Revista Cambio
  • Menú Navegación Menú Navegación
  • Suscribirse Suscribirse
  • Búsqueda
    Buscar
    Cerrar menú
  • Facebook
  • Twitter
  • Instagram
  • Búsqueda
    Buscar
    Cerrar
  • Menú
  • Capital Coahuila
  • Capital Hidalgo
  • Capital Jalisco
  • Capital Morelos
  • Capital Oaxaca
  • Capital Puebla
  • Capital Quintana Roo
  • Capital Querétaro
  • Capital Veracruz
  • Capital México
  • Capital Michoacán
  • Capital Mujer
  • Reporte Índigo
  • Estadio Deportes
  • The News
  • Efekto
  • Diario DF
  • Capital Edo. de Méx.
  • Green TV
  • Revista Cambio
Radio Capital
Pirata FM
Capital Máxima
Capital FM
Digital
Prensa
Radio
TV
CerrarCerrar
CONTACTO Revista Cambio SUSCRÍBETE
Facebook Twitter Youtube
Youtube Twitter Facebook
Cerrar
Revista Cambio
Suscríbase a nuestro newsletter y reciba noticas y promociones exclusivas.
Opinión
Opinión
Leyendas Sexuales

Flujos íntimos

POR Rocío Sánchez Fecha: Hace 3 months
Facebook Twitter Whatsapp

La vagina es un órgano que se encuentra siempre húmedo y cálido. Si estas características cambian o se alteran, significa que hay que poner atención. Sin embargo, ¿realmente sabemos qué es normal para una vagina y qué no lo es?

Cuando visitamos al ginecólogo, entre las preguntas de rutina destaca si acaso hemos notado algún flujo. Casi todas las mujeres dirán que sí, por lo que la siguiente pregunta será: ¿de qué color es?; y luego, ¿qué olor tiene?

Ya que la vagina ha sido un lugar socialmente vedado para su propietaria, es difícil para las mujeres hablar sobre esa parte con otras mujeres, por lo que no hay mucha oportunidad de comparar experiencias o características. Así, muchas viven ignorando completamente los signos que podrían anunciar alguna enfermedad.

Por eso es muy bueno que el sitio 
Buoyhealth.com (escrito desde Estados Unidos) se haya dado a la tarea de investigar qué es normal y qué es patológico cuando de flujo vaginal se trata. La ginecóloga Renita Kim –mediante un artículo en esa página– aclara muchas dudas que las mujeres pueden tener a lo largo de su vida.

Con este propósito, la doctora se refiere a cuatro posibles colores de flujo, no sin antes aclarar que el color por sí mismo no es suficiente para establecer un diagnóstico o incluso para decir que algo esté mal. Además, hay que considerar que las características del flujo cambian según el momento del ciclo menstrual en el que esté la mujer, pues en unos momentos puede hacerse más mucoso y en otros más líquido. De igual forma, es más abundante cuando la mujer lleva a cabo ejercicio físico.

Aunque en todo el artículo hay cierta resistencia a emplear a la ligera la palabra “normal” –cosa que me parece digna de aplauso–, sí opta por comenzar por aquel flujo que se ganaría ese adjetivo. Un flujo transparente o blanquecino, que no tenga mal olor y que no tenga consistencia grumosa (como de queso cottage) es normal desde el punto de vista médico.

Por otro lado, un flujo café o con trazas rojizas indica, justamente, que hay presencia de sangre. De hecho, muchas mujeres expulsan, hacia el final de su periodo menstrual, un líquido café, más que rojo. También puede presentarse en medio del ciclo, lo que indicaría un leve sangrado intermenstrual. Sin embargo, si aparece cuando la mujer está embarazada, es bueno consultar al doctor, pues no necesariamente indica algo tan grave como una amenaza de aborto.

Un flujo amarillo puede todavía ser normal, pero también puede ser signo de infección. ¿Cómo distinguirlo? Si es una sustancia espesa, pegajosa o tiene mal olor, entonces es anormal, y podría estar relacionada con enfermedades como tricomoniasis, clamidia o gonorrea (aunque, advierte la doctora Kim, algunas mujeres con estas dos últimas infecciones pueden no presentar flujo alguno).

El que sí es un signo de alerta muy claro es el flujo de color verde, que funciona un poco (esto ya lo digo yo) como el moco que fluye de la nariz: cuando tiene este color, significa que hay un grupo de inquilinos indeseables que provocan esa tonalidad.

Así, los colores que pueden emanar de tu vagina no son determinantes, pero sí podrían dar indicios de que algo no está bien. Para diagnosticarlo, el médico debe tomar en cuenta otros síntomas: comezón, ardor, dolor en la zona pélvica o fiebre.

Y, sobre todo, cada mujer debería tener la capacidad de identificar lo que es normal en su cuerpo. Si tienes dudas, puedes despejarlas mediante una revisión clínica y, una vez que descartes cualquier infección, sabrás que lo que ves entre tus piernas es simplemente una característica más de tu cuerpo.

* Periodista especializada en salud sexual.
@RocioSanchez

Comparte Facebook Twitter Whatsapp Comentarios Ver
Comentarios Ver
LO ÚLTIMO
Lo Último

Tiempo de música

POR Valeria Galvan Hace 5 daysHace 5 days
Leyendas Sexuales

El reto de las reggaetoneras

POR Rocío Sánchez *Hace 5 days

Música urbana y bienestar social

POR Revista Cambio Hace 5 daysHace 5 days

No a la sumisión auditiva

POR Revista Cambio *Hace 5 days
Dinero Para Todos

Bullying financiero

POR Ricardo Chavero Hace 5 daysHace 5 days

Editorial: la música latina, una re ...

POR Elizabeth Palacios Hace 6 daysHace 6 days
LEYENDAS SEXUALES
Leyendas Sexuales

El reto de las reggaetoneras

POR Rocío Sánchez *Hace 5 days
Revista Cambio
Facebook Twitter Instagram Capital Media Digital
Aviso de privacidad