Revista Cambio
  • Menú Navegación Menú Navegación
  • Suscribirse Suscribirse
  • Búsqueda
    Buscar
    Cerrar menú
  • Facebook
  • Twitter
  • Instagram
  • Búsqueda
    Buscar
    Cerrar
  • Menú
  • Capital Coahuila
  • Capital Hidalgo
  • Capital Jalisco
  • Capital Morelos
  • Capital Oaxaca
  • Capital Puebla
  • Capital Quintana Roo
  • Capital Querétaro
  • Capital Veracruz
  • Capital México
  • Capital Michoacán
  • Capital Mujer
  • Reporte Índigo
  • Estadio Deportes
  • The News
  • Efekto
  • Diario DF
  • Capital Edo. de Méx.
  • Green TV
  • Revista Cambio
Radio Capital
Pirata FM
Capital Máxima
Capital FM
Digital
Prensa
Radio
TV
CerrarCerrar
CONTACTO Revista Cambio SUSCRÍBETE
Facebook Twitter Youtube
Youtube Twitter Facebook
Cerrar
Revista Cambio
Suscríbase a nuestro newsletter y reciba noticas y promociones exclusivas.
Opinión
Opinión
Rogelio Segoviano
Tras bambalinas

La danza 
de los libros

POR Rogelio Segoviano Fecha: Hace 4 semanas
Facebook Twitter Whatsapp

Hace casi diez años, el cineasta británico Iain Softley llevó a la pantalla grande la cinta Corazón de tinta, la cual estaba basada en la novela Tintenherz –primera de una trilogía– de la escritora alemana Cornelia Funke, famosa por sus historias dirigidas a niños y jóvenes, en donde además de entretenerlos con aventuras llenas de emoción, los hacía reflexionar y cuestionarse sobre muchas cosas a su alrededor.

Corazón de tinta, protagonizada por Brendan Fraser y Eliza Hope Bennett, nos contaba la historia de Mortimer Folchart y su hija Meggie, de 12 años, quienes además de ser ávidos lectores, tenían el don mágico de lograr que, cuando lo desearan, los personajes de los libros cobraran vida con sólo leer en voz alta. Pero había una peligrosa condición que debía ser cubierta: por cada personaje que trajeran a la vida real, una persona debía desaparecer a fin de integrarse a las páginas del texto.

Es por eso que Mortimer jura no volver a leer en voz alta, pues está seguro de que la misteriosa desaparición de su esposa tiene que ver con una lectura que le hizo a su hija muchos años atrás. Para su mala fortuna, el villano de esa historia lleva tiempo en este mundo. Además, el libro en el que cree que podría estar su mujer, se encuentra desaparecido y él ha recorrido ya todas las librerías de libros viejos con el propósito de recuperarlo. Un día su suerte cambiará, cuando encuentre al escritor y descubra que tiene en su poder el último ejemplar de esa novela.

Lo anterior viene al caso porque en lo que resta del mes de agosto y durante casi todo el mes de septiembre, la reconocida coreógrafa mexicana Lydia Romero, junto con su compañía de danza, intervendrá la Biblioteca José Vasconcelos de la Ciudad de México con el objetivo de presentar Héroes, su más reciente espectáculo de carácter lúdico-estético.

La pieza que presentará es un viaje y un recorrido de sur a norte por distintos espacios de la biblioteca. Desde el patio escalonado que está en una de las áreas exteriores, hasta la utilización de diversos niveles y planos del recinto, para finalizar en el mezanine.

En otras palabras, el montaje es una apropiación coreográfica del espacio arquitectónico que, de acuerdo con la artista, genera un diálogo entre ambos discursos e involucra al espectador de manera activa como partícipe de la escena, porque al no existir la famosa “cuarta pared” se propicia una experiencia cercana, y quizás una nueva lectura del cuerpo y el espacio.

El mayor reto para los bailarines de Héroes será habitar cada espacio de la biblioteca, entender sus dimensiones, probar sus capacidades aéreas y dejarse llevar por la intuición del momento.

El espectáculo dancístico es una visión de la estética posapocalíptica que da cuenta de un suceso épico, el cual consigna el enfrentamiento de dos grupos antagónicos: los bibliófilos y los invasores. En el conflicto, los bibliófilos detentan el conocimiento atesorado en los libros, mientras que los invasores quedaron al margen de él y ambicionan obtenerlo.

Este montaje está construido a partir del libro El héroe de las mil caras, de Joseph Campbell, y permitirá a los espectadores/lectores que acudan a la biblioteca, dialogar con el suceso de manera interactiva y mostrarlo como una narración emanada de un libro que edifica arquitecturas instantáneas, en un paralelismo con el ejercicio de la lectura. Es decir, prácticamente los bailarines saldrán de cada libro, así como en la película Corazón de tinta.

Nunca antes habrás deseado tanto ir a la biblioteca.

 

*Periodista especializado en cultura.

@rogersegoviano.

#biblioteca#Brendan Fraser#Corazón de tinta#danza#Eliza Hope Bennett#Héroes#libros
Comparte Facebook Twitter Whatsapp Comentarios Ver
Comentarios Ver
LO ÚLTIMO
Lo Último

El sindrome del ‘sobrecalificado’ ...

POR Ricardo Chavero Hace 4 díasHace 4 días

Mejor que terapia

POR Revista Cambio *Hace 4 días

Vagina sin fondo

POR Rocío Sánchez Hace 5 díasHace 5 días
Tras bambalinas

Los calzones de Del Toro

POR Rogelio Segoviano *Hace 5 días
Tras bambalinas

Doña Urraca 
y el Santo Grial

POR Rogelio Segoviano Hace 2 semanasHace 2 semanas

Pezones masculinos

POR Rocío Sánchez Hace 2 semanasHace 2 semanas
LEYENDAS SEXUALES
Leyendas Sexuales

Consentida del profesor

POR Rocío Sánchez *Hace 4 semanas
Revista Cambio
Facebook Twitter Instagram Capital Media Digital