Revista Cambio
  • Menú Navegación Menú Navegación
  • Suscribirse Suscribirse
  • Búsqueda
    Buscar
    Cerrar menú
  • Facebook
  • Twitter
  • Instagram
  • Búsqueda
    Buscar
    Cerrar
  • Menú
  • Capital Coahuila
  • Capital Hidalgo
  • Capital Jalisco
  • Capital Morelos
  • Capital Oaxaca
  • Capital Puebla
  • Capital Quintana Roo
  • Capital Querétaro
  • Capital Veracruz
  • Capital México
  • Capital Michoacán
  • Capital Mujer
  • Reporte Índigo
  • Estadio Deportes
  • The News
  • Efekto
  • Diario DF
  • Capital Edo. de Méx.
  • Green TV
  • Revista Cambio
Radio Capital
Pirata FM
Capital Máxima
Capital FM
Digital
Prensa
Radio
TV
CerrarCerrar
CONTACTO Revista Cambio SUSCRÍBETE
Facebook Twitter Youtube
Youtube Twitter Facebook
Cerrar
Revista Cambio
Suscríbase a nuestro newsletter y reciba noticas y promociones exclusivas.
Opinión
Opinión
Leyendas Sexuales

Entrepierna remodelada

Hay mujeres que se someten a cirugías con tal de lograr la vagina (vulva, pues) perfecta.

POR Rocío Sánchez Fecha: Hace 1 mes
Facebook Twitter Whatsapp

Un día, una amiga me regaló una muestra gratis de crema para reafirmar la vagina, o mejor dicho, la vulva. Sus efectos, supuestamente, se observarían en la piel. No me dijo mucho, pero su cara de entusiasmo me revelaba que le parecía un gran invento. Yo no quise decepcionarla, le di las gracias y me guardé el tubito, junto con mi opinión de que era un total absurdo.

Simplemente no le encontré sentido a “rejuvenecer” una zona que no tengo muy claro cómo envejece. Ya habíamos hablado aquí de algunos productos cosméticos que prometen enchular el área: blanquearla, reafirmarla y quitarle el vello. Sin embargo hay un paso más allá que involucra palabras mayores, o sea, mujeres que se someten a cirugías con tal de lograr la vagina (vulva, pues) perfecta.

No necesariamente en el quirófano, pero sí con el bisturí (algunos procedimientos son ambulatorios), los cirujanos plásticos actuales son capaces de modificar la apariencia de los genitales femeninos. Entre las operaciones más socorridas está el recorte de labios menores cuando sobresalen “demasiado” de los mayores. Ese parámetro, “demasiado”, está sujeto al criterio de la mujer que lo solicita y/o del médico que la atiende. Claro que hay ocasiones donde las mujeres sienten dolor durante la penetración, pues el pene arrastra consigo los labios menores hacia dentro de la vagina, pero en muchos casos es más una motivación estética la que lleva a una mujer a la consulta.

No obstante, quizás la cirugía más popular, o por lo menos la más anhelada, sea el “rejuvenecimiento vaginal”, es decir, el estrechamiento, aquí sí, de la vagina de una mujer que ha tenido varios partos por esa vía, y cuyos músculos pueden haber quedado separados. Lo que me llama la atención es que no se llama restablecimiento ni estrechamiento, sino rejuvenecimiento, y debe sonar bien porque, claro, ¿quién no quiere volver a ser joven, aunque sea de una parte?

Sobre este tema que tanto me inquieta platiqué con Elsa Muñiz, doctora en antropología que ha investigado el tema de las cirugías plásticas durante muchos años. En su opinión, el rechazo a la vejez es un factor fundamental que motiva a las personas (hombres y mujeres) a someterse a estos procedimientos. Todo el asunto de las cirugías tiene que ver con que el modelo de belleza actual está basado en la juventud: la piel tersa, la cara firme, los ojos brillantes, todo lo que implica ser joven. Por eso “las personas que van perdiendo la juventud van adoptando actitudes de inseguridad, de baja autoestima”.

¿Por qué las mujeres de hoy piensan que su vagina está mal? ¿Con cuál la comparan? Y si no tuvieran punto de comparación, ¿estarían inconformes con lo que tienen? El proceso, comenta la investigadora de la UAM, es complejo. “Tú acudes a la cirugía cosmética para obtener un grado de normalidad, pero esa normalidad está impuesta”, ya sea desde la industria de la moda o desde el propio cuerpo médico. De acuerdo con su análisis, estas prácticas producen la normalidad, la dictan. Lo que nos ofrece el bisturí “no es la norma, pero se vuelve la norma”.

Evidentemente, cada persona puede hacer de su cuerpo lo que quiera, sin embargo sí sería importante analizar de manera honesta si lo que uno modifica de sí mismo lo hace porque quiere o porque algo o alguien más presiona desde fuera. A todos nos gusta ser bellos, eso no es un invento comercial, está escrito en la historia de la humanidad, pero tal vez sea hora de preguntarnos hasta dónde estamos dispuestos a llegar para encajar en un estereotipo determinado.

* Periodista especializada en salud sexual.

@RocioSanchez

#entrepierna#genitales femeninos#rejuvenecimiento vaginal#vagina
Comparte Facebook Twitter Whatsapp Comentarios Ver
Comentarios Ver
LO ÚLTIMO
Lo Último
Leyendas Sexuales

Lengua automática

POR Rocío Sánchez Hace 2 horasHace 2 horas
Lecciones de Dharma

Gatos que saltan alto

POR Dharma Queen *Hace 2 horas
Tras bambalinas

Cannes 
vs. Netflix

POR Revista Cambio Hace 3 horasHace 3 horas
Dinero Para Todos

Repatriación 
de capitales

POR Ricardo Chavero *Hace 3 horas
Tras bambalinas

Cannes 
vs. Netflix

POR Rogelio Segoviano Hace 3 horasHace 3 horas
Leyendas Sexuales

Lengua automática

POR Rocío Sánchez Hace 3 horasHace 3 horas
LEYENDAS SEXUALES
Leyendas Sexuales

Lengua automática

POR Rocío Sánchez
Cambio
A fin de satisfacer el deseo de un trabajito bien hecho y sin contratiempos ha llegado hasta el mercado un juguete sexual que no le ofrece u ...
Cambio
*Hace 2 horas
Revista Cambio
Facebook Twitter Instagram CAPITALMEDIA