¡Madre!

Aronofsky nos presenta una película muy a su estilo en la que todo espectador se pregunta: ¿de qué trata?

02 de Octubre 2017

Foto Revista Cambio

Cuenta una vieja leyenda que alguna vez le preguntaron a Louis Armstrong qué es el jazz. El legendario trompetista simplemente respondió: “Si tienes que preguntar, entonces nunca lo vas a entender”.

Algo similar ocurre con ¡Madre! (EU, 2017) la más reciente cinta del norteamericano Darren Aronofsky. Y es que no hay entrevista en que los reporteros no pregunten al director: ¿de qué trata tu película? Tal vez no entenderemos jamás.

Gris fiesta del cine

La duda es honesta. Tanto en Cannes como en aquellas regiones donde la película ya se ha estrenado, las reacciones son las mismas: desde asombro y admiración por “el maestro Aronofsky”, hasta sonoras carcajadas del público en los momentos supuestamente más densos de la película, que para algunos no son sino una ridiculez. Nunca una cinta de Aronofsky había dividido tanto al público.

Cannes 
vs. Netflix

¿De qué va Mother!? En el papel, la historia es simple. Un escritor (Javier Bardem) padece un bloqueo creativo. Vive en una casona rodeada de un hermoso bosque que pareciera estar justo en medio de la nada. Su esposa (Jennifer Lawrence) se dedica a remodelar, pintar y arreglar la casa; a convertorla en “un paraíso” para su hombre.

De improviso, un hombre llega al lugar (Ed Harris), dice que está extraviado y Bardem, sin más, le da asilo, ante la sorpresa de su esposa. Al día siguiente, llega la esposa del extraño (Michelle Pfeiffer), luego sus hijos, amigos, hasta que el lugar se llena de extraños ante la mirada atónita de Lawrence quien (como nosotros) no entiende nada.

The Wizard of Lies

La primera capa de simbolismo es demasiado obvia. Las referencias bíblicas son tan evidentes como que un hermano mate al otro (Caín y Abel) o la escena donde Bardem fúrico, corre a los dos extraños de su casa (que no olvidemos es un paraíso). Pero las referencias bíblicas no son extrañas en el cine de Aronofsky, al contrario, su filmografía está compuesta de personajes “crísticos” que al desviarse de Dios (o tratar de entenderlo) son castigados con devastadora furia.

Cine desde el campo oaxaqueño

¿Te dejas enviciar por las drogas?, perderás un brazo (Requiem for a Dream). ¿Pretendes mirar directo a Dios mediante las matemáticas?, te volverás loco (Pi). ¿Desafías tu destino?, acabarás muerto (The Wrestler). En el universo de su cine, Aronofsky siempre se erige como un dios-padre furioso que no sabe nada sobre segundas oportunidades.

Dormir a pie de calle

Sin embargo, la segunda capa de la cinta, aquella que el mismo director se empeña en negar, es la más interesante. Lo que hace el director en Mother! no es sino un ejercicio sumamente ególatra donde describe el viacrucis del proceso (¿su proceso?) creativo. La musa (Lawrence) procura tener todo perfecto para que el escritor (Bardem) pueda crear, montando en cólera al distraerse por la fama (los invitados) que sólo lo desvía de su tarea principal. Cuando finalmente la obra está lista (el bebé), el público, los publicistas y los fans devoran la obra, la desvirtúan, se vuelve un producto, ante la furia de la musa que ve corrompido su trabajo.

Lo mejor del cine en 2016

Aronofsky se inspira, indudablemente, en Polanski y en Buñuel. Toda la primera parte es un destilado de aquellas secuencias donde Mia Farrow, aterrada, veía llenarse su departamento de gente extraña que esperaba el nacimiento de su bebé en Rosemary’s Baby (Polanski, 1968) y la casa, vuelta prisión, no es sino El ángel exterminador (Buñuel, 1962).

En el Nombre de mi Hija

Pero la pregunta sigue sin tener respuesta: ¿qué quiere decirnos Aronofsky con todo esto? Probablemente no importa. El producto que sale de la licuadora del director y también guionista no es sino un ejercicio que habla más de ego que de auténtica necesidad creativa. Aronofsky pareciera querer presumir la dura tarea del creador, lo difícil de no caer en distracciones, lo complicado de salvar la obra de las garras de la comercialización. Un ejercicio de expiación para el director, aunque inútil para un público que busca una historia y sólo encuentra alegorías desbocadas en una trama siempre al borde de lo ridículo y del humor involuntario.

Cazador de cine mexicano

Mother!

Dirección y guion: Darren Aronofsky.

Producción: Darren Aronofsky, Scott Franklyn. USA, 2017.

Fotografía: Matthew Libatique. Edición: Andrew Weisblum.

Con: Javier Bardem, Jennifer Lawrence, Ed Harris, Michelle Pfeiffer, entre otros.

Crítico de cine con 10 años de experiencia profesional. Ha colaborado en revistas y periódicos como Newsweek, Chilango, Quién, Esquire, 24 Horas, entre otros. Actualmente colabora en El Universal, Eje Central, Dónde Ir y Filmsteria.

@elsalonrojo

COMENTARIOS


FACEBOOK

MÁS POPULARES


MÁS HISTORIAS



Capital Media
Capital Coahuila
Capital Hidalgo
Capital Querétaro
Capital Michoacán
Capital Edo. de Méx.
Capital Oaxaca
Capital Puebla
Capital Quintana Roo
Capital Morelos
Capital Jalisco
Capital Veracruz
Capital México
Capital Mujer
Reporte Índigo
Estadio Deportes
The News
Efekto
Green TV
Radio Capital
PirataFM
Capital Máxima
Capital FM


CAMBIO

es una marca registrada de Capital Media

Dirección: Montes Urales No. 425 Col. Lomas de Chapultepec México, Distrito Federal, C.P. 11000 Teléfono: (55) 30 99 3000

NEWSLETTER

* Campos requeridos