Revista Cambio
  • Menú Navegación Menú Navegación
  • Suscribirse Suscribirse
  • Búsqueda
    Buscar
    Cerrar menú
  • Facebook
  • Twitter
  • Instagram
  • Búsqueda
    Buscar
    Cerrar
  • Menú
  • Capital Coahuila
  • Capital Hidalgo
  • Capital Jalisco
  • Capital Morelos
  • Capital Oaxaca
  • Capital Puebla
  • Capital Quintana Roo
  • Capital Querétaro
  • Capital Veracruz
  • Capital México
  • Capital Michoacán
  • Capital Mujer
  • Reporte Índigo
  • Estadio Deportes
  • The News
  • Efekto
  • Diario DF
  • Capital Edo. de Méx.
  • Green TV
  • Revista Cambio
Radio Capital
Pirata FM
Capital Máxima
Capital FM
Digital
Prensa
Radio
TV
CerrarCerrar
CONTACTO Revista Cambio SUSCRÍBETE
Facebook Twitter Youtube
Youtube Twitter Facebook
Cerrar
Revista Cambio
Suscríbase a nuestro newsletter y reciba noticas y promociones exclusivas.
Opinión
Opinión
Leyendas Sexuales

Mujeres SexTech

POR Rocío Sánchez Fecha: Hace 2 weeks
Facebook Twitter Whatsapp

Hay estudiosos de la robótica que están cada vez más preocupados por el rumbo que tomará el futuro de la tecnología aplicada al sexo. No es para menos: los robots –que ya podemos llamar androides– con fines eróticos se construyen con una precisión a veces aterradora.

El ejemplo más controversial está conformado por los robots sexuales que parecen niñas, los cuales levantan gran revuelo sobre si es ética su producción y venta. Sus defensores (fabricantes) sostienen que ayudarán a liberar la tensión sexual que sienten los pedófilos, mientras que sus críticos afirman que solamente avivará el deseo de estos individuos por utilizar sexualmente a una pequeña.

Mientras el mundo de la tecnología aplicada al sexo (sex tech, según el término anglosajón) parece inclinarse cada vez más por lo violento y misógino (muñecas-robots que simulan resistirse al sexo, por ejemplo, cumpliendo así fantasías de violación), alguien tenía que venir a salvar el día, por no decir el futuro de la humanidad. ¿Y quién mejor que las mujeres?

Así –o con un objetivo un poco menos pretencioso– surgió Women of SexTech (Mujeres de la SexTech), un colectivo que agrupa a más de 80 mujeres creadoras y líderes de empresas que ofrecen todo tipo de innovaciones para la vida sexual desde una perspectiva distinta a la del resto del mercado, comprometida con la equidad y la sexualidad plena que todas nos merecemos; después de todo, las mujeres somos la mitad de la ecuación.

Pero, por favor, no pienses que por venir de mujeres todo aquí es rosa y con moñitos; la esencia de estas ideas va mucho más allá. Está la red social Make love not porn, que publica videos sexuales de personas y parejas reales a fin de que recordemos  que no todo son los cuerpos superdotados que vemos en el porno comercial. Además, persigue un cierto ideal de justicia, un esquema ganar-ganar, pues los usuarios que suben sus videos en realidad los ponen en renta, la página les da un porcentaje y se queda con otro con el propósito de continuar en funcionamiento. Por lo demás, los videos pueden ser tan sucios y retorcidos como la demanda y la oferta lo dicten.

No pueden faltar las innovaciones que involucran ingeniería. Un ejemplo es The Cowgirl, un montable (una especie de “potro”) con aditamentos masturbatorios y que cuenta con un mecanismo de 1 200 rpm para una vibración intensa. Por supuesto que este tipo de juguetotes ya existían, pero este es compatible con la aplicación FeelMe, la cual permite controlar el dispositivo desde un teléfono celular en cualquier parte del mundo. Otra empresa del rubro es Kink Engineering –fabrica accesorios de látex para prácticas sadomasoquistas–, cuyo producto estrella son las camas inmovilizadoras que funcionan con succión. Es decir, la empresa construye la estructura (también hacen cubos), tú la recibes en tu casa y con la ayuda de tu aspiradora empacas a tu pareja (sumisa) al alto vacío, lista para tus juegos de bondage.

Y claro, ¿qué será del futuro si no consumimos productos sustentables? Una opción es el estimulante en gel Quimrock, fabricado a base de cannabis, o como quien dice, de origen natural. Otra alternativa son los dildos de cuarzo, que además de brindar una sensación única por su tersura y peso, no contaminan y hasta te ayudan a equilibrar la energía (siempre y cuando creas en ello).

Sí, la tecnología, como todo, tiene su lado malvado y su lado positivo. Por cada paso en favor del abuso se da otro hacia la equidad. Debemos estar muy pendientes de cuál rumbo queremos tomar, pues el futuro está prácticamente aquí.

* Periodista especializada en salud sexual.

@RocioSanchez

Comparte Facebook Twitter Whatsapp Comentarios Ver
Comentarios Ver
LO ÚLTIMO
Lo Último

Secretaría para 
el cambio social ...

POR Revista Cambio Hace 5 daysHace 5 days
Dinero Para Todos

Las Afores y el aeropuerto

POR Ricardo Chavero *Hace 5 days
Leyendas Sexuales

Sexo en el laboratorio

POR Rocío Sánchez Hace 5 daysHace 5 days
Tras bambalinas

Lucy in the Sky with Diamonds

POR Rogelio Segoviano *Hace 5 days

Editorial: creativos podemos ser to ...

POR Elizabeth Palacios Hace 6 daysHace 6 days

Realidad virtual consciente

POR Revista Cambio Hace 2 weeksHace 2 weeks
LEYENDAS SEXUALES
Leyendas Sexuales

Sexo en el laboratorio

POR Rocío Sánchez *Hace 5 days
Revista Cambio
Facebook Twitter Instagram Capital Media Digital
Aviso de privacidad