Hong Kong espera más controversia sobre extradiciones

14 de Junio 2019

Foto Revista Cambio

HONG KONG (AP) — Los residentes en Hong Kong se preparaban el martes para más inestabilidad, mientras el gobierno ultimaba una controvertida ley que permitiría la extradición de sospechosos de delitos a la China continental.

La iniciativa se ha convertido en un símbolo de los temores por el creciente control de Beijing sobre la excolonia británica, a la que se prometió que conservaría sus instituciones legales y sociales durante 50 años después de su devolución a China en 1997.

Las voces críticas creen que la norma dejaría a los residentes en Hong Kong en peligro de verse atrapados por el sistema judicial chino, donde se ha acusado a opositores del Partido Comunista de delitos económicos o cargos poco concretos relacionados con seguridad nacional.

La directora general del gobierno hongkonés, Carrie Lam, dijo que el texto se enviaría el miércoles a la legislatura para debatirlo, pese a las protestas el pasado domingo de cientos de miles de personas, las más grandes del territorio en al menos una década.

La policía movilizó a miles de agentes adicionales para mantener el orden en medio de nuevas convocatorias de protesta para el martes por la noche, según medios locales. Algunas empresas anunciaron que cerrarían el miércoles y había algunos reportes de estudiantes que pensaban boicotear sus clases.

La protesta del domingo reflejaba la creciente aprensión del territorio semiautónomo en sus relaciones con la China continental, donde el sistema judicial carece de la transparencia e independencia de su homólogo hongkonés.

Se espera que tras el debate en el pleno de la legislatura se someta la ley a votación el 20 de junio. El gobierno ha tenido en cuenta las preocupaciones del sector privado y modificado el texto para mejorar las salvaguardas de derechos humanos, según dijo Lam el martes.

Lam hizo hincapié en que los casos de extradición se decidirían en las cortes hongkonesas.

“Ni siquiera la directora general podría contradecir a la corte, decir que porque (un país) quiere a este delincuente, lo entregaré”, dijo Lam.

Ronny Tong Ka-wah, abogado y miembro del comité asesor del gobierno, dijo que la protesta del domingo mostraba falta de confianza en el gobierno de Hong Kong, debido en parte a que Lam había sido principalmente elegida por Beijing y no por votación popular. Sin embargo, señaló, la paciencia de China con las reclamaciones de Hong Kong tiene un límite.

“Tenemos que ganarnos la confianza de Beijing para que nos permitan la libertad de reformas políticas”, dijo Tong. “No quieren ver a Hong Kong como una base de subversión. Y lo siento, estamos haciendo precisamente eso”.

Los detractores de las enmiendas sobre extradición afirman que los cambios debilitarán de forma significativa la independencia legal del territorio, considerada durante años como una de las principales diferencias entre Hong Kong y la China continental.

La falta de confianza en Beijing sigue siendo un tema crucial, señaló el presidente del Colegio de Abogados de Hong Kong, Phil Dykes.

“El gobierno está pidiendo a esta gente tras décadas de desconfianza que confíe de pronto en el sistema y acepte garantías ofrecidas por el continente (…). Y claramente no está convenciendo a la gente”, dijo en una entrevista.

Hong Kong limita ahora las extradiciones a jurisdicciones con las que tiene acuerdos previos y a otras en casos puntuales. China se ha visto excluida de esos acuerdos por temores sobre su independencia judicial y su historial de derechos humanos.