Revista Cambio
  • Menú Navegación Menú Navegación
  • Suscribirse Suscribirse
  • Búsqueda
    Buscar
    Cerrar menú
  • Facebook
  • Twitter
  • Instagram
  • Búsqueda
    Buscar
    Cerrar
  • Menú
  • Capital Coahuila
  • Capital Hidalgo
  • Capital Jalisco
  • Capital Morelos
  • Capital Oaxaca
  • Capital Puebla
  • Capital Quintana Roo
  • Capital Querétaro
  • Capital Veracruz
  • Capital México
  • Capital Michoacán
  • Capital Mujer
  • Reporte Índigo
  • Estadio Deportes
  • The News
  • Efekto
  • Capital Edo. de Méx.
  • Green TV
  • Revista Cambio
Radio Capital
Pirata FM
Capital Máxima
Capital FM
Digital
Prensa
Radio
TV
CerrarCerrar
CONTACTO Revista Cambio SUSCRÍBETE
Facebook Twitter Youtube
Youtube Twitter Facebook
Cerrar
Revista Cambio
Suscríbase a nuestro newsletter y reciba noticas y promociones exclusivas.
Opinión
Opinión

Y tú, ¿qué quieres ser de grande?

POR Revista Cambio Fecha: Hace 8 months
Facebook Twitter Whatsapp

POR AURÉLIEN GUILABERT*

A pesar de las reformas emprendidas, la realidad es que en México no se garantiza el derecho a la educación de calidad ni a la igualdad de oportunidades para alcanzar “el máximo grado de aprendizaje” como lo enmarca la Constitución. Ya no es noticia: en los estudios comparados periódicos, México reprueba en materia de educación con base en los indicadores internacionales de la OCDE e incluso se ubica abajo del promedio mundial.

Más allá de esto, las y los pocos que cuentan con la oportunidad de llegar a la educación superior siguen enfrentando la falta de justicia social y la desigualdad en cuanto a la inserción laboral. Sufren las fallas estructurales del mercado; es decir, la contracción entre la oferta y la demanda de empleos con base en la producción académica.

Por ello, es común observar una desconexión entre lo que se estudia y lo que a cada persona le toca trabajar. Basta con preguntar a las y los choferes de Uber o incluso a las personas encargadas de las nuevas formas de pedidos a domicilio lo que han estudiado. En muchas ocasiones nos topamos con una sorpresa. A veces, que su trabajo sea ese es porque buscan un ingreso complementario, pero en la mayoría de los casos es por la falta de oferta en el sector vocacional elegido.

Y tú, ¿qué quieres estudiar? Se les pregunta a las y los jóvenes que tienen la suerte de alcanzar el otro piso de la educación hacia una potencial inserción en el mundo laboral. Sin embargo, nunca se les concede el derecho a la información sobre el estado y la evolución de la sociedad. ¿Cuántas ingenieras, médicos, expertas en datos y programación o químicas necesitará México en 10 o 20 años?

La decisión respecto a la orientación profesional y académica de dicha población tendría que basarse en la vocación y las competencias de la persona, pero también en las prospectivas económicas y sociales del país a corto, mediano y largo plazo. Romper la reproducción social: adaptar la educación a las oportunidades para el desarrollo, con el fin de cambiar la visión paseista de oficinas de orientación fantasmas en las escuelas preparatorias. Más bien, presentar a las y los futuros estudiantes las oportunidades laborales potenciales, hacia rubros que a veces desconocen.

El gobierno debería priorizar la estrategia de orientación e inserción profesional desde lo más temprano posible, mediante una fórmula entre talentos, vocación y necesidades en materia de desarrollo del país.

Desde una visión sostenible e incluyente, el futuro de la juventud se construye de la mano con las generaciones presentes, desde un enfoque de corresponsabilidad. Que no se busque solamente construir la plataforma o el andamiaje estructural que dejaremos a las generaciones futuras, también se debe potencializar la fuerza poblacional y transmitir las claves del sistema social, económico y del desarrollo de la sociedad.

La tercerización de la economía se puede asimilar como una oportunidad, solamente revalorando la política de inversión pública y privada hacia los sectores que ofrezcan un capital humano capacitado: detonante para mejorar la productividad, los salarios y la estimulación económica.

Ello, a través de un modelo educativo básico universal con flexibilidad basado en la adquisición de las competencias necesarias para el crecimiento de la sociedad, pero también gracias al apoyo multisectorial. El papel y la responsabilidad del sector privado resultan fundamentales en esta misión de inserción, movilidad y desarrollo social, de la mano con las cámaras de negocios.

Pensemos en la creación de un potente think tank de Estado de prospectivas económicas y sociales para el desarrollo compuesto por un grupo de alto nivel de expertos técnicos, académicos, empresarios, funcionarios públicos. Soñemos en un modelo socio-educativo que invierta en la formación real de la juventud como una herramienta de inserción, oportunidades y crecimiento.

*Fundador de Espacio Progresista, A. C. Asesor en estrategias de políticas públicas, incidencia social y cooperación internacional.

@aurel_gt

Comparte Facebook Twitter Whatsapp Comentarios Ver
Comentarios Ver
LO ÚLTIMO
Lo Último
Dinero Para Todos

La industria 
del cine

POR Ricardo Chavero Hace 4 daysHace 4 days
Rodada 2.0

Una cámara 
en el casco

POR Elizabeth Santana *Hace 4 days
Más allá del cliché

Lentejuelas 
en el ropero

POR Revista Cambio Hace 4 daysHace 4 days
Impulso progresista

Memoria histórica

POR Aurélien Guilabert *Hace 4 days

Editorial: historias fuera del pape ...

POR Laura Cordero Hace 5 daysHace 5 days
Tras bambalinas

El caso de Willy Toledo (I)

POR Rogelio Segoviano Hace 5 daysHace 5 days
LEYENDAS SEXUALES
Leyendas Sexuales
No hay contenido disponible.
Revista Cambio
Facebook Twitter Instagram Capital Media Digital
Aviso de privacidad