Revista Cambio
  • Menú Navegación Menú Navegación
  • Suscribirse Suscribirse
  • Búsqueda
    Buscar
    Cerrar menú
  • Facebook
  • Twitter
  • Instagram
  • Búsqueda
    Buscar
    Cerrar
  • Menú
  • Capital Coahuila
  • Capital Hidalgo
  • Capital Jalisco
  • Capital Morelos
  • Capital Oaxaca
  • Capital Puebla
  • Capital Quintana Roo
  • Capital Querétaro
  • Capital Veracruz
  • Capital México
  • Capital Michoacán
  • Capital Mujer
  • Reporte Índigo
  • Estadio Deportes
  • The News
  • Efekto
  • Diario DF
  • Capital Edo. de Méx.
  • Green TV
  • Revista Cambio
Radio Capital
Pirata FM
Capital Máxima
Capital FM
Digital
Prensa
Radio
TV
CerrarCerrar
CONTACTO Revista Cambio SUSCRÍBETE
Facebook Twitter Youtube
Youtube Twitter Facebook
Cerrar
Revista Cambio
Suscríbase a nuestro newsletter y reciba noticas y promociones exclusivas.
Opinión
Opinión
Chavero
Dinero Para Todos

Tiempos compartidos

POR Ricardo Chavero Fecha: Hace 4 semanas
Facebook Twitter Whatsapp

Desde los años 60, se inició el negocio de los tiempos compartidos. A partir de entonces, no ha disminuido el mercado de compradores y usuarios, pero se han agregado variables de estos a fin de acoplarse al mercado y satisfacer más demandas.

Si bien no a todos nos ha pasado, seguramente conoces a alguien a quien sí, que nada más pisar el aeropuerto, haya sido abordado por vendedores de tiempos compartidos o de servicios de intercambio de vacaciones, que enganchan a la persona con un desayuno, un pase para conocer un hotel o cualquier otra atracción, con el único fin de que tenga una cita con ellos.

El tiempo compartido es una opción de hospedaje en suites, departamentos o cabañas, con los servicios de un hotel de buena categoría, y mediante este se tiene acceso a todas las amenidades del hotel, como piscinas, áreas de juegos y deportes. Este contrato tiene una vigencia desde cinco hasta 99 años, según lo prefiera el cliente.

Generalmente, el tiempo compartido queda anclado a un solo destino –ciudad y hotel previamente elegidos–, pero también existe la opción de cambiar la semana correspondiente por otro destino de la misma cadena, y sólo pagar una diferencia por el cambio de tarifas que puedan existir. Parece que es una decisión inteligente, y lo es para los hoteles y centros turísticos. En México es un mercado de 10 000 millones de dólares en flujo de efectivo. Cabe señalar que, en muchos casos, la única razón por la que el hotel es rentable es por la venta del tiempo compartido.

Por supuesto, ¿por qué alguien te ofrecería un servicio que no es negocio para alguien más? Ahora veamos la cara no tan amable de los tiempos compartidos y las estafas. En general yo digo que son estafas y punto. Sin embargo, ¿qué pasa cuando además de hacer una venta de presión con la finalidad de quitarnos nuestro dinero nos ofrecen una cereza?

Ahora, ya disfrutaste el desayuno gratis, el tour, los lentes, etc. Compres o no, ya dejaste tus datos. Aquí empieza el verdadero show. Cuando regresas a la realidad, no han pasado unos días y ya tienes una llamada de una persona que te saluda, se alegra por tus increíbles vacaciones y te hace una propuesta difícil de reusar. “Le ofrecemos la renta de su tiempo compartido”, luego te dan cifras ridículas: 100 000 pesos (para que se pague “sola” tu inversión) a cambio de unas semanas en la suite que acabas de pagar. Te preguntan si te interesa, pero ahí viene el gancho, pues simulan que tienen a los clientes en la otra línea y sólo te piden un depósito de 20 000 pesos por impuestos y gastos administrativos. Claro que parece muy buen negocio, pongo 20 000 y gano 100 000. Se aprovechan como siempre de la poca cultura de inversiones que tenemos; en ocasiones incluso ofrecen la compra del tiempo compartido por 900 000 pesos o más, y un impuesto del 10 %. Hay quienes hacen el depósito y en ese momento no vuelven a escuchar de la persona que les llamó ni de los clientes que querían el tiempo compartido, y así pierden muchísimo dinero.

En ocasiones, los cyberdelincuentes crean direcciones web y de correo con la misma imagen de los hoteles donde compraron el tiempo compartido a fin de hacer más real la estafa. Seamos sinceros, ¿quién en su sano juicio va a estar dispuesto a comprar un tiempo compartido sin que haya sido por una venta de presión? Claro, si somos tan crédulos como para comprarlo en primer lugar, es posible que también seamos presa fácil de la siguiente estafa.

Es importante tener vacaciones, pero más importante resguardar nuestro dinero de esta industria multimillonaria que por algo las instituciones financieras la tienen catalogada como de riesgo alto, en el mismo rubro de casinos, apuestas y table dance. ¿Por qué razón clasifican este “negocio” en ese mismo rubro? Pues porque tienen un poco más de educación financiera que el resto de los mexicanos. Aprende a cuidar tu dinero, tal como lo hacen las instituciones.

*Asesor financiero especializado en fintech y coaching financiero.

@networthmx

#Coaching#Compras#economía#Mercado#vacaciones
Comparte Facebook Twitter Whatsapp Comentarios Ver
Comentarios Ver
LO ÚLTIMO
Lo Último

El sindrome del ‘sobrecalificado’ ...

POR Ricardo Chavero Hace 6 díasHace 6 días

Mejor que terapia

POR Revista Cambio *Hace 6 días

Vagina sin fondo

POR Rocío Sánchez Hace 7 díasHace 7 días
Tras bambalinas

Los calzones de Del Toro

POR Rogelio Segoviano *Hace 7 días
Tras bambalinas

Doña Urraca 
y el Santo Grial

POR Rogelio Segoviano Hace 2 semanasHace 2 semanas

Pezones masculinos

POR Rocío Sánchez Hace 2 semanasHace 2 semanas
LEYENDAS SEXUALES
Leyendas Sexuales

Consentida del profesor

POR Rocío Sánchez *Hace 4 semanas
Revista Cambio
Facebook Twitter Instagram Capital Media Digital