Revista Cambio
  • Menú Navegación Menú Navegación
  • Suscribirse Suscribirse
  • Búsqueda
    Buscar
    Cerrar menú
  • Facebook
  • Twitter
  • Instagram
  • Búsqueda
    Buscar
    Cerrar
  • Menú
  • Capital Coahuila
  • Capital Hidalgo
  • Capital Jalisco
  • Capital Morelos
  • Capital Oaxaca
  • Capital Puebla
  • Capital Quintana Roo
  • Capital Querétaro
  • Capital Veracruz
  • Capital México
  • Capital Michoacán
  • Capital Mujer
  • Reporte Índigo
  • Estadio Deportes
  • The News
  • Efekto
  • Diario DF
  • Capital Edo. de Méx.
  • Green TV
  • Revista Cambio
Radio Capital
Pirata FM
Capital Máxima
Capital FM
Digital
Prensa
Radio
TV
CerrarCerrar
CONTACTO Revista Cambio SUSCRÍBETE
Facebook Twitter Youtube
Youtube Twitter Facebook
Cerrar
Revista Cambio
Suscríbase a nuestro newsletter y reciba noticas y promociones exclusivas.
Opinión
Opinión
LeyendasSexuales
Leyendas Sexuales

¡Pruébate!

POR Rocío Sánchez Fecha: Hace 1 year
Facebook Twitter Whatsapp

“Saber es mejor”, rezaba el lema de una campaña que emprendimos en Letra S, organización en la que trabajo, hace ya una década. La idea era convencer a la gente de que hacerse la prueba del VIH era importante, necesario y que podía darle la oportunidad de una mejor calidad de vida aunque resultara positiva.

Sin embargo, después de tantos años, todavía es difícil que una persona se haga ese test sin sufrir insomnio la noche anterior, pensando qué hará si resulta infectada. Todo el miedo proviene del mismo punto: el estigma. El VIH es una infección con una fuerte carga moral, pues la sociedad supone que quien lo contrae tiene la culpa de haberse infectado por haber hecho algo que no debía, como tener sexo “con un desconocido” (aunque, claro, un conocido también puede transmitir el virus), inyectarse drogas o acostarse con alguien de su mismo sexo (acto que, en gran medida, todavía se considera condenable).

El estigma es una carga tan pesada que representa una barrera entre la gente y la detección del VIH. Esta barrera comenzó a resquebrajarse hace varios años, cuando se aprobó en Estados Unidos una prueba casera que se hacía con ayuda de un poco de saliva. A México llegó únicamente en el papel, pues aunque aparecía en la lista de inventario de algunas farmacias, no era seguro que pudiera venderse sin problemas, puesto que la legislación estipula hasta la fecha que antes y después de la prueba debe darse una breve consejería.

Si bien estar infectado con el VIH es una noticia impactante, a más de 30 años del reporte del primer caso de sida en la historia, ya no estamos en la época en que la gente saltaba por las ventanas al recibir el diagnóstico. Tanto es así que un grupo de científicos del Imperial College de Londres acaba de crear una unidad USB que puede detectar el VIH con una gota de sangre. De esta manera, uno evita tener que ir a formarse a un centro de salud o recibir miradas inquisidoras de parte del personal médico o como me sucedió a mí la primera vez que me hice la prueba y me echaron en cara “si es tan fácil usar condón, por qué no se lo pone”.

Basta con depositar una gota de sangre sobre un chip como los de los teléfonos celulares, insertarlo en una unidad USB y conectarla a un equipo especial que, según sus creadores, tiene el tamaño de una fotocopiadora, y en menos de 30 minutos, uno puede saber si está infectado o no.

Pero lo que hace realmente revolucionario a este sistema es que para quien ya haya sido diagnosticado con el VIH será posible monitorear su carga viral, es decir, la cantidad de virus que corre por su sangre y que indica si el tratamiento contra la infección está funcionando. Este tipo de pruebas se hacen en laboratorios especializados (en México, por ejemplo, hay pocos y las muestras deben viajar para ser analizadas) y sus resultados tardan al menos tres días. Por esto, la facilidad de hacer este conteo en casa permitirá a los pacientes tener monitoreado el estado de la infección sin toda la burocracia que el sistema de salud implica.

El VIH y el sida todavía son problemas importantes, pero con la ayuda de los tratamientos las personas con la infección llegan a vivir los mismos años que una persona no infectada.Por eso, mientras llegan estos avances tecnológicos a nuestro país, este 1 de diciembre, Día Mundial de la Lucha contra el Sida, puede buscar alguna de las actividades que las organizaciones civiles siempre llevan a cabo, como la realización de pruebas gratuitas que lo ayudarán a conocer su estatus y a mantenerse sano cualquiera que sea el resultado.
.
*Periodista especializada en salud sexual@RocioSanchez

Comparte Facebook Twitter Whatsapp Comentarios Ver
Comentarios Ver
LO ÚLTIMO
Lo Último

EDITORIAL

POR Elizabeth Palacios Hace 3 daysHace 3 days
Leyendas Sexuales

Ejercicio pélvico 2.0

POR Rocío Sánchez *Hace 3 days
Dinero Para Todos

Invertir 
en tus hijos

POR Ricardo Chavero Hace 3 daysHace 3 days

Regalos bien planeados

POR Revista Cambio *Hace 3 days
Tras bambalinas

Sueños 
guajiros

POR Rogelio Segoviano Hace 3 daysHace 3 days
Dinero Para Todos

Millonarios 
de papel

POR Ricardo Chavero Hace 2 weeksHace 2 weeks
LEYENDAS SEXUALES
Leyendas Sexuales

Ejercicio pélvico 2.0

POR Rocío Sánchez *Hace 3 days
Revista Cambio
Facebook Twitter Instagram Capital Media Digital