Revista Cambio
  • Menú Navegación Menú Navegación
  • Suscribirse Suscribirse
  • Búsqueda
    Buscar
    Cerrar menú
  • Facebook
  • Twitter
  • Instagram
  • Búsqueda
    Buscar
    Cerrar
  • Menú
  • Capital Coahuila
  • Capital Hidalgo
  • Capital Jalisco
  • Capital Morelos
  • Capital Oaxaca
  • Capital Puebla
  • Capital Quintana Roo
  • Capital Querétaro
  • Capital Veracruz
  • Capital México
  • Capital Michoacán
  • Capital Mujer
  • Reporte Índigo
  • Estadio Deportes
  • The News
  • Efekto
  • Diario DF
  • Capital Edo. de Méx.
  • Green TV
  • Revista Cambio
Radio Capital
Pirata FM
Capital Máxima
Capital FM
Digital
Prensa
Radio
TV
CerrarCerrar
CONTACTO Revista Cambio SUSCRÍBETE
Facebook Twitter Youtube
Youtube Twitter Facebook
Cerrar
Revista Cambio
Suscríbase a nuestro newsletter y reciba noticas y promociones exclusivas.
Opinión
Opinión
Rogelio Segoviano
Tras bambalinas

Un éxito forjado des-pa-ci-to

POR Rogelio Segoviano Fecha: Hace 2 semanas
Facebook Twitter Whatsapp

Desde muy pequeño, el boricua Luis Alfonso Rodríguez López-Cepero soñaba con ser artista y no perdía oportunidad de pedirle a sus padres que lo llevaran a todos los castings infantiles con la finalidad de ingresar al grupo Menudo. Aunque nunca fue seleccionado, jamás quitó el dedo del renglón y se inscribió en todos los talleres o cursos de canto y actuación que pudo.

Su perseverancia llegó a tal grado, que obtuvo una beca del 100 % para estudiar en la Escuela de Música de la Universidad Estatal de Florida, donde también formó parte del coro. Y cuando se enteraba de que algún amigo o familiar estaba organizando una fiesta, los convencía de que lo dejaran ir a cantarles gratis. En esas reuniones lo mismo interpretaba temas de Luis Miguel que de Michael Jackson, sus dos grandes ídolos.

Sin embargo, a pesar de su gran esfuerzo y tenacidad por salir adelante año tras año, Luis Alfonso Rodríguez no veía claro su futuro en la música. Pero cuando llegó el momento en que estaba dispuesto a renunciar a sus sueños, se encontró con un productor quien le dijo que lo ayudaría, pues veía en él “ese algo” que tienen las grandes estrellas. Sólo una condición le puso: “Cámbiate ya ese nombre, nadie podría triunfar llamándose Luis Alfonso Rodríguez López-Cepero”.

Como por arte de magia, en cuanto cambió de nombre, la suerte tocó a su puerta y las oportunidades le cayeron en cascada. Había nacido Luis Fonsi.

Hoy, con nueve álbumes lanzados al mercado en casi 20 años de trayectoria (desde que conoció al productor de Universal Music), Luis Fonsi está en los cuernos de la luna, en buena medida gracias a que ha hecho una carrera “des-pa-ci-to” y en la que ha sorteado poquito a poquito los obstáculos que ha encontrado. Lo sorprendente es que “Despacito” es apenas el primer sencillo de un álbum que todavía no sale a la venta.

Y es que no cualquier artista puede presumir de haber alcanzado en menos tiempo, con sólo uno de sus videos musicales, la mágica cifra de las 2 000 millones de reproducciones en YouTube. Algo así como 19 millones de reproducciones diarias, hazaña en tiempo récord que ni el mismo artista coreano PSY logró.

Tampoco muchas celebridades en el mundo pueden decir que los usuarios de Spotify han escuchado más de 1 billón de veces una de sus canciones. Igual, desde que se montó en esa plataforma hace menos de seis meses, el promedio es de 10 millones de escuchas al día. Una verdadera locura.

Por si no fuera suficiente, “Despacito” ha liderado durante 23 semanas consecutivas las principales listas de popularidad en América Latina y Estados Unidos, y ha alcanzado el número uno en, por lo menos, 89 diferentes países. Nunca antes un sencillo había conquistado tantos discos de Oro, Platino, Diamante y hasta Plutonio, reconocimiento que le fue entregado hace unos días en España, previo al inicio de su gira mundial. Fonsi sabe que éste es su momento y tiene que aprovecharlo.

Y de la misma forma en que el boricua aprovechó las oportunidades que se le presentaron para lograr sus metas, llama la atención Dance generation: La competencia, un novedoso reality show que está por comenzar en nuestro país a través del canal de cable Lifetime, en donde se buscará al mejor prospecto de bailarín (hombre o mujer) mexicano con el propósito de que gane una beca de estudios en la reconocida academia Broadway Dance Center de Nueva York. El concurso está dirigido principalmente a jóvenes cuya pasión por el baile esté por encima de todo, y se pueden inscribir del 10 de julio al 31 de agosto subiendo un video en mx.milifetime.tv, en el que demuestren su talento.

Por cierto, si alguno de los participantes seleccionados en Dance Generation: La competencia tiene un nombre tan poco atractivo y seductor como Luis Alfonso Rodríguez López-Cepero, más vale  que considere llamarse Billy Elliot o algo así.   

*Periodista especializado en cultura

@rogersegoviano

#Revista Cambio#Rogelio Segoviano
Comparte Facebook Twitter Whatsapp Comentarios Ver
Comentarios Ver
LO ÚLTIMO
Lo Último

Pintorieta: Agua para todos

POR Revista Cambio Hace 12 horasHace 12 horas

Editorial

POR Elizabeth Palacios *Hace 12 horas
Dinero Para Todos

Los 7 pecados financieros

POR Ricardo Chavero Hace 13 horasHace 13 horas
Tras bambalinas

El ADN de Dalí

POR Rogelio Segoviano *Hace 13 horas
Leyendas Sexuales

Sexo flotante

POR Rocío Sánchez Hace 13 horasHace 13 horas

Coche submarino

POR Valeria Galvan Hace 13 horasHace 13 horas
LEYENDAS SEXUALES
Leyendas Sexuales

Sexo flotante

POR Rocío Sánchez *Hace 13 horas
Revista Cambio
Facebook Twitter Instagram Capital Media Digital