Revista Cambio
  • Menú Navegación Menú Navegación
  • Suscribirse Suscribirse
  • Búsqueda
    Buscar
    Cerrar menú
  • Facebook
  • Twitter
  • Instagram
  • Búsqueda
    Buscar
    Cerrar
  • Menú
  • Capital Coahuila
  • Capital Hidalgo
  • Capital Jalisco
  • Capital Morelos
  • Capital Oaxaca
  • Capital Puebla
  • Capital Quintana Roo
  • Capital Querétaro
  • Capital Veracruz
  • Capital México
  • Capital Michoacán
  • Capital Mujer
  • Reporte Índigo
  • Estadio Deportes
  • The News
  • Efekto
  • Capital Edo. de Méx.
  • Green TV
  • Revista Cambio
Radio Capital
Pirata FM
Capital Máxima
Capital FM
Digital
Prensa
Radio
TV
CerrarCerrar
CONTACTO Revista Cambio SUSCRÍBETE
Facebook Twitter Youtube
Youtube Twitter Facebook
Cerrar
Revista Cambio
Suscríbase a nuestro newsletter y reciba noticas y promociones exclusivas.
Opinión
Opinión

Secretaría para 
el cambio social

POR Revista Cambio Fecha: Hace 6 months
Facebook Twitter Whatsapp

 POR AURÉLIEN GUILABERT*

La innovación tiende a vincularse sólo a la creación de nuevas tecnologías y, de manera general, a una responsabilidad del sector privado o empresarial. Innovar es crear algo nuevo, pero no se trata de desechar en bloque el pasado, sino de aprovechar el capital y las fortalezas existentes frente a los desafíos presentes y futuros desde un enfoque resiliente. ¿Innovar para qué? Productividad, competitividad o dinamizar algún mercado: los objetivos de la innovación son múltiples. ¿Y qué pasa si convertimos este proceso creativo en motor del cambio social para el bienestar?

Hace algunos años emergió el concepto teórico multidimensional de innovación social desde la esfera de la sociedad civil y de organismos internacionales, como la Comisión Económica para América Latina (Cepal) de la ONU. La Cepal define la innovación social como las “nuevas formas de gestión, de administración, de ejecución, nuevos instrumentos o herramientas, nuevas combinaciones de factores orientadas a mejorar las condiciones sociales y de vida en general de la población de la región”.

Las sociedades enfrentan una serie de amenazas y problemáticas sociales, económicas o poblacionales, desafíos nuevos o antiguos, menospreciados por falta de visión o de compromiso. La tendencia a la sectorización temática y la falta de coordinación de los gobiernos pueden sesgar el diagnóstico, la interpretación y la resolución de un problema público. El parásito electoral contribuye a que las y los tomadores de decisión opten por la inmediatez o el cortoplacismo contaminando la elaboración de una visión de Estado, es decir transexenal, en materia de desarrollo. El enfrentamiento de las recientes crisis o tensiones crónicas en materia económica, especialmente en el ámbito de las desigualdades sociales o ambientales de cara al peligro cada vez más agudo del cambio climático, hace urgente la necesidad de encontrar nuevas ideas.

Si bien la noción ha permeado cada vez más los discursos públicos y políticos, todavía falta una propuesta concreta e integral para la aplicación institucionalizada de la innovación social, de donde la ciudadanía pueda apropiarse desde una visión que busque el bienestar común y el interés público a partir del impulso de un andamiaje público transversal que siembre las semillas del cambio social con el propósito de que, así, florezcan soluciones creativas a problemas no resueltos por las técnicas presentes o pasadas.

No se trata de crear un órgano aislado que desarrolle experimentos sin rumbo o pretenda promover el emprendimiento desvinculado de las realidades sociales. Imaginemos una entidad que promueva el diálogo intenso y multidisciplinario de expertos plurales con métodos agilizados a fin de elaborar soluciones aplicables y para la toma de decisiones. Dicho organismo favorecería la modernización de la respuesta pública y su vinculación con una ciudadanía, que hoy desconfía de sus autoridades. Pensemos en la fusión de varias dependencias existentes alrededor del diseño e implementación de una estrategia transversal de innovación social que fomente la reflexión fuera de los cuadros administrativos habituales.

La instalación de una secretaría poderosa en materia presupuestal, capaz de coordinarse con las demás áreas de Gobierno, vincular el experimento y la innovación con el objetivo de concebir propuestas de políticas públicas concretas retroalimentadas, monitoreadas y evaluadas en el tiempo; apta para medir impactos y sacar lecciones; una institución compuesta con perfiles diversos complementarios competentes, minuciosamente seleccionados entre los múltiples talentos mexicanos apasionados por sus temáticas, y con perspectiva internacional, tendría por misión rectora incentivar y apoyar la sostenibilidad, el emprendimiento social, la investigación científica y la elaboración de una agenda digital real y medible para una democracia social consolidada. ¿Cómo te suena?

*Fundador de Espacio Progresista, A. C. Asesor en estrategias de políticas públicas, incidencia social y cooperación internacional.

@aurel_gt

Comparte Facebook Twitter Whatsapp Comentarios Ver
Comentarios Ver
LO ÚLTIMO
Lo Último
Dinero Para Todos

La industria 
del cine

POR Ricardo Chavero Hace 4 daysHace 4 days
Rodada 2.0

Una cámara 
en el casco

POR Elizabeth Santana *Hace 4 days
Más allá del cliché

Lentejuelas 
en el ropero

POR Revista Cambio Hace 4 daysHace 4 days
Impulso progresista

Memoria histórica

POR Aurélien Guilabert *Hace 4 days

Editorial: historias fuera del pape ...

POR Laura Cordero Hace 5 daysHace 5 days
Tras bambalinas

El caso de Willy Toledo (I)

POR Rogelio Segoviano Hace 5 daysHace 5 days
LEYENDAS SEXUALES
Leyendas Sexuales
No hay contenido disponible.
Revista Cambio
Facebook Twitter Instagram Capital Media Digital
Aviso de privacidad