunque es innegable que los medicamentos han generado enormes ganancias para muchas farmacéuticas, también es cierto que han permitido a las personas con VIH alargar su tiempo de vida hasta igualarlo con el de una persona que no tiene la infección.

Es muy frustrante para mí leer en las redes sociales que los “argumentos” negacionistas todavía aparecen y convencen a personas que deberían apegarse a su tratamiento médico a fin de, literalmente, sobrevivir. Es muy triste porque todos aquellos negacionistas que conocí directa e indirectamente, producto de mi investigación de entonces, están muertos. Ante este panorama, no me queda más que repetir, cuantas veces sea necesario, que el VIH sí existe, sí enferma y sí se puede controlar.

* Periodista especializada en salud sexual.

@RocioSanchez

Comparte Facebook Twitter Whatsapp Comentarios Ver
Comentarios Ver
LO ÚLTIMO
Lo Último
Dinero Para Todos

¿Qué esperar de AMLO?

POR Ricardo Chavero Hace 1 dayHace 1 day

Actitud y autonomía

POR Revista Cambio *Hace 1 day

Diplomacia ambiental

POR Revista Cambio Hace 1 dayHace 1 day
Tras bambalinas

Atrapados 
por Luismi

POR Rogelio Segoviano *Hace 1 day

Editorial: ¿startups del futuro?

POR Elizabeth Palacios Hace 3 daysHace 3 days
Leyendas Sexuales

Locación: naturaleza

POR Rocío Sánchez Hace 3 daysHace 3 days
LEYENDAS SEXUALES
Leyendas Sexuales

Locación: naturaleza

POR Rocío Sánchez *Hace 3 days
Revista Cambio
Facebook Twitter Instagram Capital Media Digital
Aviso de privacidad