Informe policial de California: no hay prejuicio racial

13 de Marzo 2019

Foto Revista Cambio

SACRAMENTO, California, EE.UU. (AP) — El intento de California de registrar las denuncias de prejuicio racial contra la policía arrojó números tan irrealmente pequeños que la junta que supervisa el conteo quiere que los departamentos hagan cambios en la forma en la que la gente presenta las denuncias.

El reporte más reciente del panel halló que 17% de las agencias de control del orden de California no reportaron una sola queja en 2017.

Y de las 659 denuncias de encasillamiento racial que se presentaron en un estado de casi 40 millones de habitantes, sólo 10 se mantuvieron. Tres cuartas partes de las denuncias involucraron raza o etnicidad, pero también pueden incluir edad, religión, discapacidad física o mental, u orientación sexual.

La gente que comparte el liderazgo en la Junta Asesora de Perfiles Raciales y de Identidad (RIPA) están divididos en cuanto a la seriedad del problema y si son necesarios cambios basados en los resultados del segundo informe anual.

Andrea Guerrero, directora ejecutiva del grupo defensor Alianza San Diego, no cree en los números y considera que podrían ser el resultado de policías protegiéndose.

“Sabemos que hay un problema de encasillamiento en el estado”, dijo.

Su copresidente, el jefe de policía del condado Kings David Robinson, no coincidió. Dijo que los números reflejan la realidad de que “es muy inusual y lejano que alguien sea racista”.

Bajo los estándares actuales, las personas que presentan una denuncia formal generalmente deben dar su nombre para reportar preocupaciones que van desde que un agente fue grosero o irrespetuoso, hasta arrestos falsos o paradas de tránsito por cuestiones de raza. Y, con frecuencia, deben ir a una estación policial para llenar un formulario.

Robinson dijo que la mayoría de la gente prefiere un proceso más informal que con frecuencia no exhibe las estadísticas oficiales, como que un supervisor escuche la queja y hable con el agente.

El panel recomendó que agencias locales permitan denuncias anónimas y de terceros para proteger a las víctimas de represalias, y que faciliten presentar denuncias, como proporcionar documentos en varios idiomas.

Deberá haber seguimiento para que no parezca que las denuncias son ignoradas y juntas de supervisión civil que puedan supervisar las investigaciones, dijo Guerrero.

El vicejefe del Departamento de Policía del condado Plumas, Ed Obayashi, experto en políticas de uso de fuerza y que instruye a otros agentes alrededor del estado, dijo que los números no reflejan la realidad, pero negó que hubiera alguna intención maliciosa.

En el sur de California, el Departamento de Policía de San Diego, donde trabajaba Obayashi, reportó sólo un caso de perjuicio racial en 2017, mientras que el del condado Riverside tenía siete. Unas 3,34 millones de personas viven en el condado de San Diego, mientras que el condado de Riverside tiene aproximadamente 2,42 millones de habitantes.

El Departamento de Policía del condado de Los Ángeles, el más grande de Estados Unidos, registró 31 casos.

“No hay forma”, dijo Obayashi. “La gente que vea este informe pensará, ‘Están encubriendo esto’”.