Revista Cambio
  • Menú Navegación Menú Navegación
  • Suscribirse Suscribirse
  • Búsqueda
    Buscar
    Cerrar menú
  • Facebook
  • Twitter
  • Instagram
  • Búsqueda
    Buscar
    Cerrar
  • Menú
  • Capital Coahuila
  • Capital Hidalgo
  • Capital Jalisco
  • Capital Morelos
  • Capital Oaxaca
  • Capital Puebla
  • Capital Quintana Roo
  • Capital Querétaro
  • Capital Veracruz
  • Capital México
  • Capital Michoacán
  • Capital Mujer
  • Reporte Índigo
  • Estadio Deportes
  • The News
  • Efekto
  • Diario DF
  • Capital Edo. de Méx.
  • Green TV
  • Revista Cambio
Radio Capital
Pirata FM
Capital Máxima
Capital FM
Digital
Prensa
Radio
TV
CerrarCerrar
CONTACTO Revista Cambio SUSCRÍBETE
Facebook Twitter Youtube
Youtube Twitter Facebook
Cerrar
Revista Cambio
Suscríbase a nuestro newsletter y reciba noticas y promociones exclusivas.
Tecno

Soñar en grande

Fotos: Liliana Betancourt

A Diego de Granda no lo frena nadie; un accidente lo privó de la movilidad en sus piernas, pero su pasión por ayudar mediante el desarrollo de la tecnología no tiene límites

POR Revista Cambio Fecha: Hace 7 meses
Facebook Twitter Whatsapp

POR ROGELIO SEGOVIANO / FOTOS LILIANA BETANCOURT

Entender en qué consiste el trabajo de Diego de Granda, un joven mexicano de 30 años de edad, no resulta sencillo en principio, pues hace menos de un lustro su “profesión”, a lo que hoy se dedica en cuerpo y alma, no solo no existía en el catálogo de actividades profesionales, sino que nadie la imaginaba. De hecho, es un trabajo tan nuevo, poco común y altamente especializado, que en México no debe de haber más de 10 personas que estén debidamente certificadas para llevarlo a cabo, y en América Latina la cifra apenas podría llegar a los 35 o 40 individuos.

Por eso, cuando Diego se presenta con alguien que no forma parte de su círculo laboral o de influencia, siempre debe realizar una larga y detallada introducción de lo que significa ser un GDE, un Google Developer Expert. Dicho con peras y manzanas –para quienes apenas dominan el uso eficiente de teléfonos inteligentes, tabletas, computadoras y demás aparatos y gadgets de ese tipo–, De Granda es esa persona experta a la que acuden los demás casi expertos cuando están “atorados” o quieren resolver algún problema que involucre el uso de nuevas tecnologías, desarrollo de juegos de video para aparatos móviles o la creación de un sinfín de aplicaciones móviles y para la web.

Y no es que Diego de Granda sea un genio que sabe mucho de todos los temas, sino que como GDE, él sabe cuáles son las más adecuadas herramientas digitales creadas por Google, el gigante tecnológico de Silicon Valley que se deben utilizar para encontrar las mejores soluciones posibles para los problemas o necesidades de cada empresa o usuario, al tiempo que se hacen más ágiles y eficientes los diferentes procesos tecnológicos que hay en el camino.

“Soy un GDE que se ha enfocado más en el área de desarrollo y tecnologías web, así como en diseño Sprint Master”, dice Diego. Este joven es fundador de Google Developer Group Polymer México, la primera y más activa comunidad en América Latina de desarrolladores de Polymer, con más de 1 800 miembros activos. “Polymer es una librería de Web Components diseñada para hacer más fácil y rápido para los desarrolladores el crear grandes componentes reutilizables para la web moderna”, asegura De Granda.

Diego cuenta que también es profesor (Batch Master) en la escuela Dev.f, “considerada la academia de hackers más grande de México, con más de 1 000 estudiantes egresados a lo largo de 11 generaciones”. Al respecto, Manuel Morato Mungaray, amigo de De Granda y cofundador de Dev.f, revela que en verdad se trata de una escuela para hackers, “pero hackers en el buen sentido de la palabra; porque no somos de los que se roban contraseñas o quienes hacen crímenes cibernéticos. Al contrario, somos desarrolladores que construimos, a través de los sistemas informáticos, nuevas formas para mejorar diferentes factores de la sociedad, con elementos de creatividad e innovación”.

