Revista Cambio
  • Menú Navegación Menú Navegación
  • Suscribirse Suscribirse
  • Búsqueda
    Buscar
    Cerrar menú
  • Facebook
  • Twitter
  • Instagram
  • Búsqueda
    Buscar
    Cerrar
  • Menú
  • Capital Coahuila
  • Capital Hidalgo
  • Capital Jalisco
  • Capital Morelos
  • Capital Oaxaca
  • Capital Puebla
  • Capital Quintana Roo
  • Capital Querétaro
  • Capital Veracruz
  • Capital México
  • Capital Michoacán
  • Capital Mujer
  • Reporte Índigo
  • Estadio Deportes
  • The News
  • Efekto
  • Diario DF
  • Capital Edo. de Méx.
  • Green TV
  • Revista Cambio
Radio Capital
Pirata FM
Capital Máxima
Capital FM
Digital
Prensa
Radio
TV
CerrarCerrar
CONTACTO Revista Cambio SUSCRÍBETE
Facebook Twitter Youtube
Youtube Twitter Facebook
Cerrar
Revista Cambio
Suscríbase a nuestro newsletter y reciba noticas y promociones exclusivas.
Opinión
Opinión
Rogelio Segoviano
Tras bambalinas

Estas ruinas que ves

POR Rogelio Segoviano Fecha: Hace 3 semanas
Facebook Twitter Whatsapp

En estos últimos días, luego del terremoto que sacudió el centro del país, hemos vivido una avalancha de momentos cargados de tragedia, dolor, valor, tristeza, impotencia, alegría y esperanza. Un singular coctel que, una vez más, nos pone a prueba como nación y nos lleva a enfrentar retos que no imaginábamos. Pero también justo ahora me doy cuenta de que en México hay:

  • Millones de jóvenes millennials –como mis hijos y los tuyos– que quieren reconstruir el país y que, ante la inacción de las autoridades locales y el desconcierto del gobierno federal, han salido a tomar las calles a fin de encabezar las labores de auxilio y organización.
  • Verdaderos maestros de la palabra, como el inusitado poeta chilango Juan Villoro, que hizo estremecer a más de uno con el soneto “Puño en alto”.
  • Deportistas ejemplares, como el boxeador Canelo Álvarez, quien no lo pensó dos veces y donó un millón de dólares y varios tráilers de comida, y el portero de Cruz Azul, Jesús Corona, quien con absoluta discreción se ha rifado día y noche cargando piedras en Xochimilco, sin lucirse para la foto.
  • Criaturas que cautivan y ofrecen su cariño sin esperar nada a cambio, como Frida, la perrita labrador de la Marina que ha rescatado, debajo de toneladas de concreto, a decenas de personas.
  • Gente que no conoce los límites, como Edy Zárate, el brigadista en sillas de ruedas que vino desde Michoacán con el propósito de ayudar a rescatar a su amigo de entre los escombros.
  • Héroes generosos que entienden que dar no es ofrecer lo que sobra, como el dueño de la tlapalería Materiales del Parque que, al grito de “¡Tomen todo lo que necesiten!”, ofreció su negocio completo a los improvisados rescatistas que acudían a ayudar en la colonia Condesa.

Sin embargo, así como ellos nos mostraron lo mejor de México en los momentos más difíciles, también pudimos conocer el otro lado de la moneda, ese del que ya estamos hartos y cansados, en donde la intolerancia, corrupción, divisionismo e intereses personales y de pequeños grupos, buscan imponerse.

Por ejemplo, hasta dónde es capaz de llegar una cadena de televisión para elevar sus niveles de audiencia. Valiéndose de la tragedia en el Colegio Enrique Rébsamen, donde murieron varios niños, una reportera de Televisa se inventó la historia del rescate de un fantasma, cual si se tratara de una telenovela en el canal de las estrellas, que terminó por rebasarla y exhibir la falta de ética de la empresa a la hora de ganar rating. Como era de esperarse, culparon  a otros por el gazapo.

Otro que sacó el cobre en estos días fue el cantante bajacaliforniano Juan Cirerol, quien, de buenas a primeras, tuiteó: “Debería darme tristeza el sismo en el DF, pero no”. Semanas atrás, el músico indie había publicado: “Chinguen a su madre pinches chilangos, hijos de su puta madre… Pinche raza normaloide, hijos de la verga. Me caen mal por pinches ofendidos payasos”.  Aunque siempre termina disculpándose de lo que escribe, tal parece que Cirerol ya rebasó los límites y un grupo de personas ya promueve en change.org que sus canciones sean retiradas de la plataforma Spotify.

Finalmente, quien ha protagonizado uno de los episodios más lamentables es la cantante Belinda; se trasladó hasta Jojutla, Morelos, uno de los lugares más afectados por el sismo del pasado 19 de septiembre, sólo para posar ante las cámaras mientras entregaba a unas personas algunos víveres y medicinas, y simulaba ayudar a remover escombros.

Famosa por los escándalos que ha protagonizado a lo largo de su carrera, Belinda aseguró que había donado un camión con varias toneladas de alimento, pero que la unidad se había perdido o la había robado, nunca se supo. También dijo, asegurándose de que las cámaras la captaran toda glamorosa, que ella financiaría la construcción de las casas derrumbadas en la región. No sé ustedes, pero no le creo nada. ¿Hasta cuándo habremos de tolerar a gente como Cirerol y Belinda?

 

*Periodista especializado en cultura.

@rogersegoviano

Comparte Facebook Twitter Whatsapp Comentarios Ver
Comentarios Ver
LO ÚLTIMO
Lo Último
Leyendas Sexuales

Sexo restringido

POR Rocío Sánchez Hace 4 díasHace 4 días
Tras bambalinas

Festivales
del caos

POR Rogelio Segoviano *Hace 4 días
Dinero Para Todos

¿Comprar o vender ahora?

POR Ricardo Chavero Hace 4 díasHace 4 días

Sociópatas 
for dummies

POR Valeria Galvan *Hace 2 semanas
Leyendas Sexuales

Hasta nunca, Hefner

POR Rocío Sánchez Hace 2 semanasHace 2 semanas
Dinero Para Todos

Después 
del terremoto

POR Revista Cambio Hace 2 semanasHace 2 semanas
LEYENDAS SEXUALES
Leyendas Sexuales

Sexo restringido

POR Rocío Sánchez *Hace 4 días
Revista Cambio
Facebook Twitter Instagram Capital Media Digital