Revista Cambio
  • Menú Navegación Menú Navegación
  • Suscribirse Suscribirse
  • Búsqueda
    Buscar
    Cerrar menú
  • Facebook
  • Twitter
  • Instagram
  • Búsqueda
    Buscar
    Cerrar
  • Menú
  • Capital Coahuila
  • Capital Hidalgo
  • Capital Jalisco
  • Capital Morelos
  • Capital Oaxaca
  • Capital Puebla
  • Capital Quintana Roo
  • Capital Querétaro
  • Capital Veracruz
  • Capital México
  • Capital Michoacán
  • Capital Mujer
  • Reporte Índigo
  • Estadio Deportes
  • The News
  • Efekto
  • Diario DF
  • Capital Edo. de Méx.
  • Green TV
  • Revista Cambio
Radio Capital
Pirata FM
Capital Máxima
Capital FM
Digital
Prensa
Radio
TV
CerrarCerrar
CONTACTO Revista Cambio SUSCRÍBETE
Facebook Twitter Youtube
Youtube Twitter Facebook
Cerrar
Revista Cambio
Suscríbase a nuestro newsletter y reciba noticas y promociones exclusivas.
Opinión
Opinión
Leyendas Sexuales

Lengua automática

A fin de satisfacer el deseo de un trabajito bien hecho y sin contratiempos ha llegado hasta el mercado un juguete sexual que no le ofrece una, ni dos, sino diez lenguas

POR Rocío Sánchez Fecha: Hace 4 semanas
Facebook Twitter Whatsapp

Cuando se trata de sexo oral, hay muchos hombres egoístas en el mundo. Ellos estarán encantados de recibirlo, pero no todos se mostrarán dispuestos a dar lo mismo a su pareja femenina. Todavía más: algunos hacen el cunnilingus solamente para “comprometer” a su compañera a que les practique la felación después; de esa manera, si ella se niega entonces pueden salirle con el discurso de la reciprocidad (en eso sí, ¿verdad?).

Una vez, al platicar con un amigo, me dijo que él no hacía sexo oral a una mujer. Con cara de asco repetía que le parecía repulsivo, sucio y que nunca volvía a ver a ninguna chica que se lo pidiera una primera vez.

A estos quisquillosos amantes hay que sumar a otros que no sé si son iguales o peores: los que hacen un terrible cunnilingus. No digo que les falle la técnica, pues bien sabemos que no hay una receta infalible; cada mujer sabe lo que le gusta y en el mejor de los casos podrá explicárselo a su pareja –y en esas, hasta se pone más candente la situación cuando aparece el lenguaje gráfico–. Me refiero más bien a aquellos que usan movimientos que realmente pueden lastimar la vulva. Por ejemplo, una succión exagerada puede causar dolor, además de que los hombres no están exentos de propinar salvajes dentelladas; en el sexo oral dirigido a la mujer también suceden estos feos accidentes.

¡Pero no sufra más, querida amiga! (léase en tono de infomercial). No se exponga a mordidas, chupetones o heridas en esa delicada zona. No se arriesgue a ser bateada por pedir con todas sus letras lo que quiere en el momento en que lo quiere. A fin de satisfacer el deseo de un trabajito bien hecho y sin contratiempos ha llegado hasta el mercado un juguete sexual que no le ofrece una, ni dos, sino diez lenguas.

No tengo ningún patrocinio de este invento, pero tenía que contar sobre él pues me pareció una de las pocas innovaciones que la industria ha diseñado realmente para las mujeres. Claro, como casi todos los juguetes sexuales, también puede ser utilizado por hombres, pero su diseño originalmente está destinado a ellas. Se trata de Squeel, un aparato cuyo principal mecanismo es rotatorio. Se parece mucho a esos ventiladores de mano que usan un par de baterías, sólo que en lugar de aspas tiene diez pequeñas lenguas de látex.

El aparato es de batería recargable con USB y viene en dos tamaños, uno estándar, cercano a una rasuradora eléctrica de las más grandes, y el otro de bolsillo, que alcanza apenas los diez centímetros de longitud. Un par de horas de carga, dicen sus fabricantes, brinda una hora de uso continuo en sus tres velocidades y tres patrones de movimiento, lo cual te da seis posibles combinaciones. Bastará poner unas gotas de lubricante para comenzar la sesión. Además, es a prueba de agua así que puede funcionar con cualquier sustancia deslizante, llevarlo sin temor a la regadera o la tina y lavarlo con jabón suave (hay unos especiales para juguetes sexuales) después de cada uso.

La primera idea que viene a la mente es aplicarlo sobre el clítoris y el resto de la vulva, pero también, como cualquier lengua real, puede usarse con la finalidad de acariciar los pezones o el ano, o la parte que cada usuaria encuentre más placentera.

El aparato no se vende directamente en México, pero las compras por Internet pueden hacer maravillas. Sólo son necesarias algunas pistas sobre cuáles son los juguetes más novedosos en el mercado del sexo para comenzar a encontrar cosas sorprendentes y de las que, a diferencia de las compras en mostrador, nadie tiene por qué enterarse.

* Periodista especializada en salud sexual.

@RocioSanchez

#Aparato#lengua#Sexo oral#Squeel#USB
Comparte Facebook Twitter Whatsapp Comentarios Ver
Comentarios Ver
LO ÚLTIMO
Lo Último

Editorial

POR Elizabeth Palacios Hace 1 semanaHace 1 semana
Tras bambalinas

Escuela de músicos

POR Rogelio Segoviano *Hace 1 semana
Leyendas Sexuales

Papacitos

POR Rocío Sánchez Hace 1 semanaHace 1 semana
Lecciones de Dharma

Aquí dejo mi primera vida

POR Dharma Queen *Hace 1 semana
Dinero Para Todos

Costear la paternidad

POR Ricardo Chavero Hace 1 semanaHace 1 semana

Editorial

POR Revista Cambio Hace 2 semanasHace 2 semanas
LEYENDAS SEXUALES
Leyendas Sexuales

Papacitos

POR Rocío Sánchez *Hace 1 semana
Revista Cambio
Facebook Twitter Instagram CAPITALMEDIA