Revista Cambio
  • Menú Navegación Menú Navegación
  • Suscribirse Suscribirse
  • Búsqueda
    Buscar
    Cerrar menú
  • Facebook
  • Twitter
  • Instagram
  • Búsqueda
    Buscar
    Cerrar
  • Menú
  • Capital Coahuila
  • Capital Hidalgo
  • Capital Jalisco
  • Capital Morelos
  • Capital Oaxaca
  • Capital Puebla
  • Capital Quintana Roo
  • Capital Querétaro
  • Capital Veracruz
  • Capital México
  • Capital Michoacán
  • Capital Mujer
  • Reporte Índigo
  • Estadio Deportes
  • The News
  • Efekto
  • Diario DF
  • Capital Edo. de Méx.
  • Green TV
  • Revista Cambio
Radio Capital
Pirata FM
Capital Máxima
Capital FM
Digital
Prensa
Radio
TV
CerrarCerrar
CONTACTO Revista Cambio SUSCRÍBETE
Facebook Twitter Youtube
Youtube Twitter Facebook
Cerrar
Revista Cambio
Suscríbase a nuestro newsletter y reciba noticas y promociones exclusivas.
Opinión
Opinión
Leyendas Sexuales

Flirteo digital seguro

POR Rocío Sánchez Fecha: Hace 1 week
Facebook Twitter Whatsapp

Cierta vez, una chica me contó que a ella no le preocupaba que las fotos sexuales que le mandaba a su novio terminaran en la web. Minutos antes, yo le había preguntado qué precauciones tomaba para que, en caso de que su pareja subiera sus imágenes a Internet, no hubiera forma de identificarla. Yo, ingenuamente, había asumido que ella quería mantenerse anónima si eso sucedía, aunque me encontré con la sorpresa de que le excitaba –un poco, dijo– la idea de que mucha gente la viera y comentara lo guapa que era o lo atrevida que se veía.

Gente que disfruta ser observada durante el sexo siempre ha habido, pero si tú no eres uno de ellos, definitivamente necesitas tomar medidas para que tus imágenes íntimas no terminen rodando en la red y se hagan del dominio público.

A fin de que protejas tu privacidad sexual en las nuevas tecnologías, lo primero que debes hacer es desconfiar de todo. Mucha gente que conozco guarda conversaciones y fotos subidas de tono en su celular o en su cuenta de redes sociales, y me sorprende que no piensen ni un momento en que cualquier tecnología es vulnerable y hackeable; si no, pregúntenle a Mark Zuckerberg y a Twitter. Incluso las más sofisticadas contraseñas que puedas poner en tu celular son descifrables, así que no hay que fiarse tanto de estas herramientas.

Pero sobre todo, aunque suene feo, hay que desconfiar de las personas, aun cuando se trate de quienes consideras tu media naranja. Bien dicen que uno no sabe con quién se casa hasta que se divorcia, y esta premisa es válida para cualquier tipo de ruptura amorosa. Todo es dulzura mientras el amor está en su apogeo, sin embargo, el desamor puede sacar lo peor de cada persona. Entonces, aunque tu peoresnada te jure por todo lo sagrado que el video o las fotos que le envíes solamente las verán sus ojitos, desconfía, porque nadie sabe qué sucederá mañana (ni siquiera si está diciendo la verdad hoy).

Con esto en mente, es más fácil llevar a cabo estrategias que eviten el bochorno universal si algo de ese material gráfico se filtra. Lidiar con desconocidos, como sea; no obstante, creo que nadie quisiera que su mamá o su hijo lo vieran en alguna pantalla en plena maroma.

La primera idea es la más obvia: no mostrar la cara en las imágenes, después de todo, lo que interesa suelen ser otras partes del cuerpo. En esa misma línea, también es recomendable ocultar cualquier marca individual (lunares, tatuajes) y cuidar el fondo sobre el que se capturan las imágenes. Quizá tus compañeros del trabajo no conocen tu recámara, pero tu mamá o tu papá sí.

En caso de que quieras mostrar tu rostro, tu cuarto y hasta las fotos familiares que tienes colgadas en tu sala, hay otras vías para hacerlo de forma segura, y esas son las aplicaciones de mensajería instantánea que se enfocan en la seguridad. Por ejemplo, Confide trabaja mediante mensajes encriptados que, además, desaparecen después de haber sido leídos o vistos (según el caso) una vez. Otra opción es la aplicación Dust, que también encripta los mensajes y te da la opción de elegir cuándo quieres que desaparezcan del chat (a las 24 horas o justo después de que han sido leídos, por ejemplo); además, tiene una alerta que te indica si la otra persona está tomando una captura de pantalla, e incluso te permite borrar del teléfono de tu interlocutor lo que le has enviado.

Sabemos que el sexting no se va a terminar y no tendría por qué ser así. Simplemente se trata de ser más conscientes de que la frase “tu cuerpo es tuyo y tú decides con quién compartirlo” nunca había tenido un sentido tan singular.

*Periodista especializada en salud sexual.

@RocioSanchez

Comparte Facebook Twitter Whatsapp Comentarios Ver
Comentarios Ver
LO ÚLTIMO
Lo Último

Tiempo de música

POR Valeria Galvan Hace 2 daysHace 2 days
Leyendas Sexuales

El reto de las reggaetoneras

POR Rocío Sánchez *Hace 2 days

Música urbana y bienestar social

POR Revista Cambio Hace 2 daysHace 2 days

No a la sumisión auditiva

POR Revista Cambio *Hace 2 days
Dinero Para Todos

Bullying financiero

POR Ricardo Chavero Hace 2 daysHace 2 days

Editorial: la música latina, una re ...

POR Elizabeth Palacios Hace 4 daysHace 4 days
LEYENDAS SEXUALES
Leyendas Sexuales

El reto de las reggaetoneras

POR Rocío Sánchez *Hace 2 days
Revista Cambio
Facebook Twitter Instagram Capital Media Digital
Aviso de privacidad