Revista Cambio
  • Menú Navegación Menú Navegación
  • Suscribirse Suscribirse
  • Búsqueda
    Buscar
    Cerrar menú
  • Facebook
  • Twitter
  • Instagram
  • Búsqueda
    Buscar
    Cerrar
  • Menú
  • Capital Coahuila
  • Capital Hidalgo
  • Capital Jalisco
  • Capital Morelos
  • Capital Oaxaca
  • Capital Puebla
  • Capital Quintana Roo
  • Capital Querétaro
  • Capital Veracruz
  • Capital México
  • Capital Michoacán
  • Capital Mujer
  • Reporte Índigo
  • Estadio Deportes
  • The News
  • Efekto
  • Diario DF
  • Capital Edo. de Méx.
  • Green TV
  • Revista Cambio
Radio Capital
Pirata FM
Capital Máxima
Capital FM
Digital
Prensa
Radio
TV
CerrarCerrar
CONTACTO Revista Cambio SUSCRÍBETE
Facebook Twitter Youtube
Youtube Twitter Facebook
Cerrar
Revista Cambio
Suscríbase a nuestro newsletter y reciba noticas y promociones exclusivas.
Opinión
Opinión
Leyendas Sexuales

Sexo viajero

POR Rocío Sánchez Fecha: Hace 2 weeks
Facebook Twitter Whatsapp

Viajar es una de las experiencias más fascinantes y enriquecedoras que puede tener un ser humano. Conocer lugares, culturas, idiomas, comidas y personas nos abre el panorama, favorece la empatía y aviva la curiosidad por seguir aprendiendo.

Salir de nuestro espacio cotidiano estimula todos los sentidos, y no es raro que el erotismo aflore de una forma distinta. Algunos estudios sobre la sexualidad han documentado que cuando las personas cambian de ciudad, su vida íntima se vuelve más libre en el sentido de que se atreven a hacer cosas que realmente deseaban. Esto es más claro, por ejemplo, en las lesbianas y homosexuales, que al estar lejos de su comunidad original dejan de sentir esa presión social que limitaba sus preferencias.

Sin embargo, esa premisa puede ser válida para todo tipo de personas. Las parejas ya establecidas, por su parte, pueden encontrar un nuevo impulso sexual al cambiar de “locación”, al verse inmersos en un nuevo ambiente o después de un día de visitar lugares que les parecieron particularmente bellos. El sexo durante los viajes se vuelve una efectiva salida de la rutina por el simple hecho de que cambian los muebles, los olores, las sensaciones y esa idea que con frecuencia resuena: “Total, aquí nadie nos conoce ni nos va a volver a ver”.

Para las parejas más atrevidas, incluso existen hoteles alrededor del mundo dedicados al intercambio de parejas (o a la conformación de tríos, si se prefiere esa modalidad). Son lugares con un ambiente totalmente swinger que facilitan los encuentros sexuales con su agenda de actividades durante todo el día. Algunos de los ubicados en las playas mexicanas tienen, de hecho, un código de vestimenta que pretende mantener un concepto de elegancia y sensualidad que deja fuera las bermudas con sandalias y calcetines, o el nadar en la alberca con una camiseta puesta.

Pero el sexo no es sólo para parejas. Los solteros y solteras suelen encontrar en los viajes una oportunidad perfecta para el sexo casual que, además, puede aportar un elemento de exoticidad cuando se realiza en lugares donde las personas son muy diferentes a las de la ciudad de origen. Y no es necesario ir al Oriente Medio a fin de vivir esa experiencia. Por ejemplo, quienes viven en el centro o sur del país y viajan hacia el norte suelen verse impresionados por la belleza de la gente de esa zona, alta, bien formada y con un acento que para muchos resulta sexy.

Por supuesto que ese efecto se intensifica al cruzar las fronteras nacionales. Aunque uno no quiera ni sea ese el principal objetivo del viaje (quizás a veces sí lo es), mirar fisonomías distintas o escuchar idiomas diferentes (e imaginarse las palabras “sucias” en esos idiomas) provoca que el cuerpo se predisponga a los encuentros sexuales.

A esto hay que sumarle que en algunos países, el ligue con fines sexuales no tiene tanto protocolo como en el nuestro. Ya ves que dicen que los mexicanos todo lo ponemos en diminutivo para que no suene tan feo. En otras latitudes, las cosas son diferentes, son directas y ya, y eso facilita mucho ese tipo de intercambios que podrían estar entre los más excitantes encuentros de una sola noche.

Claro, siempre hay que tomar precauciones. Además del indiscutible uso de condón, no está de más dejarle saber a alguno de nuestros compañeros de viaje dónde estaremos y con quién (las aplicaciones de celular ya permiten ubicar a la persona en tiempo real). Luego de eso, no queda más que disfrutar todas las facetas de esa experiencia de relacionarse con otro ser humano cuya vida se desarrolla a miles de kilómetros de la nuestra.

* Periodista especializada en salud sexual.

@RocioSanchez

Comparte Facebook Twitter Whatsapp Comentarios Ver
Comentarios Ver
LO ÚLTIMO
Lo Último
Leyendas Sexuales

Puertas abiertas

POR Rocío Sánchez Hace 6 daysHace 6 days
Tras bambalinas

Pinturas para el turismo

POR Rogelio Segoviano *Hace 6 days

Depresión post Año Nuevo

POR Valeria Galvan Hace 6 daysHace 6 days
Dinero Para Todos

Mejora tus finanzas

POR Ricardo Chavero *Hace 6 days

Editorial: cuesta de enero

POR Elizabeth Palacios Hace 6 daysHace 6 days

Wild on Coyuca

POR Valeria Galvan Hace 2 weeksHace 2 weeks
LEYENDAS SEXUALES
Leyendas Sexuales

Puertas abiertas

POR Rocío Sánchez *Hace 6 days
Revista Cambio
Facebook Twitter Instagram Capital Media Digital
Aviso de privacidad