Revista Cambio
  • Menú Navegación Menú Navegación
  • Suscribirse Suscribirse
  • Búsqueda
    Buscar
    Cerrar menú
  • Facebook
  • Twitter
  • Instagram
  • Búsqueda
    Buscar
    Cerrar
  • Menú
  • Capital Coahuila
  • Capital Hidalgo
  • Capital Jalisco
  • Capital Morelos
  • Capital Oaxaca
  • Capital Puebla
  • Capital Quintana Roo
  • Capital Querétaro
  • Capital Veracruz
  • Capital México
  • Capital Michoacán
  • Capital Mujer
  • Reporte Índigo
  • Estadio Deportes
  • The News
  • Efekto
  • Diario DF
  • Capital Edo. de Méx.
  • Green TV
  • Revista Cambio
Radio Capital
Pirata FM
Capital Máxima
Capital FM
Digital
Prensa
Radio
TV
CerrarCerrar
CONTACTO Revista Cambio SUSCRÍBETE
Facebook Twitter Youtube
Youtube Twitter Facebook
Cerrar
Revista Cambio
Suscríbase a nuestro newsletter y reciba noticas y promociones exclusivas.
Opinión
Opinión
Captura-3
Tras bambalinas

Un tal 
Juan Rulfo

Rulfo es un autor fundamental en las letras latinoamericanas del siglo pasado.

POR Rogelio Segoviano Fecha: Hace 6 months
Facebook Twitter Whatsapp

“Vine a Comala porque me dijeron que aquí vivía mi padre, un tal Pedro Páramo”. Con esa simple y poderosa frase comienza la emblemática novela de Juan Rulfo, considerada por muchos críticos y especialistas literarios como la obra más acabada e importante que se ha escrito jamás en México, y que para algunos es la precursora del realismo mágico, que continuarían Gabriel García Márquez, Carlos Fuentes, Miguel Ángel Asturias, Isabel Allende y Laura Esquivel.

Lectura (y relectura) obligada para estudiantes de secundaria, prepa y universidad, Pedro Páramo nos narra, en muy pocas páginas, el viaje onírico de Juan Preciado, quien está en busca de su padre en un mundo rural y desolado en el que la vida vale poco y la muerte es la ley. Es un periplo por esos pueblos reales e imaginarios cargados de voces colectivas, recuerdos y relatos paralelos en un México postrevolucionario. Es un relato en donde se juega con el tiempo y los límites de la cordura. Es un coro de voces entre vivos y muertos que conviven entre ellos, al tiempo que inquietan y estrujan el alma de sus lectores. Es una historia que condensa, como pocas, la condición humana y hace de Rulfo un autor fundamental en las letras latinoamericanas del siglo pasado.

Ahora que conmemoramos con bombo y platillo el centenario del natalicio de Juan Nepomuceno Carlos Pérez Rulfo Vizcaíno y celebramos su obra, vale recordar que a mediados de los 50 le costaba trabajo dar por terminada la escritura de Pedro Páramo, pues pensaba que todavía podía corregir el texto, y se negaba a entregarlo al Fondo de Cultura Económica para su publicación.

De hecho, en el libro Los cuadernos de Juan Rulfo, que reúne algunos textos breves y cartas del escritor, Rulfo revela que mientras su paisano y amigo Juan José Arreola lo animaba a que publicara Pedro Páramo lo antes posible, él estaba “confuso e indeciso” de mandarlo a la editorial porque tenía miedo al fracaso. Se dice que sus colegas del Centro Mexicano de Escritores, quienes conocían la fragmentada obra desde antes de ser publicada, estaban divididos entre quienes lo apoyaban y los que lo criticaban. En sus cuadernos, Rulfo decía que Ricardo Garibay le insistía en que Pedro Páramo era una porquería, mientras que el poeta guatemalteco Otto Raúl González le aconsejaba leer más novelas antes de sentarse a escribir una.

Pero una vez publicada su novela, el mismo Jorge Luis Borge dijo: “Pedro Páramo es una de las mejores novelas de las literaturas de lengua hispánica, y aun de toda la literatura”.

García Márquez, por su parte, le relató a su biógrafo que un día llegó a su casa Álvaro Mutis con un paquete de libros, “separó del montón el más pequeño y corto, y me dijo muerto de risa: ‘¡Lea esa vaina, carajo, para que aprenda!’ Era Pedro Páramo. Aquella noche no pude dormir mientras no terminé la segunda lectura. Nunca, desde la noche tremenda en que leí La Metamorfosis de Kafka en una lúgubre pensión de estudiantes de Bogotá –casi 10 años atrás– había sufrido una conmoción semejante”.

Vale destacar que la Fundación Juan Rulfo –creada por la familia del también autor de El llano en llamas y El gallo de oro– ha declinado participar en los diferentes homenajes que la Secretaría de Cultura planea realizar en el centenario de escritor, pues aseguran que se debería destinar ese presupuesto en apoyos reales a la cultura.

Tal vez la mejor forma de honrar a Juan Rulfo sea la de regresar a uno de sus libros y, como leemos en la primera línea de El llano en llamas, sentarnos “junto a la alcantarilla aguardando a que salgan las ranas”.

*Periodista especializado en cultura.

@rogersegoviano.

#Escritor#Juan Rulfo#Literatura#Pedro Paramo
Comparte Facebook Twitter Whatsapp Comentarios Ver
Comentarios Ver
LO ÚLTIMO
Lo Último
Tras bambalinas

Las modelos de San Carlos

POR Rogelio Segoviano Hace 3 daysHace 3 days
Leyendas Sexuales

Rapiditos

POR Rocío Sánchez *Hace 3 days

EDITORIAL

POR Elizabeth Palacios Hace 3 daysHace 3 days

Poner límites

POR Revista Cambio *Hace 3 days

Poema en rojo

POR Valeria Galvan Hace 3 daysHace 3 days
Tras bambalinas

Un país pirata

POR Rogelio Hernández López Hace 1 weekHace 1 week
LEYENDAS SEXUALES
Leyendas Sexuales

Rapiditos

POR Rocío Sánchez *Hace 3 days
Revista Cambio
Facebook Twitter Instagram Capital Media Digital