Rusia encargó más de 1.000 aeronaves y miles de tanques

14 de Marzo 2019

Foto Revista Cambio

MOSCÚ (AP) — El ejército ruso encargó más de 1.000 nuevas aeronaves y miles de tanques en años recientes, en un enorme esfuerzo de modernización en un momento de conflictos con el Occidente, informó el lunes el ministro de Defensa de Rusia, Sergei Shoigu.

El funcionario alardeó los logros del ejército durante los seis años que lleva en el puesto, diciendo en un discurso a los legisladores que las fuerzas armadas se han convertido en una fuerza capaz de proyectar poder a zonas distantes.

Shoigu señaló que el ejército recibió más de 1.000 aviones de guerra y helicópteros de combate, y más de 3.700 tanques entre el 2012 y 2018. Agregó que el ejército también recibió 109 misiles balísticos intercontinentales terrestres y otros 108 para ser lanzados desde submarinos, y formó 10 brigadas armadas con misiles Iskander de última generación.

Dijo que la campaña en Siria que Rusia ha librado desde el 2015 exhibe su poderío militar y permite que el ejército pruebe sus armas en combate, incluso su carga marítima y misiles teledirigidos de largo alcance.

Shoigu señaló que el ejército también ha tenido una rápida extensión en cuanto al número de drones, proyectiles de artillería guiados por láser y otras armas de precisión.

El ministro enfatizó que el ejército con 1 millón de fuerzas tiene casi 400.000 profesionales y suboficiales entre su personal, un cambio drástico para las fuerzas armadas que en el pasado reciente dependían exclusivamente del reclutamiento.

Shoigu dijo que el aumento de soldados contratados ha permitido que el ejército forme 136 batallones que consisten enteramente en profesionistas. Dichos escuadrones tácticos son el centro de las unidades tácticas y permiten que las fuerzas armadas sean rápidamente desplegadas a cualquier área.

Los batallones tácticos tuvieron un importante papel cuando Rusia se anexó en 2014 la península ucraniana de Crimea. Kiev y el Occidente también acusaron a Rusia de enviar a sus tropas para apoyar a la insurgencia separatista rusa en el oriente de Ucrania, acusación que Moscú niega.