UN PROYECTO SOBRE RUEDAS

Hace once años, cuando Diego de Granda estaba por cumplir los 19, unos amigos lo invitaron a una reunión y le prometieron que lo regresarían a casa en el auto de uno de ellos, antes de la medianoche. Diego no fuma ni toma alcohol. Y esa noche tampoco lo hizo. Pero uno de sus amigos sí bebió y se negó a cederle las llaves del coche a alguno de sus dos acompañantes. En estado de ebriedad, condujo a gran velocidad por las calles de la Ciudad de México. Diego viajaba en el asiento trasero, del lado del copiloto, y cuando le pedía a su amigo que se calmara y le bajara al acelerador, solo sintió cuando algo se impactó contra ellos.

“Todo pasó tan rápido que ni siquiera supe con qué o con quién chocamos. A los pasajeros de adelante no les pasó absolutamente nada. Ni un rasguño. Salieron caminando. Pero yo no tuve esa suerte y recibí gran parte del impacto en la espalda. Dos vértebras de la columna me estallaron. Jamás volví a caminar. Mi cuerpo perdió toda sensibilidad y movilidad del pecho para abajo”, recuerda Diego, con la voz entrecortada, mientras se balancea, de manera inconsciente, en su silla de ruedas.

—Está de la fregada poder moverse en la ciudad si eres discapacitado y estás en silla de ruedas, ¿sabes? —me dice Diego.

—Pero el Metrobús cuenta con rampas de acceso y lugares adaptados para poder viajar en silla de ruedas —le respondo.

—Sí existen esas facilidades, sin embargo no es algo que funcione, porque la mayor parte del tiempo viene muy lleno y es casi imposible subirse. Ni a los choferes ni a los usuarios les gusta esperar tanto tiempo para que te subas y te sujetes en los espacios designados. La gente se enoja mucho contigo. Para colmo, yo ya me caí tres veces de la silla al subir o bajar del Metrobús. No es opción.

—Debes viajar en taxi…

—Pues solo cuando te hacen la parada y te quieren llevar con la silla de ruedas, porque la mayoría de los taxis se siguen de largo o, cuando se detienen y te ven, te dan pretextos muy tontos para no subirte. Solo te queda pedir un Uber. Ellos siempre te llevan y te dan un buen trato, pero sale muy caro, sobre todo si debes realizar varios viajes al día. Según mis cuentas, hay semanas en que llego a gastar hasta 70 % de mi sueldo solo en transporte. Y no es nada más mi caso, porque lo he platicado con otras personas con discapacidad y todos enfrentamos el mismo problema.

El tema de la movilidad para personas con discapacidad es lo que ha llevado a Diego de Granda a mostrar su faceta como emprendedor y habla del proyecto social que ha desarrollado desde hace un par de años, mediante el cual pretende crear, en una zona de la capital, una serie de estaciones, similares a las del programa EcoBici, en las cuales las personas en sillas de ruedas puedan encontrar monociclos eléctricos que se enganchen a sus sillas, convirtiéndolas así en una suerte de triciclos motorizados que faciliten su movilidad. Al llegar a la estación más cercana a su destino, las personas podrán desenganchar el monociclo eléctrico de su silla y continuar normalmente su camino. En cada una de las estaciones los monociclos recibirán mantenimiento y se pondrán a recargar, en espera de que alguien más llegue a utilizarlos.

“Ya construí yo mismo un monociclo eléctrico de prueba –dice Diego con gran entusiasmo–. Tomé por Internet varios tutoriales de mecánica y electricidad para ver cómo podía hacerlo y estudiar si realmente era una buena opción, además de analizar los problemas a los que me podía enfrentar con la batería, la velocidad del motor, el sistema de frenos, las medidas de seguridad, el mecanismo de enganche a la silla de ruedas y todo eso. El resultado ha sido realmente muy positivo, pero todavía falta mucho trabajo por hacer”.

De Granda, quien no está cerrado a la posibilidad de encontrar socios financieros, asegura que ya está en pláticas en México y España con diferentes compañías fabricantes de bicicletas y vehículos eléctricos para estudiar costos de producción, calidad de materiales y demás asuntos técnicos. También dice que buscará establecer un contacto directo con Miguel Ángel Mancera, jefe de Gobierno de la Ciudad de México, así como con los secretarios de Medio Ambiente y Movilidad de la capital, para plantearles a todos ellos su proyecto, escuchar sus puntos de vista y solicitar los apoyos y facilidades que estén a su alcance, pues sabe que también será necesario contar con campañas para crear consciencia entre la ciudadanía.

