Revista Cambio
  • Menú Navegación Menú Navegación
  • Suscribirse Suscribirse
  • Búsqueda
    Buscar
    Cerrar menú
  • Facebook
  • Twitter
  • Instagram
  • Búsqueda
    Buscar
    Cerrar
  • Menú
  • Capital Coahuila
  • Capital Hidalgo
  • Capital Jalisco
  • Capital Morelos
  • Capital Oaxaca
  • Capital Puebla
  • Capital Quintana Roo
  • Capital Querétaro
  • Capital Veracruz
  • Capital México
  • Capital Michoacán
  • Capital Mujer
  • Reporte Índigo
  • Estadio Deportes
  • The News
  • Efekto
  • Capital Edo. de Méx.
  • Green TV
  • Revista Cambio
Radio Capital
Pirata FM
Capital Máxima
Capital FM
Digital
Prensa
Radio
TV
CerrarCerrar
CONTACTO Revista Cambio SUSCRÍBETE
Facebook Twitter Youtube
Youtube Twitter Facebook
Cerrar
Revista Cambio
Suscríbase a nuestro newsletter y reciba noticas y promociones exclusivas.
Opinión
Opinión

Música urbana y bienestar social

POR Revista Cambio Fecha: Hace 5 months
Facebook Twitter Whatsapp

POR AURÉLIEN GUILABERT*

La máxima “La musique adoucie les moeurs” (la música suaviza los hábitos) destacada en los escritos de Aristóteles y de Platón, celebra las virtudes de la música sobre los comportamientos razonables, la educación y la paz social.

A pesar de que algunos estilos de música urbana carguen con un estereotipo negativo y un estigma social, lo cierto es que pueden fungir como herramientas y conductos hacia el teje comunitario y la prevención de las violencias en una zona trabajando con dichas poblaciones talentosas y creativas sobre el lenguaje y el desarrollo de ideas enfocadas a la denuncia social, a la propuesta y la promoción de una cultura de paz.  Eso es lo que emprendió el colectivo la Victoria Emergente en los barrios más violentos del Oriente de la Ciudad a partir de la creación de un laboratorio de rap y hip hop para jóvenes. Sin embargo, dichos colectivos carecen de recursos públicos para fortalecer y multiplicar sus acciones, especialmente desde los recortes y desaparición paulatina de los programas de prevención social de las violencias del Gobierno Federal.

Es fundamental rescatar y apoyar este tipo de iniciativas por el alto rendimiento que pueden tener en materia de apropiación de los mismos proyectos por parte de las poblaciones hacia fines pacíficos en las comunidades por trabajar a partir de su realidad, a partir de su contexto socio cultural, a partir de sus intereses y expresiones territoriales o comunitarias. A través de esos mecanismos de expresión emergen liderazgos y lazos comunitarios que permiten evidenciar problemáticas tabúes o difundir mensajes de respeto contra la violencia en temáticas sensibles como la violencia de género o intrafamiliar.

La música, sin importar el  género, tiene efectos positivos en materia de concentración, expresión y liberación del estrés de manera individual o colectiva. Puede contribuir a fomentar la armonía social matizando niveles de ansiedad e impulsos violentos desde una visión psicosocial como lo demuestra la musicoterapia.

En Colombia, Venezuela y posteriormente en algunas partes de México se impulsaron programas de orquestas barriales con niñas y niños a fin de luchar contra las violencias y la exclusión, ofreciendo un espacio de esparcimiento, de cultura y de aprendizaje en colectividad. Dichos proyectos lejos de erradicar la violencia en su totalidad transmitieron a sus participantes y su círculo cercano un interés nuevo y un mecanismo de cohesión basado en la recuperación de la autoestima en barrios marginados, semilla hacia la pacificación social. En el mismo sentido, en la Ciudad de México se han impulsado políticas exitosas de promoción de la música y demás actividades con base en el acceso a la cultura enfocados a la integración social y a la prevención social de las violencias como los Centros de Artes y Oficios Faros o el Transformador en la Unidad Habitacional Vicente Guerrero, Iztapalapa.

Si hay que reconocer el beneficio de tales programas gubernamentales, también cabe destacar la necesidad de promover y apoyar a las expresiones musicales y artísticas urbanas locales —como el rap, el hip hop o el trap—, como un medio útil para canalizar las frustraciones sociales, manifestar y fortalecer la identidad y la cohesión de un barrio; a través de los centros de interés originarios de una comunidad, potenciar su talento a través de talleres para fomentar el impulso artístico y la consciencia colectiva.

Los colectivos de música y arte urbanos son partes esenciales de la sociedad y las acciones gubernamentales culturales, sociales o en materia de prevención de las violencias deben iniciar en el reconocimiento benéfico de su existencia, más allá de la discriminación que llegan a sufrir. Desarrollar con ellos un puente hacía la difusión de valores que contribuyan al bienestar común.

*Fundador de Espacio Progresista, A. C. Asesor en estrategias de políticas públicas, incidencia social y cooperación internacional.

@aurel_gt

Comparte Facebook Twitter Whatsapp Comentarios Ver
Comentarios Ver
LO ÚLTIMO
Lo Último
Dinero Para Todos

La industria 
del cine

POR Ricardo Chavero Hace 4 daysHace 4 days
Rodada 2.0

Una cámara 
en el casco

POR Elizabeth Santana *Hace 4 days
Más allá del cliché

Lentejuelas 
en el ropero

POR Revista Cambio Hace 4 daysHace 4 days
Impulso progresista

Memoria histórica

POR Aurélien Guilabert *Hace 4 days

Editorial: historias fuera del pape ...

POR Laura Cordero Hace 5 daysHace 5 days
Tras bambalinas

El caso de Willy Toledo (I)

POR Rogelio Segoviano Hace 5 daysHace 5 days
LEYENDAS SEXUALES
Leyendas Sexuales
No hay contenido disponible.
Revista Cambio
Facebook Twitter Instagram Capital Media Digital
Aviso de privacidad