Revista Cambio
  • Menú Navegación Menú Navegación
  • Suscribirse Suscribirse
  • Búsqueda
    Buscar
    Cerrar menú
  • Facebook
  • Twitter
  • Instagram
  • Búsqueda
    Buscar
    Cerrar
  • Menú
  • Capital Coahuila
  • Capital Hidalgo
  • Capital Jalisco
  • Capital Morelos
  • Capital Oaxaca
  • Capital Puebla
  • Capital Quintana Roo
  • Capital Querétaro
  • Capital Veracruz
  • Capital México
  • Capital Michoacán
  • Capital Mujer
  • Reporte Índigo
  • Estadio Deportes
  • The News
  • Efekto
  • Capital Edo. de Méx.
  • Green TV
  • Revista Cambio
Radio Capital
Pirata FM
Capital Máxima
Capital FM
Digital
Prensa
Radio
TV
CerrarCerrar
CONTACTO Revista Cambio SUSCRÍBETE
Facebook Twitter Youtube
Youtube Twitter Facebook
Cerrar
Revista Cambio
Suscríbase a nuestro newsletter y reciba noticas y promociones exclusivas.
Opinión
Opinión

No a la sumisión auditiva

POR Revista Cambio Fecha: Hace 5 months
Facebook Twitter Whatsapp

POR ELIZABETH SANTANA*

Según el artículo 38 del Reglamento de Tránsito del Distrito Federal, los conductores de vehículos son responsables de evitar realizar acciones que pongan en riesgo su integridad física y la de los demás usuarios de la vía, por lo que prohíbe, entre otras cosas, utilizar parlantes o producir ruido excesivo con aparatos reproductores de música.

Mientras que en el artículo 7 se habla de que los conductores de un vehículo deben contribuir a generar un ambiente de sana convivencia, por lo que se estipula que deben abstenerse de utilizar la bocina (claxon) para un fin diferente al de evitar un hecho de tránsito, especialmente en condiciones de congestión vehicular, además de provocar ruido excesivo con el motor.

Sin embargo, y pese a que se estipule lo anterior, los conductores del transporte público en nuestra ciudad evaden tales disposiciones, y cuando menos te das cuenta, vas sometida al gusto musical del conductor de tu combi, microbús, camión o taxi, peor aún, oprimida por el volumen que él considere adecuado, y por el que todos alguna vez hemos gritado: “¡Bajan!”.

Entonces, me pregunto si la música educa. Y pienso que sí, y por ende creo que son lamentables algunos géneros musicales que solemos escuchar en el transporte público, y en cuyas letras sólo encuentro una apología a la violencia social.

No deseo contribuir a la contaminación acústica con mis quejas, pero sí quiero exponer que se trata de un problema real que no debe ser minimizado, y que sí está relacionado con las bicis, y mucho. Porque el tráfico automovilístico es el primer detonante de ruido en la CDMX, aunado a ello, nuestra urbe es una de las cinco más ruidosas de América Latina.

#RuidoCDMX, plataforma de datos abiertos que quiere contribuir a visibilizar este problema, refiere que la exposición prolongada al ruido provoca dolor en oído y cabeza, hipertensión y taquicardia y, eventualmente, la pérdida irreparable de la audición. Y explica que, en la CDMX la mayor parte de denuncias ambientales son por molestias asociadas con el ruido. Cabe señalar que la autoridad responsable de sancionarlas es la Secretaría de Seguridad Pública (SSP).

Si conduces un coche, te invito a pensar varias veces si quieres ser parte de la contaminación acústica de la CDMX quedándote pegado a un claxon, y a prestar atención no sólo prendiendo tus direccionales, sino observando tus espejos retrovisores, pero también, a tomar en cuenta que muchos autos tienen aislantes de sonido, y que tal vez en tu ambiente insonoro no te percates de que alguien, tal vez un ciclista, te está tocando su campana.

Y es que en el mejor de lo casos, pedalear siempre te roba una sonrisa. Tal vez la bici no sea la solución número uno al problema acústico en la urbe, pero al ser también un medio de transporte, no descarto que sea un recurso invaluable. Mejor aún, infinidad de marcas de gadgets nos están facilitado escuchar nuestra propia música de forma segura, por ejemplo, con opciones en bocinas portables que se conectan vía Bluetooth.

Como ciclistas no necesitamos descargar nuestra tensión oprimiendo una bocina o claxon, porque nuestro estrés se cataliza en pedaleadas; nos liberamos del yugo musical de los choferes, y no sólo somos libres de elegir nuestra ruta, también podemos seleccionar el soundtrack de nuestra rodada. Todo ello sin poner en riesgo a nadie.

*Periodista. Autora de Rodada 2.0, marca que celebra la inclusión de la bici como estilo de vida en todas sus modalidades.

@ElixMorgana

Comparte Facebook Twitter Whatsapp Comentarios Ver
Comentarios Ver
LO ÚLTIMO
Lo Último
Dinero Para Todos

La industria 
del cine

POR Ricardo Chavero Hace 4 daysHace 4 days
Rodada 2.0

Una cámara 
en el casco

POR Elizabeth Santana *Hace 4 days
Más allá del cliché

Lentejuelas 
en el ropero

POR Revista Cambio Hace 4 daysHace 4 days
Impulso progresista

Memoria histórica

POR Aurélien Guilabert *Hace 4 days

Editorial: historias fuera del pape ...

POR Laura Cordero Hace 5 daysHace 5 days
Tras bambalinas

El caso de Willy Toledo (I)

POR Rogelio Segoviano Hace 5 daysHace 5 days
LEYENDAS SEXUALES
Leyendas Sexuales
No hay contenido disponible.
Revista Cambio
Facebook Twitter Instagram Capital Media Digital
Aviso de privacidad