Revista Cambio
  • Menú Navegación Menú Navegación
  • Suscribirse Suscribirse
  • Búsqueda
    Buscar
    Cerrar menú
  • Facebook
  • Twitter
  • Instagram
  • Búsqueda
    Buscar
    Cerrar
  • Menú
  • Capital Coahuila
  • Capital Hidalgo
  • Capital Jalisco
  • Capital Morelos
  • Capital Oaxaca
  • Capital Puebla
  • Capital Quintana Roo
  • Capital Querétaro
  • Capital Veracruz
  • Capital México
  • Capital Michoacán
  • Capital Mujer
  • Reporte Índigo
  • Estadio Deportes
  • The News
  • Efekto
  • Capital Edo. de Méx.
  • Green TV
  • Revista Cambio
Radio Capital
Pirata FM
Capital Máxima
Capital FM
Digital
Prensa
Radio
TV
CerrarCerrar
CONTACTO Revista Cambio SUSCRÍBETE
Facebook Twitter Youtube
Youtube Twitter Facebook
Cerrar
Revista Cambio
Suscríbase a nuestro newsletter y reciba noticas y promociones exclusivas.
Opinión
Opinión
, RICARDOCHAVERO
Dinero Para Todos

Las Afores y el aeropuerto

POR Ricardo Chavero Fecha: Hace 8 months
Facebook Twitter Whatsapp

La cultura financiera en México es un problema que radica en nuestro desconocimiento del dinero, y va de la mano con cómo se ve reflejada en nuestras leyes y parámetros de inversión como público inversionista. En ocasiones anteriores he hablado de los dos sistemas de pensión que hay en el mundo de las aportaciones definidas y los beneficios definidos, o como lo conocemos en México, ley 73 y ley 97. Muchos mexicanos ignoramos el porqué no tenemos derecho a decidir cómo se invierte nuestro dinero. Aunque cuando vemos cifras de que menos del 0.35 % de la población conoce el mercado de valores, deberíamos entender porqué se crean instituciones financieras para administrar nuestros recursos y la razón de que no tengamos acceso a instrumentos como el 401k en EUA.

Las Afores surgen con el propósito de modificar el sistema de pensiones de una pensión definida a una contribución definida que se lleva a cabo por el empleado, el patrón y el gobierno. Entre estos tres aportan a una cuenta para el retiro. Ahora, a fin de que este dinero crezca y tenga el efecto del interés compuesto, necesita dos elementos. Tiempo y rendimiento, o una tasa de interés. Ahí es donde entran las famosas Siefores, es decir, fondos de inversión especializados en el retiro. Y de esa forma se diversifica el riesgo de la inversión según la edad que tengas, y aquí aplicamos el principio de que a mayor plazo, menor es el riesgo. De esta forma están catalogadas las cinco Siefores que existen, y cada una tiene ciertos parámetros y reglas de cómo se debe de invertir el dinero.

La Siefore Básica 0, por ejemplo, se invierte completamente en instrumentos de deuda local o cetes, entre otros. La que tiene una exposición al riesgo más alta es la Siefore básica 4 –hasta un 40 % de exposición a la renta variable y un 10 % en fibras (fideicomisos en bienes raíces)–. Estos son los parámetros de hasta cuánto podría invertirse en instrumentos que cumplan esas condiciones. Ahora vemos que en la realidad las Afores no nos pueden decir –por cláusulas de no competencia– exactamente los instrumentos en los que invierten. Lo que sucedería en cualquier economía desarrollada.

La famosa Fibrae, o Fideicomiso de Inversión en Infraestructura, se emitió al gran público inversionista con la finalidad de que cualquiera que tenga una cuenta en una casa de bolsa pueda comprar acciones de esta fibra. Los compradores más importantes de esta Fibrae fueron las Afores, a fin de obtener un rendimiento para sus inversionistas. Ahora lo interesante viene no en si pueden invertir o no, sino en la “ley Afore”, ya que estas instituciones tienen parámetros para invertir en ciertos instrumentos y la discrecionalidad para decidir cómo invertir esos recursos. Lo interesante es en quiénes y en qué porcentaje se realizan las inversiones.

Afore Inbursa adquirió cerca del 47 % de los títulos, y el 53 % fue comprado por otros inversionistas, incluyendo las Afores. De esa inversión que hicieron, las Afores tienen un límite en el Siefore 4 de hasta el 10 % del capital del fondo de invertirlo en fibras. Del 100% de los títulos de la Fibrae, cerca del 80 % fue adquirido por Siefores. El Fibrae del Grupo Aeroportuario de la Ciudad de México (GACM) fue de 30 000 millones de pesos. Cerca de 
15 000 millones fueron comprados por Afore Inbursa, el resto, por las demás Afores. De acuerdo con la Comisión Nacional del Sistema de Ahorro para el Retiro, las Afores administran cerca de 2.98 billones de pesos (millones de millones) lo que quiere decir que la inversión fue de menos del 1 por ciento. Lo interesante podría ser que la ley permite que la institución financiera tenga un conflicto de interés de hasta el 5 por ciento. Si el proyecto tiene un inversionista que es de los principales en el aeropuerto y también es dueño de Inbursa, está en los parámetros de las Afores, es decir, que esto está permitido por la ley, aunque en otros países sería impensable permitir un porcentaje de conflicto de interés.

*Asesor financiero especializado en fintech y coaching financiero.

@networthmx

Comparte Facebook Twitter Whatsapp Comentarios Ver
Comentarios Ver
LO ÚLTIMO
Lo Último
Rodada 2.0

Derechos ciclistas para dummies

POR Elizabeth Santana Hace 2 daysHace 2 days
Impulso progresista

Del derecho a la realidad

POR Aurélien Guilabert *Hace 2 days
Más allá del cliché

Recursos inhumanos

POR Revista Cambio Hace 2 daysHace 2 days
Tras bambalinas

Los retos 
de Alejandra

POR Rogelio Segoviano *Hace 2 days

Editorial: desarrollo con derechos ...

POR Laura Cordero Hace 2 daysHace 2 days
Rodada 2.0

El valor de la inclusión

POR Elizabeth Santana Hace 1 weekHace 1 week
LEYENDAS SEXUALES
Leyendas Sexuales
No hay contenido disponible.
Revista Cambio
Facebook Twitter Instagram Capital Media Digital
Aviso de privacidad