¡Abraza a la Tierra!

21 de Enero 2018

Foto Revista Cambio

POR VANESA RODRÍGUEZ*

¿ Alguna vez has reflexionado sobre cómo la Tierra nos puede ayudar en nuestro día a día? Te invito a relacionarte con la Madre Tierra. Por ejemplo, cada vez que te sientas desfallecer recuerda a la Tierra con la siguiente frase de Alejandro Casona, que te servirá para conectarte y sensibilizarte: “Que no me vean caído. Muerto por dentro pero de pie como un árbol”. Ella, como la madre que es, será la única que no nos abandonará. Siempre habrá un suelo donde caer y un cielo que admirar en cualquier momento.

Cada vez que sientas estrés o no te atrevas a hacer algo por temor a fracasar, abraza un árbol porque este elemento de la naturaleza no te juzgará, no te dirá “no tengo tiempo” ni pondrá otros pretextos que solemos tener las personas. Además, equipara las características de un árbol –siempre está derecho, representa las raíces, es feliz con su belleza y disfruta donde está, siempre ofrece sombra– con tu propia vida.

Cada vez que te veas al espejo y salgas al mundo, hazlo con una enorme sonrisa. Los problemas no se terminan con caras largas, también una dosis de buena energía te permitirá mantener la mente relajada, conectada con la Tierra percibiéndola como la que te sostiene y la que te da la sensación de sentirte parte de algo enorme.

También piensa que somos seres de energía que nos vinculamos con los elementos naturales, tú, por ejemplo, cambias la naturaleza del aire que te rodea; lo calientas, lo utilizas para mantenerte vivo cambiando, y así con los demás elementos: agua, tierra, aire y fuego. Hoy más que nunca debes darte cuenta de la relación positiva que debes tener con la Tierra, pues este gran planeta en el que nos encontramos y en el que hemos vivido nos ha permitido ser quienes somos; sin embargo, hoy la estamos abandonado a su suerte. ¿Qué Tierra vamos a heredar? Te invito a que tus propósitos consideren al medio ambiente porque, recuerda, cada día que pasa no es un día más sino un día menos en todos los sentidos. El secreto es estar en paz, en equilibrio y armonía con la Tierra, y ello lo encuentras en tu rutina diaria.

Imagina que las 7 350 millones de personas que somos en el mundo nos hiciéramos conscientes, eso ayudaría a disminuir los efectos del cambio climático: cambios mínimos como lavarse con un vaso de agua los dientes, poner un recipiente con la finalidad de que no se tire el agua y usarla en el W.C., lavar tu coche, dar un aventón, reciclar, andar en bicicleta, elaborar tu propia hortaliza, crear campañas de concientización ambiental, no tirar basura en la calle, no maltratar animales, educar a los pequeños de modo que amen la Tierra donde viven. No hay milagros, las pequeñas acciones cotidianas provocarán que no continúe el daño a la Madre Tierra.

En esta ocasión, te propongo que realices la siguiente meditación, la cual te permitirá concientizar que estás en la tierra, y ello te motivará a tomar las acciones pertinentes para salvar el mundo: cierra tus ojos, haz tres respiraciones profundas sintiendo cómo el aire sube desde tu estómago y cómo recorre todo tu ser permitiendo anclarte con la Tierra que te sostiene y que es tu fortaleza; visualiza cómo quieres tu entorno, incorpora un color, un sonido o una vibración de la naturaleza. Expresa “Yo soy parte de esta Tierra y la quiero ver así”.

*Maestra en resolución de conflictos

@e_bei

COMENTARIOS


FACEBOOK

MÁS POPULARES