Revista Cambio
  • Menú Navegación Menú Navegación
  • Suscribirse Suscribirse
  • Búsqueda
    Buscar
    Cerrar menú
  • Facebook
  • Twitter
  • Instagram
  • Búsqueda
    Buscar
    Cerrar
  • Menú
  • Capital Coahuila
  • Capital Hidalgo
  • Capital Jalisco
  • Capital Morelos
  • Capital Oaxaca
  • Capital Puebla
  • Capital Quintana Roo
  • Capital Querétaro
  • Capital Veracruz
  • Capital México
  • Capital Michoacán
  • Capital Mujer
  • Reporte Índigo
  • Estadio Deportes
  • The News
  • Efekto
  • Diario DF
  • Capital Edo. de Méx.
  • Green TV
  • Revista Cambio
Radio Capital
Pirata FM
Capital Máxima
Capital FM
Digital
Prensa
Radio
TV
CerrarCerrar
CONTACTO Revista Cambio SUSCRÍBETE
Facebook Twitter Youtube
Youtube Twitter Facebook
Cerrar
Revista Cambio
Suscríbase a nuestro newsletter y reciba noticas y promociones exclusivas.
Opinión
Opinión
Rogelio Segoviano
Tras bambalinas

Espías con charola

El espionaje a políticos y periodistas por parte del Gobierno no es nada nuevo

POR Revista Cambio Fecha: Hace 3 meses
Facebook Twitter Whatsapp

Por Rogelio Segoviano

En el libro La charola. Una historia de los servicios de inteligencia en México (Grijalbo, 2001), el académico e investigador Sergio Aguayo nos revela que esto del espionaje a políticos y periodistas por parte del Gobierno no es nada nuevo, pues desde 1947, cuando recién había sido creada la temible Dirección Federal de Seguridad (DFS) por el presidente Miguel Alemán Valdés, eran intervenidos dos teléfonos por cada turno de vigilancia de los agentes de esa organización policiaca. Y no es que no quisieran intervenir más, sino que técnicamente les resultaba muy complicado hacerlo en ese momento.

Quince años más tarde, a principios de la década de los 60, la “tecnología” de Telmex le permitió a los servicios de inteligencia espiar, desde un salón secreto en el Hotel Regis, los teléfonos de hasta 117 personas al mismo tiempo, siendo de los más vigilados por la DFS el sindicalista Vicente Lombardo Toledano (fundador del Partido Popular Socialista), el periodista Julio Scherer y el ingeniero Heberto Castillo (fundador de los partidos Mexicano de los Trabajadores, Mexicano Socialista y de la Revolución Democrática).

A mediados de los 80, con la desaparición de la DFS y la creación del “moderno” Centro de Investigación y Seguridad Nacional (Cisen), el espionaje telefónico alcanzaba ya a miles de personas en nuestro país, sin embargo, menos de 3 % de esa infraestructura estaba dirigida a apoyar los servicios de inteligencia en el combate al narcotráfico, el secuestro y otros delitos federales pues, de acuerdo con un reportaje del diario Reforma (28 de noviembre de 2000), casi todas la intercepciones telefónicas estaban dirigidas a vigilar y escuchar las conversaciones de políticos, periodistas y activistas sociales. No es ningún secreto que durante la campaña presidencial de 2000, todos los días, desde Gobernación, le hacían llegar al candidato del PRI, Francisco Labastida, una carpeta con información confidencial de Vicente Fox y Cuauhtémoc Cárdenas.

Ya en el terreno de los millennials, encontramos que en julio de 2015 el sitio Wikileaks publicó más de 400 GB de información de la compañía italiana Hacking Team, desarrolladora del software malicioso de espionaje digital “Sistema de Control Remoto” (también conocido como Galileo y Da Vinci), en donde se revelaba que diferentes dependencias del gobierno mexicano estaban entre sus principales compradores. De acuerdo con estos documentos, el Cisen, Gobernación, la Marina, el Ejército y Pemex, así como los gobiernos de Puebla, Tamaulipas, Durango, Jalisco, Yucatán, Querétaro, Campeche y el Estado de México adquirieron licencias del software de espionaje y vigilancia Galileo y Da Vinci por más de 6 537 millones de dólares.

Galileo y Da Vinci penetran en computadoras y teléfonos inteligentes, y se apropian de contraseñas, mensajes, e-mails, contactos, llamadas, audios, webcam, Skype, chats, geolocalización, información del disco duro, memoria de cada una de las teclas oprimidas y clics del mouse, capturas de pantalla, historial de sitios visitados en Internet… y lo que sea.

Con tanto material, tal vez ya es hora de que en México hagamos nuestra propia versión de La vida de los otros, la extraordinaria película alemana que aborda el tema del espionaje de la policía secreta de la RDA (República Democrática Alemana) a los círculos intelectuales de Berlín Oriental durante la Guerra Fría. Ya viene Alfonso Cuarón con una historia en torno al “Halconazo” del 71, no estaría mal que se siguiera con la historia de la DFS, por ejemplo.

*Periodista especializado en cultura.

@rogersegoviano.

#Espionaje#Inteligencia#libro#méxico#Sergio Aguayo
Comparte Facebook Twitter Whatsapp Comentarios Ver
Comentarios Ver
LO ÚLTIMO
Lo Último

El sindrome del ‘sobrecalificado’ ...

POR Ricardo Chavero Hace 5 díasHace 5 días

Mejor que terapia

POR Revista Cambio *Hace 5 días

Vagina sin fondo

POR Rocío Sánchez Hace 6 díasHace 6 días
Tras bambalinas

Los calzones de Del Toro

POR Rogelio Segoviano *Hace 6 días
Tras bambalinas

Doña Urraca 
y el Santo Grial

POR Rogelio Segoviano Hace 2 semanasHace 2 semanas

Pezones masculinos

POR Rocío Sánchez Hace 2 semanasHace 2 semanas
LEYENDAS SEXUALES
Leyendas Sexuales

Consentida del profesor

POR Rocío Sánchez *Hace 4 semanas
Revista Cambio
Facebook Twitter Instagram Capital Media Digital