“Según cifras oficiales, de las 400 000 personas que se ven obligadas a utilizar silla de ruedas en todo el país, poco más de 250 000 viven en la Ciudad de México. Hay gente que las usa de manera temporal, mientras se recupera de alguna lesión, y otro tanto lo hace de manera permanente, porque tienen alguna discapacidad que limita su movilidad, pero todos necesitamos trasladarnos de un lugar a otro para ir al trabajo, la escuela, el restaurante, el hospital, y si no podemos utilizar el transporte público, las estaciones de monociclos pueden ser una buena alternativa”.

—Diego, te veo muy entusiasmado y convencido con este proyecto…

—Lo estoy, he trabajado mucho en cada etapa. Me parece que un monociclo que te lleve a 30 o 35 kilómetros por hora sería un gran aporte para apoyar a las personas que utilizan sillas de ruedas. Ojalá y se pudiera empezar mañana mismo.

Mientras llega el día en que Diego de Granda podrá ver cristalizado su sueño, el joven GDE sabe que debe trabajar muy duro para reunir los fondos necesarios, pero si ese trabajo lo realiza en proyectos que también lo apasionan, pues tanto mejor. Actualmente es jefe de Tecnología en una incubadora llamada Demos, en donde su labor consiste en impulsar proyectos de impacto social generando tutoriales para YouTube en formato MPV. También es jefe asesor de Tecnología y jefe de Entrenadores en una “aceleradora” de proyectos llamada Labora, que está enfocada principalmente en las startups (emprendimientos tecnológicos de alto impacto) pues ellos necesitan medir su impacto y ofrecer soluciones a problemas sociales y para ello consumen datos abiertos.

Y como si no tuviera suficiente, De Granda acaba de crear junto con dos amigos la compañía TechTam, con la que planea ofrecer apoyo a desarrolladores de las app, pues considera que muchas de las aplicaciones que hay en el mercado latinoamericano para ser utilizadas en teléfonos inteligentes y tabletas, principalmente, están realizadas con tecnología obsoleta y son muy poco útiles para los usuarios.

“De cada 20 apps que puedes encontrar en una tienda digital, solo una o dos tendrán una utilidad práctica para la mayoría de la gente, porque las otras 18 las van a utilizar un par de veces y se olvidarán de ellas. Entonces, lo que en TechTam le estamos proponiendo a los desarrolladores es el uso de las nuevas herramientas que Google está liberando para hacerlas más atractivas y funcionales. Nuestra chamba es estar en los encuentros y presentaciones de tecnología más importantes a nivel mundial, para hacer tutoriales tropicalizados y a la medida de los desarrolladores de América Latina, porque son esos los que mejor les funcionan”, explica De Granda, quien también fuera uno de los pilares del sitio ShoeLovers, un grupo en la red de fashionistas y coleccionistas de zapatos, con más de 40 millones de usuarios activos en el mundo.

Agrega Diego que los tutoriales que realizará TechTam serán totalmente gratuitos, y que esperan tener hasta 600 000 vistas por cada uno, “pero si ya alguna persona o compañía del ramo nos pide realizar un trabajo más específico, ofrecer una conferencia o impartir algún curso a sus empleados, eso también lo hacemos, pero con un pago de por medio”.

Comparte Facebook Twitter Whatsapp Comentarios Ver
Comentarios Ver
DESTACADO
Destacado
Nación

¡Que vuelva la naturaleza a la ciu ...

La posibilidad de ver un águila sobrevolar el Viaducto Miguel Alemán es mínima e ... Hace 3 días
Nación

Campeones de la calle

Debajo de un puente, en uno de los municipios más violentos de México, se ha cre ... Hace 3 días
OTRAS NOTAS
1

La ciudad, su gran patio de juego

Hace 3 días
2

Los necios del Tepeyac

Hace 3 días
3

Aquí sigo

Hace 3 días
4

Urbanismo táctico

Hace 3 días
5

Diálogos teatrales

Hace 3 días
EDICIÓN IMPRESA
Edición Impresa
No hay contenido disponible.
Facebook
Facebook/REVISTACAMBIOMX
Twitter
Twitter/REVISTACAMBIOMX
Revista Cambio
Facebook Twitter Instagram Capital Media Digital