Revista Cambio
  • Menú Navegación Menú Navegación
  • Suscribirse Suscribirse
  • Búsqueda
    Buscar
    Cerrar menú
  • Facebook
  • Twitter
  • Instagram
  • Búsqueda
    Buscar
    Cerrar
  • Menú
  • Capital Coahuila
  • Capital Hidalgo
  • Capital Jalisco
  • Capital Morelos
  • Capital Oaxaca
  • Capital Puebla
  • Capital Quintana Roo
  • Capital Querétaro
  • Capital Veracruz
  • Capital México
  • Capital Michoacán
  • Capital Mujer
  • Reporte Índigo
  • Estadio Deportes
  • The News
  • Efekto
  • Diario DF
  • Capital Edo. de Méx.
  • Green TV
  • Revista Cambio
Radio Capital
Pirata FM
Capital Máxima
Capital FM
Digital
Prensa
Radio
TV
CerrarCerrar
CONTACTO Revista Cambio SUSCRÍBETE
Facebook Twitter Youtube
Youtube Twitter Facebook
Cerrar
Revista Cambio
Suscríbase a nuestro newsletter y reciba noticas y promociones exclusivas.
Opinión
Opinión
Leyendas Sexuales

Sexo libre 
de dolor

POR Rocío Sánchez Fecha: Hace 5 meses
Facebook Twitter Whatsapp

El dolor vaginal durante el sexo es, tristemente, una cosa muy común. Tan común que muchos hombres simplemente ignoran las quejas de sus parejas durante la penetración y se enfocan en “lo suyo”, pues creen que el dolor es “normal”.

Por ejemplo, ese estigma de que la primera relación sexual tiene que doler se ha extendido tanto que ya ni se cuestiona. Las mujeres asumen que esos momentos de sufrimiento son obligatorios y lo creen todavía más si tienen relaciones sexuales antes del matrimonio o en la primera cita o en el asiento trasero de un coche o en un hotel de mala muerte o en un callejón oscuro, en fin, en situaciones que les generan mucho estrés porque, todavía hoy, se supone que “una mujer decente” no lo hace en esas condiciones.

Esto se torna más grave cuando ese dolor se presenta dos, diez o veinte veces después de la primera relación sexual. Incluso he platicado con mujeres que confiesan que nunca les ha dejado de doler. ¡Nunca, después de años y años!

Luego está el siguiente problema: los médicos. Cuando una mujer admite que el dolor que siente podría ser anormal, y que además la hace infeliz y obstaculiza su relación de pareja, acude a un doctor en busca de ayuda. ¿Y cuál es el doctor al que se le pregunta sobre lo que pasa ahí abajo? Pues al ginecólogo. No es que estos especialistas no sepan lo que sucede, sino que no pueden hacer gran cosa para remediarlo. Le dirán a la mujer que se relaje, que use un poco de lubricante (¡Claro! ¿Cómo no se le había ocurrido?), y ella regresará a su casa, muy probablemente, decepcionada de haber pedido ayuda y haber encontrado muy poca.

El dolor durante el coito, pues, no es normal y no debe suceder, pero eso se dice muy fácil. Muy pocas veces se trata de un problema físico, es más psicológico. Es con un psicoterapeuta con quien la mujer debería acudir en busca de apoyo, sin embargo resolver los conflictos que la llevan a sufrir en vez de disfrutar su sexualidad puede llevar mucho tiempo. Mientras tanto, hay algo que persiste y que es, justamente, el motivo de la consulta: el dolor.

Un grupo de médicos e investigadores ha comenzado a enfocarse en el dolor, no como síntoma de una enfermedad, sino como problema en sí mismo. Es decir, ¿qué se hace con esa molestia mientras se cura la enfermedad que la origina?
Uno de estos investigadores es el doctor Irv Binik, quien trabaja en el Departamento de Psicología de la Universidad de McGill, en Canadá. Él lleva más de una década estudiando el dolor vaginal durante la penetración, pues desde que empezó su trabajo en el Servicio de Terapia Sexual y de Pareja del Royal Victoria Hospital, en Montreal, notó la gran cantidad de mujeres que iban a consulta por esa causa.

En una entrevista concedida a la propia Universidad de McGill en 2002, Binik explicó que, cuando quiso abordar científicamente el tema, encontró que casi no había investigación al respecto ni tampoco se había diseñado un abordaje clínico para resolver el asunto. También enfatizó que se trata de un problema que involucra varios factores: la pareja, el coito y el sexo en general, ya que estas mujeres son capaces de usar un tampón o pasar por una revisión ginecológica con menos molestias que por una noche de pasión.

Todo esto quiere decir que la medicina apenas voltea a ver el dolor vaginal como un asunto digno de atención y que considerarlo normal es una de las tantas ideas formadas culturalmente que parecen influir en la visión supuestamente objetiva de la ciencia.

* Periodista especializada en salud sexual.
@RocioSanchez

#Coito#Dolor#dolor vaginal#Sexo#sexualidad#Terapia
Comparte Facebook Twitter Whatsapp Comentarios Ver
Comentarios Ver
LO ÚLTIMO
Lo Último

Pintorieta: Agua para todos

POR Revista Cambio Hace 12 horasHace 12 horas

Editorial

POR Elizabeth Palacios *Hace 12 horas
Dinero Para Todos

Los 7 pecados financieros

POR Ricardo Chavero Hace 13 horasHace 13 horas
Tras bambalinas

El ADN de Dalí

POR Rogelio Segoviano *Hace 13 horas
Leyendas Sexuales

Sexo flotante

POR Rocío Sánchez Hace 13 horasHace 13 horas

Coche submarino

POR Valeria Galvan Hace 13 horasHace 13 horas
LEYENDAS SEXUALES
Leyendas Sexuales

Sexo flotante

POR Rocío Sánchez *Hace 13 horas
Revista Cambio
Facebook Twitter Instagram Capital Media Digital