El paraíso de las ratas

Para Luigi Amara era importante plasmar una historia que hablara de corrupción, pero era aún más relevante contárselo a niños y niñas, por ello se valió de ratas ilustradas por Trino

06 de Enero 2019

Foto Revista Cambio

Esquivel es una rata que busca a sus nueve hermanas albinas desaparecidas misteriosamente, por lo que pide ayuda a Rafia, quien a su vez lo lleva con Ratatá y este con el Dr. Plasma, y así atraviesan un intrincado y tramposo viaje. Esta aventura se sigue en El paraíso de las ratas (Sexto Piso), un libro para niños hecho por el poeta, ensayista y novelista Luigi Amara e ilustrado por Trino, quienes ya habían hecho una colaboración similar en Los adjetivos solitarios.

“Escribí el texto pensando en hacer un libro sobre la corrupción que vivimos en este país –dice Luigi–, que tuviera una manera de acercarlo o ponerlo de frente a los niños. De algún modo viven esa cultura y en esta sociedad. Con la editorial decidimos que era buena idea repetir la mancuerna con Trino: cada quien confía en el otro, entendemos el debraye de cada quien y manejamos esa confianza de que el proyecto va a estar bien”.

De acuerdo con Luigi, más allá del contexto obvio del discurso del nuevo gobierno, uno de los problemas importantes del país es la corrupción. “Otros problemas, como la violencia o la impunidad, creo que también se generan en parte porque todo de algún modo se puede arreglar con mordidas, triquiñuelas, dándole vuelta a la ley, con dinero en última instancia. Y yo veía que esas maniobras, por llamarlas de alguna manera, por no decirle la cultura, estaban presentes en los niños”.

Observó ese comportamiento turbio en los niños, y como él mismo tiene un hijo, se decidió a escribir el libro. “Sentí que no había un libro así, o por lo menos no lo conozco, dirigido a los niños. Me pareció importante tocarlo como tema y al mismo tiempo hacerlo de un modo que simplemente se limitara a ponerlo de frente a los lectores, sin intentar hacer algo didáctico, moralizante. Haciéndolo con Trino es difícil hacer algo moralizante porque el lector de entrada no se lo creería. Era hacer algo que pudiera tener humor negro pero que buscara retratar el problema y ver cómo está a todos los niveles y casi en cada ángulo, en cada lazo social”.

Las ratas y los ratones están asociados en el imaginario colectivo a lo nocivo del sistema. “Justo es el estereotipo de lo sucio, lo turbio. Entonces, la primera inclinación fue darle la vuelta a eso y no hacerlo con ratas, pero luego me di cuenta de que si hacía toda la historia centrada en el mundo de las cloacas, en el mundo subterráneo, iba a ser una suerte de espejo y podría hacer de ese estereotipo una fortaleza, jugar con la palabra y en lugar de rehuir al lugar común, nutrirse de él. Pero lo dudé bastante tiempo. Además, como hay tantas referencias culturales, sobre ratones y ratas, me di cuenta de que había un amplio margen de tonos”.

Así, enfatizó el lado turbio con el lenguaje coloquial utilizando refranes y dichos populares. “Creía importante nutrirme de eso, y era como darle otra vuelta de tuerca a esas frases cuando están justo referidas a las ratas, y que las ratas mismas lo dijeran. Me parecía que sonaba curioso, que ellas se refirieran a sí mismas así, eso me convenció”.

Ese tratamiento está en sintonía con el tono lúdico de la obra de Luigi Amara, como es el caso de su libro de poesía para niños Las aventuras de Max y su ojo submarino (2006) o Los calcetines solitarios, o en textos como Historia descabellada de la peluca o El peatón inmóvil o Los disidentes del universo.

“Como iba a ser una colaboración con Trino sabía que tenía que ser un libro que manejara cierto nivel de humor. Es importante quitarle la solemnidad al tratamiento de estos problemas. Mientras más los rodeamos de seriedad, menos asibles se vuelven para la imaginación. Me gusta, a la hora de escribir, mantener cierto nivel de juego, trabajar el lenguaje con cierta sombra irónica, risueña, jovial”.

[Pero siembre haciendo] una búsqueda formal diferente, no volver a escribir un libro que ya escribí o de la forma que ya lo escribí. Ese deseo de escribir de cuando empecé de adolescente, revive cuando uno está pensando todo el tiempo en términos de hacer un giro formal. Claro que uno termina repitiéndose en sus obsesiones, pero por lo menos como artefacto se vuelve muy estimulante”.

Para él, quedan muchas cosas sobre las cuales interesarse e investigar. Lejos del terror a la página en blanco, dice, hay una abundancia de cosas que demandan una mirada literaria, artística. “Todo el tiempo tengo mis libretas llenas de apuntes, ideas, proyectos, porque siento que hay una saturación de vida, de motivos, de problemas, de reflexiones que vale la pena seguir haciendo. En algún momento sentí que podía estancarme haciendo el mismo tipo de ensayo, hacer investigación rara, de temas extraños. Sentí ese riesgo porque me gusta leer, investigar, rastrear, conectar cosas; tengo vocación para eso, pero por eso mismo intento moverme de lugar. Empiezo a desconfiar cuando siento que empiezo a escribir con facilidad, porque siempre he creído en esta búsqueda y en este desafío formal”.

Ha dirigido un cine club, ha sido reportero de periódico y becario de la FNPI. Rehuye la especialización, por eso redacta temas de cine, literatura, arte, espectáculos, comida, teatro, tv, salud, nota roja y deportes.

@JavPeMar

COMENTARIOS


FACEBOOK

MÁS POPULARES


MÁS HISTORIAS



Capital Media
Capital Coahuila
Capital Hidalgo
Capital Querétaro
Capital Michoacán
Capital Edo. de Méx.
Capital Oaxaca
Capital Puebla
Capital Quintana Roo
Capital Morelos
Capital Jalisco
Capital Veracruz
Capital México
Capital Mujer
Reporte Índigo
Estadio Deportes
The News
Efekto
Green TV
Radio Capital
PirataFM
Capital Máxima
Capital FM


CAMBIO

es una marca registrada de Capital Media

Dirección: Montes Urales No. 425 Col. Lomas de Chapultepec México, Distrito Federal, C.P. 11000 Teléfono: (55) 30 99 3000

NEWSLETTER

* Campos requeridos