Revista Cambio
  • Menú Navegación Menú Navegación
  • Suscribirse Suscribirse
  • Búsqueda
    Buscar
    Cerrar menú
  • Facebook
  • Twitter
  • Instagram
  • Búsqueda
    Buscar
    Cerrar
  • Menú
  • Capital Coahuila
  • Capital Hidalgo
  • Capital Jalisco
  • Capital Morelos
  • Capital Oaxaca
  • Capital Puebla
  • Capital Quintana Roo
  • Capital Querétaro
  • Capital Veracruz
  • Capital México
  • Capital Michoacán
  • Capital Mujer
  • Reporte Índigo
  • Estadio Deportes
  • The News
  • Efekto
  • Diario DF
  • Capital Edo. de Méx.
  • Green TV
  • Revista Cambio
Radio Capital
Pirata FM
Capital Máxima
Capital FM
Digital
Prensa
Radio
TV
CerrarCerrar
CONTACTO Revista Cambio SUSCRÍBETE
Facebook Twitter Youtube
Youtube Twitter Facebook
Cerrar
Revista Cambio
Suscríbase a nuestro newsletter y reciba noticas y promociones exclusivas.
Opinión
Opinión
Foto: Especial
Leyendas Sexuales

Viva la vasectomía

POR Rocío Sánchez Fecha: Hace 3 weeks
Facebook Twitter Whatsapp

Los hombres están en todo su derecho de ir por la vida teniendo relaciones sexuales por aquí y por allá. Si las mujeres con las que se relacionan están de acuerdo, no debería haber problema. Lo que nunca he entendido es por qué tantos hombres dejan “recuerditos” de esos encuentros sexuales, a veces de una sola vez, y desperdigan bebés por donde pasan.

Más todavía cuando un solo varón tiene varios hijos con distintas madres, ¿no sería hora de que pensaran en disciplinarse con el uso del condón o, de plano, hacerse una vasectomía? ¿Será que les gana la programación biológica y quieren esparcir sus genes por el mayor territorio geográfico posible?

En nuestro querido país, la vasectomía no se asoma siquiera a los primeros lugares de elección de anticoncepción definitiva, a pesar de que lleva más de 40 años demostrando que es segura y efectiva. Según datos del Centro Nacional de Equidad de Género y Salud Reproductiva de la Secretaría de Salud, difundidos en 2016, las vasectomías representan menos de la décima parte de la cantidad de “ligaduras de trompas” en mujeres que se realizan en México.

Y es que los hombres parecen tener pavor a sentir que una jeringa –ya no digamos un bisturí– ronda sus partecitas. Ese miedo les impide ver los beneficios que obtendrán al realizarse este procedimiento que evitará hijos no planeados y, si lo vemos más fríamente, demandas por paternidad, manutenciones y regímenes de convivencia que ellos muchas veces no están dispuestos a cumplir.

Además, la operación es de lo más sencilla y su recuperación también. En cualquiera de sus variantes, se realiza con anestesia local y es ambulatoria. El objetivo de la intervención es entrar en el escroto, localizar los dos conductos deferentes (uno por cada testículo) y cortarlos a fin de evitar que los espermatozoides lleguen desde el teste hasta el exterior. En la versión más antigua, se hacía una incisión de cada lado del escroto y luego se suturaba con un par de puntos. Ahora, en la vasectomía sin bisturí, el instrumento que entra al escroto es tan pequeño y preciso que no se requiere sutura después del procedimiento.

La recuperación también es bastante sencilla: las molestias más intensas (tales como dolor e inflamación) duran 24 horas y se pueden calmar al poner hielo en la zona. Las siguientes 48 horas las molestias suelen ser moderadas y a partir del cuarto día todo se vuelve más llevadero. Eso sí, hay que evitar hacer esfuerzos físicos durante 8 días y no tener relaciones sexuales durante un periodo entre 15 y 20 días. Cabe aclarar que para asegurar que las eyaculaciones del hombre vasectomizado ya no tienen espermatozoides, se deberá esperar al menos un año, por lo que es conveniente usar otros métodos anticonceptivos durante ese lapso.

Por más que le busco, no encuentro la inconveniencia de este método que, además, es gratuito en los servicios de seguridad social de este país. Si ya tienes los hijos que querías (o vamos, los que puedes mantener), lo más sensato es terminar con la posibilidad de seguir procreando. Y todavía hay más buenas noticias: si te haces la vasectomía y después, un día, te arrepientes de esa decisión y quieres de verdad volver a ser padre, el procedimiento es reversible. Sí, se necesita una intervención de microcirugía especializada, pero se logra éxito en 90 por ciento de los casos y en un periodo de entre 3 y 8 meses. ¿Qué más se puede pedir? Ya es hora de que los hombres también se hagan responsables de su propia reproducción. 

* Periodista especializada en salud sexual.

@RocioSanchez

Comparte Facebook Twitter Whatsapp Comentarios Ver
Comentarios Ver
LO ÚLTIMO
Lo Último
Tras bambalinas

Las modelos de San Carlos

POR Rogelio Segoviano Hace 5 daysHace 5 days
Leyendas Sexuales

Rapiditos

POR Rocío Sánchez *Hace 5 days

EDITORIAL

POR Elizabeth Palacios Hace 5 daysHace 5 days

Poner límites

POR Revista Cambio *Hace 5 days

Poema en rojo

POR Valeria Galvan Hace 5 daysHace 5 days
Tras bambalinas

Un país pirata

POR Rogelio Hernández López Hace 2 weeksHace 2 weeks
LEYENDAS SEXUALES
Leyendas Sexuales

Rapiditos

POR Rocío Sánchez *Hace 5 days
Revista Cambio
Facebook Twitter Instagram Capital Media Digital